Tribuna / Ignacio Vasallo Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1260. 14  de septiembre de 2018

- - --

Tribuna / Ignacio Vasallo

Ni contigo ni sin ti tiene Suecia remedio


El partido más votado, los socialistas del primer ministro Stefan Löfven, sólo podría gobernar si obtiene la abstención de liberales y centristas y apoyo de sus socios, los Verdes, y de los excomunistas

El empate técnico en las recientes elecciones ,144 diputados la izquierda por  143 el centroderecha, es uno de los más difíciles de gestionar en la  historia  moderna del país escandinavo.

Contigo porque me matas
La llamada Alianza de Centroderecha, liderada por los conservadores (Moderados) podría formar gobierno sólo con que un par de diputados de Demócratas Suecos –xenófobos y euroescépticos– los apoyara y que los otros 60  se abstuvieran, pero se podría romper después de muchos años de caminar juntos por la total oposición de liberales  y centristas –los cristianodemócratas podrían aceptarlo–, que no quieren verse contaminados por un partido al que muchos le siguen recordando su origen neonazi. El cordón sanitario para excluir a la extrema derecha podría desgarrarse como ya ha ocurrido en los otros países nórdicos.

Y sin ti porque me muero
El partido más votado, los socialistas del primer ministro Stefan Löfven sólo podría gobernar si obtiene la abstención de liberales y centristas y  apoyo de sus socios, los verdes, y de los excomunistas. Esta solución  convertiría  a los Demócratas Suecos en árbitros de la situación,  si futuras circunstancias ‘obligan’ a los conservadores a aceptar su apoyo.
La ley electoral sueca permite la formación de un Gobierno en minoría –el actual lo es– mientras no se oponga una mayoría. Tan confusa es la situación que el exprimer ministro socialista  Göran Person cree que es probable un Gobierno de conservadores y democristianos, 92 diputados sobre 349, por ser el que menos rechazo sufriría.

Parece que el fantasma populista que recorre Europa ha subido desde Italia, Hungría, Austria y Gran Bretaña, ha llegado hasta el Ártico y ha generado una extraña situación de si gano pierdo y si pierdo gano que dificulta la labor de los partidos clásicos en una cultura política basada en el consenso.
¿Qué hay detrás de estos resultados?

El sufragio universal
La participación ha sido del 87,1%,  total si excluimos a los incapacitados. Los electores querían hablar y lo han hecho con mensajes contradictorios. Todos los partidos dicen estar contentos: los socialistas por seguir siendo los primeros; los moderados por ser los segundos, por encima de los populistas; éstos por obtener 62 diputados en un Parlamento en el que entraron por primera vez en 2010, y los pequeños por haberse beneficiado del voto táctico y no quedar excluidos del Parlamento al superar el umbral exigido del 4 %.

Todos somos socialdemócratas pero no queremos más inmigrantes
Nadie ha puesto en solfa el sistema, ni siquiera los DS. Dicen que se oponen a la inmigración para defender el Estado del Bienestar de un país que siempre ha sido homogéneo cultural, racial, religiosa y lingüísticamente. Y han conseguido que ese fuera el tema central de la campaña. El papel redistribuidor del Estado parece ser aceptado por todos, aunque haya diferencias importantes en materia fiscal y por supuesto sobre la Unión Europea .Excomunistas y Demócratas proponen la salida.

No es la economía, estúpido
La famosa frase de James Carville en la campaña de Bill Clinton en 1992 ha perdido sentido.  La economía lleva varios años creciendo al 3%  y el desempleo de los nativos es del 6%, del 20 el de los “recién llegados “.

El lobo ya no asusta a los niños
Aunque Suecia fue neutral en la Segunda Guerra Mundial, parte de la población apoyó a los nazis. La memoria colectiva ha querido borrar ese pasado por lo que cualquier connotación neonazi era repudiada. Muchos votantes de las nuevas generaciones no comparten esos complejos.

El futuro es suyo
Los líderes de los socialdemócratas, de los conservadores, de los liberales y de los verdes tienen entre 55 y 61 años  Sus partidos perdieron votos y escaños, menos los liberales que quedaron igual. El único de los ‘viejos’, 53, que sumó, fue el  de la izquierda excomunista, pero ya se sabe que esos van a su rollo, y una parte importante de sus votos la obtienen en el lejano Norte minero.

Por el contrario, los de los Demócratas Suecos, Centristas y Cristianodemócratas están en la treintena. Los tres mejoraron sus resultados, casi un cinco por ciento en el caso de los primeros.
 Los niños quieren el poder y lo quieren ya.

Y a la cuarta va la vencida
Los analistas locales prevén meses de negociaciones antes de que pueda formarse el nuevo Gobierno pero no excluyen que tenga que aplicarse la norma de la ley electoral sueca de que si al cuarto intento no se ha podido formar Gobierno tengan que ser convocadas nuevas elecciones. A algunos  eso no les asusta.

 

 

 

Licenciado en Derecho y periodista, es uno de los más destacados profesionales del sector turístico en España. Pertenece al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado. Fundador y primer director general de Turespaña. Dirigió los primeros planes de marketing del turismo español que incorporaron el Sol de Miró. Consejero de Turismo en Estocolmo, Nueva York, Milán  Londres y París. Ha publicado más de 300 artículos sobre la especialidad en diversos medios de comunicación y pronunciado conferencias en 50 países. Actualmente es responsable de Relaciones Internacionales de la Federación Española de Escritores y Periodistas de Turismo.

-

-

-