Tribuna / Miguel Ángel Paniagua Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1260. 14  de septiembre de 2018

- - --

 

 


Tribuna / Miguel Ángel Paniagua

Ese oscuro objeto de deseo

EUROPA PRESS

Pactar con populistas e independentistas va a suponer, sí o sí, hacer concesiones a su estrategia. Es decir, tomar decisiones en contra del propio Estado al que representa el Gobierno de Pedro Sánchez. Una situación realmente problemática

Analizando estos primeros 100 días del nuevo Gobierno de España, el de Pedro Sánchez, a mi mente ha venido la última película de Luis Buñuel Ese oscuro objeto de deseo, en la que Buñuel insiste, como viene siendo una constante en su cinematografía, en que sólo la insatisfacción sostiene y aumenta el deseo. Así, ajustando de nuevo el personaje a una de sus máximas, obliga a Mateo, su protagonista, a demorar una y otra vez su deseo de posesión sexual, al “no poder” que caracteriza a todos los pobladores del universo buñueliano, como es en El ángel exterminador, el “no poder salir (de la mansión)”, el “no poder asesinar” en Ensayo de un crimen, o el “no poder cenar” en El discreto encanto de la burguesía (tema extraído del blog “En torno a Luis Buñuel”, de un post de Manuel Fructuoso).

Este gobierno de Pedro Sánchez, que ha batido el récord rectificando 15 veces en 15 semanas, a razón de una a la semana, como bien describió el diario El Mundo, quiere, pero no puede, al igual que el personaje de Luis Buñuel. Y este análisis lo hago desde la generosidad, evito pensar en la posible inutilidad, incoherencia o impericia del presidente o de sus ministros.

La aritmética no engaña, con 84 diputados de 350 sólo podrán cumplir sus propuestas estrechando la mano de populistas e independentistas.

La necesidad de 176 apoyos obliga al Gobierno de Sánchez a pactar con grupos como el variopinto Unidos-Podemos, En Comú Podem y En Marea, populistas por naturaleza, y con múltiples aristas, según el origen de su formación. Se mueven bien en la crítica y les une el odio hacia alguien, en el “cuanto peor mejor”. Es fácil unirse contra alguien, pero es a la hora de hacer y formular propuestas cuando empiezan a tener problemas sus diferentes visiones y, por tanto, su necesidad de pactar para todo hace inviable un proyecto sólido, con base argumental suficiente. Pues a eso tiene que enfrentarse el presidente del Gobierno en cada decisión.

Y qué decir de los grupos independentistas, inmersos en una guerra por conseguir la independencia de una parte del territorio español. Mientras su estrategia es hacer crujir el Estado de Derecho tienen que discutir con el Gobierno del Estado al que pretenden destruir, las nuevas medidas a implantar. Parece imposible, ¿no? Y más en el caso del PDeCAT, un partido dividido, sin rumbo claro, en evidente descomposición, pero, por la misma razón, radicalizado hasta el extremo para conseguir sobrevivir. Y sólo puede hacerlo en un entorno de confrontación.

También con EH-Bildu, los sucesores del brazo político de ETA. Aquí, la verdad, tengo poco más que decir, su origen lo dice todo.

A mayores, debemos tener en cuenta que la mayoría de estos grupos tiene entre sus objetivos destruir nuestro sistema político, nuestra democracia y nuestro Estado. Pactar con ellos va a suponer, sí o sí, hacer concesiones a su estrategia. Es decir, tomar decisiones en contra del propio Estado al que representa el Gobierno. Una situación realmente problemática.

Y con estos mimbres el gobierno socialista tiene que lidiar. Y esta es la razón fundamental de ese querer y no poder. Si pensamos que su oscuro objeto de deseo es el Poder, lo tiene complicado. El poder necesita ejercerse, y no será fácil hacerlo con la situación que maneja.

En cambio, si, como se ha comentado en muchas ocasiones, su Deseo es ser presidente del Gobierno, mi argumento quedaría desmontado, porque ha conseguido su objetivo. Y para ello, no le ha de importar sacrificar a su partido, el PSOE, que entre la experiencia de Zapatero y ésta no creo que levante cabeza en mucho tiempo.

Y aunque mucha gente, incluso desde el Partido Popular, dice que es malo para España la desaparición del PSOE, después de los últimos 14 años creo que no lo vamos a echar de menos.

 

Firma

Diputado del PP por Palencia en la XI y XII Legislaturas. Economista y asesor financiero. Miembro de la European Financial Planning Association. Ha trabajado 18 años en banca y siete años con su propia empresa de asesoramiento financiero. Fue secretario de Comunicación de CSICA (Sindicato de empleados de Cajas de Ahorros). Impulsó en el PP de Palencia un Comité de Participación. Fundador del Ateneo de Palencia y actual Director de Relaciones Institucionales.

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy


.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle