Tribuna / Miguel Ángel Aguilar Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1263. 5  de octubre de 2018

- - --

 


Tribuna / Miguel Ángel Aguilar

El coraje de la desesperanza

Siguiendo el orden de aparición en escena, el primer lugar es para la furia caótica: son en nuestro caso más cercano los CDR insatisfechos que se entregan a demostraciones más o menos violentas, sin metas ni disciplinas claras

Escribe Salvoj Zizec en el libro que con el mismo título de esta columna acaba de publicarle Anagrama que la lección del comunismo del siglo XX se resume en que debemos hacer acopio de fuerzas para asumir completamente la desesperanza. Por ahí llega a concluir que el auténtico coraje no consiste en imaginar una alternativa, sino en aceptar que no existe ninguna claramente discernible. Así que soñar con la existencia de una alternativa es señal de cobardía teórica y funcionaría como un fetiche que nos impidiera analizar detenidamente hasta el final el punto muerto en que nos encontramos. En breve, el auténtico coraje de la desesperanza es el pensamiento y conduce a admitir que la luz que se divisa al final del túnel probablemente es el faro de otro tren que se acerca en dirección contraria.

En otro pasaje de ese mismo libro Zizek describe la tríada dialéctica del proceso revolucionario formada por “la furia, la rebelión y el nuevo poder emergente”. Siguiendo el orden de aparición en escena el primer lugar es para la furia caótica: son en nuestro caso más cercano los CDR insatisfechos que se entregan a demostraciones más o menos violentas, sin metas ni disciplinas claras. De la organización de la furia habría de surgir la rebelión que se activaría con la desobediencia y la toma conciencia de quién es el enemigo a batir. Sucede aquí que el intento de nadar y guardar la ropa puede probarse imposible. Porque desafiar la ley sin merecer el reproche subsiguiente de los tribunales y acabar obteniendo plaza de residente en un establecimiento penitenciario tiene un recorrido muy corto.

Así lo vimos, por ejemplo, cuando el golpe del 23-F en el caso del general Luis Torres Rojas, quien se demoraba en salir de Coruña para venir a Madrid, donde los golpistas le habían asignado la toma del mando de la División Acorazada nº 1, porque quería viajar una vez obtenido el permiso reglamentario del capitán general de la Región. Desde luego, cuando los del 18 de Julio se lanzaron a la sublevación se ahorraron semejantes disimulos y dispararon a bocajarro a sus compañeros de armas que rehusaron sumarse al alzamiento y mantuvieron por última vez su lealtad jurada a la República.

Luego, si la rebelión triunfa el nuevo poder ha de enfrentarse a la inmensa tarea de impulsar la nueva sociedad en la que, como de cualquier manera será imposible incorporar todas las demandas y todas las impaciencias, brotarán enseguida las inevitables frustraciones. Llegado a este punto recuerda Zizek el vivaz diálogo que mantuvieron Lenin y Trotski en vísperas de la Revolución de Octubre. Lenin se preguntaba: “¿Qué será de nosotros si fracasamos?”, y Trotski le replicaba aún con mayor agudeza: “¿Y qué será de nosotros si triunfamos?”. En la biografía del líder que escribió años después, Trotski se admiraba de la prodigiosa curva que describía la línea recta de Lenin. Es la misma curva del  perro que se dirige en todo momento hacia su amo cuando éste recorre un camino recto con velocidad uniforme. La persecución permanente de un objetivo móvil (en nuestro caso, el poder) genera una curva. En esas anda Quim Torra, como quedará probado con la ecuación correspondiente en la próxima columna. Atentos.    

 

Firma:

Periodista y secretario general de la Sección Española de la Asociación de Periodistas Europeos. Licenciado en Ciencias Físicas y graduado en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid, fue director de Diario 16, la agencia EFE, el periódico El Sol y presentador de los informativos de fin de semana y del Informativo diario Entre Hoy y Mañana en  la madrugada de Telecinco. En la actualidad es columnista en varios medios y colabora en distintos programas de radio y televisión. Ha escrito varios libros, entre ellos, Las últimas Cortes del franquismo; El golpe, anatomía y claves del asalto al Congreso, y España contra pronóstico (Ed. Aguilar).

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy


.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle