¡Vaya gente! Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1263. 5  de octubre de 2018

- - --

¡Vaya gente! / Mara del Prado


Las televisiones creen que retransmitir su boda con el empresario Jack Brooksbank no es rentable.

Eugenia de York, la gran olvidada de la familia real británica

Eugenia de York no tendrá su “boda soñada”, cuenta Semana. Ni ella ni su padre, celoso del protagonismo del que gozan sus sobrinos y las mujeres de sus sobrinos.

Aunque a muchos de ustedes no les suene el nombre de la joven, a los británicos sí. Se trata de la hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, en una posición tan discreta en la línea de sucesión al trono –novena– que a sus conciudadanos no les interesa lo más mínimo que vaya a contraer matrimonio el 12 de octubre. Al menos eso creen en la BBC que, tras comparar la inversión necesaria y la audiencia prevista, ha decidido no retransmitir el enlace en exclusiva para evitar posibles pérdidas económicas. Lo mismo han resuelto en Sky News y, al cierre de esta edición, sólo ITV valoraba la posibilidad de ofrecer por televisión la celebración del amor entre la princesa y el empresario hostelero Jack Brooksbank.

Y eso que faranduleo no le falta; la boda se oficiará en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, la misma donde contrajeron matrimonio los duques de Sussex; contará con 850 invitados, 250 más que la de Harry y Megan Markle y con casi las mismas celebrities, como los Clooney y los Beckham; y se prolongará durante dos días, uno de ellos con atracciones y juegos tradicionales.

Pero no. A los británicos no les interesa la vida de Eugenia de York. Por no interesarle, no le interesa ni a su abuela, la reina Isabel II, que se niega a dar a su nieta funciones de representación institucional a pesar de que así lo desea su hijo Andrés y de que sí las tiene su nieto Harry, sólo dos puestos por delante de su prima en la línea de sucesión.

Hasta la exactriz americana recién llegada a la vida de los Windsor tiene agenda propia. Todas las revistas se han rendido a la presentación de su primer proyecto solidario como duquesa, el libro Together: Our Community Cookbook donde ella escribe el prólogo y mujeres víctimas del incendio de la torre londinense Grenfell en junio de 2017 se encargan de sus 50 recetas.

La iniciativa surgió de la Hubb Community Kitchen en un centro cultural musulmán. O, más bien, de la visita que recibió en enero de este año de Meghan Markle. Ahora han sido los jardines del Palacio de Kensington los que han recibido a las autoras del libro, y los duques de Sussex y la madre de la protagonista, Doria Ragland, han ejercido de anfitriones. Miedo da imaginar la cara que debió poner el príncipe Andrés ante la atención mediática de un evento que, aunque modesto, parece generar más interés que la boda de su hija.

 

-

-

-