Tiempos de Hoy Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1263. 5  de octubre de 2018

- - --

Tiempos de Hoy / Verónica Gayá

A pesar de su importancia, sigue siendo la asignatura pendiente de los españoles

Aprender inglés, también una cuestión
de vergüenza

Según el último barómetro del CIS, casi el 60 por ciento de los españoles ni habla, ni escribe, ni lee en inglés. Estamos a la cola de Europa y cada año nos dejamos los deberes sin hacer. El mundo es cada vez más global, pero nos está costando, y mucho, conectarnos a base de idiomas.  


A pesar de que el nivel de enseñanza en el colegio ha mejorado, muchos padres envían a sus hijos a clases de refuerzo en academias.

Se acerca un turista a nuestra mesa y nos pregunta por un lugar de la ciudad. De pronto, los diez años de clases de inglés en el colegio y las tres academias en las que decidimos retomar el tema se esfuman en segundos  y nos vemos incapaces de articular dos palabras seguidas en el idioma sajón que de toda la vida nos trae de cabeza en España.

Tenemos una asignatura pendiente, los nuevos tiempos nos lo piden a gritos y nos brindan mil y una oportunidades para lanzarnos al mundo idiomático, pero nos cuesta. Leemos regular, hablar nos da pavor, y cuando nos atrevemos con breves frases inseguras ni siquiera intentamos domesticar nuestro acento. Según el barómetro publicado por Cambridge University Press, el 44 por ciento de los españoles reconocen que su nivel de inglés es bajo. Nos autopuntuamos con 2,67 puntos sobre 5, el peor nivel de Europa, y no andamos desencaminados.

Julio Redondas, director de Cambridge University Press, explica que uno de los mayores obstáculos que tienen los españoles a la hora de hablar inglés es la vergüenza, porque confían poco en su capacidad para escribirlo y hablarlo. La buena noticia es que algo estamos mejorando y por lo menos ya reconocemos que este idioma es imprescindible en el mundo laboral. El 94,8 % de la población considera importante o bastante importante conocer idiomas extranjeros, según los datos del CIS.

Ahora sólo queda pasar del dicho al hecho y empezar a estudiar. Según avanza la edad descienden las ganas y el inglés comienza a percibirse como un tren que ya pasó. El 87%  de los encuestados del CIS no está estudiando ningún idioma, y los que lo hacen, lo hacen sobre todo porque lo requieren para su trabajo o para sus estudios;la mayoría, el 77%, estudia inglés.

El mayor esfuerzo lo están haciendo los jóvenes y los más pequeños. En ellos se albergan esperanzas de mejora. De los padres encuestados por el CIS, el 90 por ciento afirma que sus hijos están estudiando inglés y el 45% tiene una buena opinión sobre el nivel de idiomas del colegio. Para otros muchos estas clases no son suficientes, y por eso el 38%  de los padres deciden complementarlas con clases extraescolares.

Para los adultos asistir a clases es probablemente la manera más efectiva, pero a veces disponer del tiempo y el dinero que requiere este esfuerzo no es posible. Ya no hay excusa, porque la tecnología nos ha abierto muchas y muy variadas oportunidades para aprender y practicar este idioma: podemos decantarnos por la versión académica ‘on line’, con clases y cursos que ofertan cientos de webs, una opción que además abarata mucho el curso y permite una mayor flexibilidad de horarios; podemos aprovechar el contenido televisivo en el idioma original, un esfuerzo que, sin duda, a la larga acaba notándose en nuestra comprensión, contamos además con aplicaciones en el móvil que nos permiten no dejar de practicarlo, y, entre otras muchas más opciones, existen webs que proponen grupos y citas para hablar en inglés.

De la manera que sea, España tiene que hacer deberes e hincar codos para subir las notas de los estudios y rankings que nos dan un aprobado raspado en inglés, y que nos colocan a la cola de toda Europa. Según los últimos datos de EF English Profenciency Index, parece que en 2017 incluso hemos bajado unas décimas respecto al pasado año, y con una nota de 56,06 nos hemos colocado en el puesto 21 de los 27 países analizados. Por debajo sólo quedan Francia, Italia, Rusia, Ucrania, Turquía y Azerbaiyán. En el lado opuesto de la lista, el primer y segundo puesto lo ocupan Países Bajos y Suecia, con un 71,45 y un 70,40 por ciento, respectivamente.

El informe explica que los países mejor posicionados comparten una serie de características en la enseñanza del inglés: es lengua obligatoria para todos los estudiantes de Primaria y es una asignatura común en los grados. Además, en las clases se enfatiza mucho el idioma entendido como comunicación y no se presta tanta atención a la gramática. El inglés está muy presente en su vida, los habitantes de estos países viajan mucho, a menudo trabajan en inglés, y la televisión y las películas rara vez son dobladas.

El mismo estudio también desvela los niveles de las distintas Comunidades Autónomas, y en este listado País Vasco, Navarra y Asturias se han llevado los primeros puestos, todas con una nota de más de 59 puntos.

Queda mucho recorrido, pero ya todos sabemos que a la hora de buscar trabajo el inglés es imprescindible. Así lo corrobora el informe de Infoempleo y Adecco que advierte que una de cada tres ofertas de trabajo requieren conocer una segunda lengua, sobre todo las ofertas para puestos directivos, en las que se solicita un 51 por ciento de las veces, y el 95 por ciento el idioma que se requiere es inglés.

El estudio también refleja que los ejecutivos perciben que el 22 por ciento de sus directivos no cumplen con las habilidades necesarias en este idioma. A pesar de ello, sólo el 4% se plantea mejorar su nivel.

Al Día

Acreditar los conocimientos en un examen es la vía utilizada para obtener el ansiado certificado.

Este año me pongo

Nos dará mucha pereza estudiarlo y vergüenza hablarlo, pero no tanta subir un nivel, hasta el medio, en el currículo. El problema viene cuando llegan los tanteos y las pruebas durante las entrevistas: “Lo que pasa es que lo tengo un poco olvidado”, es la frase estrella.  Es necesario tener un buen nivel de inglés y acreditarlo. Estos son los certificados a nivel internacional que debes tener en mente si necesitas refrescar tu currículo.

—Exámenes oficiales de Cambridge (English for Speakers of Other Languages – ESOL). Los niveles son KET (básico), el FCE (también conocido como First) que es un nivel pre-avanzado, un B-2, el CAE (o Advance) que es un nivel avanzado o C1, y el PCE (Proficiency), nivel profesional o C2. Las pruebas las realiza el British Council.

—International English Language Systems (IELTS) también es una prueba que realiza el British Council. Cada vez está más reconocida en empresas y centros de enseñanza, y a diferencia de los anteriores exámenes los resultados son una puntuación según el nivel.

—Aptis es el examen oficial de inglés del British Council más innovador. Se administra por ordenador, el resultado es también una puntuación y se obtiene en 72 horas.

—Test of English as a Foreing Language (TOEFL) es la prueba que mide el conocimiento de inglés de Estados Unidos. Las calificaciones son puntuaciones que establecen el nivel de los estudiantes, no hay aprobados y suspensos.

—Titulaciones Europeas: La Unión Europea estableció el Marco Europeo de Referencia de conocimiento y uso de lenguas. Hay cinco niveles: básico (A2), intermedio (B1), intermedio-avanzado (B2), avanzado (C1) y superior (C2). Estas titulaciones europeas cada vez tienen mayor reconocimiento internacional.

Exámenes Trinity. Estos exámenes se dividen en dos grandes grupos, el GESE que es una prueba oral, y el ISE que contiene un módulo oral y otro escrito.

—TOEIC (Test Of English for Internacional Communication). Este examen tampoco se aprueba o se suspende, sino que da una puntuación, que en este caso puede llegar a 990.

 

 

 

 

-

-

-