Index entrevista jessica Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1265. 19  de octubre de 2018

- - --

Entrevista/ Teresa Carreras (Barcelona)


Jèssica Albiach, presidenta de En Comú-Podem en el Parlament de Catalunya

“No podemos supeditar unos Presupuestos sociales a los presos”

Fotos Sergio Ruiz

“La Monarquía nos parece una institución anacrónica igual que le parece a un 82% de la sociedad catalana” “El Pedro Sánchez que nos gusta y con el que queremos trabajar es el progresista y plurinacional, no el del 155”

La dimisión de Xavier Domènech la situó hace muy poco en primera línea y la convirtió en presidenta del grupo parlamentario de Catalunya En Comú-Podem. Está convencida de que “llevar al Constitucional la moción de censura contra el Rey que nosotros propusimos no llevará a Pedro Sánchez a ninguna parte” y que la Monarquía tiene un problema en Cataluña. Albiach afirma rotunda que habrá más contactos  políticos entre Pablo Iglesias y Junqueras en la cárcel de Lladoners antes de desencallar los Presupuestos, pero que en ningún caso se dejaran presionar por ERC.

¿Se imaginaba una carrera política tan rápida?
Nunca había militado en ningún partido político. Un día vi en la televisión a un señor con coleta que me interpeló y que creí que podía representarme. Me puse en contacto con Podemos Barcelona y fue relativamente rápido. En el tren vi a la portavoz de Podem, Beatriz Rilova y la asalté. Por mi formación empecé en el área de comunicación. Fui miembro del Consell Municipal Ciutadà de Barcelona, formé parte del Consell catalán y hoy soy miembro del Consejo Ciudadano de la plurinacionalidad a nivel estatal. Catalunya en Comú-Podem es el grupo parlamentario, es una coalición entre Podem Catalunya y Catalunya en Comú. Formo parte de los dos. De Xavi aprendí muchísimo en el Parlament.

¿Le sorprendió que Pedro Sánchez decida llevar al TC la reprobación  al Rey y a la Monarquía que ustedes aprobaron?
La verdad es que sí. No nos lo imaginábamos.  Sánchez necesitaba marcar perfil ante los abucheos que ya sabía que recibiría el 12 de Octubre. Es un error continuar con la judicialización de la política porque llevar una moción como la nuestra  al Constitucional no llevará al PSOE a ninguna parte, no tendrá ninguna salida política y ellos lo saben.  Pero gesticulan. Además estoy convencida de que entre los votantes del PSOE hay muchos, muchos, que son republicanos.
Nuestro partido condenó las palabras de Felipe VI el 3 de octubre. La Monarquía nos parece una institución anacrónica igual que le parece a un 82% de la sociedad catalana.

¿A qué atribuye este acercamiento del PSOE a la Mnarquía?
No creo que sea un acercamiento a la Monarquía. Creo que lo que quieren decir es que la situación está muy  complicada y no hace falta abrir nuevos frentes. Oponerse a la Comisión de Investigación ante las declaraciones de Corinna, el presidente lo justificó para mantener la unidad del Estado. Pedro Sánchez sabe que lo único que está haciendo son equilibrios en el interior de su propio partido. La contestación es fuerte y hay que ver hasta cuándo podrá aguantarlos.

¿Creen que Pedro Sánchez exhibe actitudes continuistas a las de Rajoy en determinados temas, como éste?
Quiero pensar que ha sido sólo un gesto y que no pasará de aquí. Lo que estamos viendo es contradictorio. La vicepresidenta dice que la moción no deben tener consecuencias jurídicas pero que puede tener una respuesta política y lo mandan al Constitucional. Es contradictorio.

Ustedes apoyan y entienden al Gobierno en algunos asuntos y en otros son muy críticos. ¿Con qué Pedro Sánchez se quedan?
Por un lado tenemos al PSOE del 155 y por otro existe un PSOE progresista, preocupado por los problemas sociales y a favor del diálogo. Éste es el Pedro Sánchez con el que queremos trabajar y el que nos gusta. El Pedro Sánchez que en su momento ganó unas primarias hablando de plurinacionalidad y diálogo. Pero es cierto que hemos visto que en función de la coyuntura va cambiando de posición hacía un lado o hacia otro.  Pedro Sánchez tiene que ser valiente y definirse. Esta actitud la tiene que traspasar a los socialistas catalanes, que creo que están llenos de complejos y que por no salir en una foto quedan retratados en otra.

¿Se encuentran cómodos tratando con otros partidos socialdemócratas?
Como le decía hay dos PSOE: el más progresista y de diálogo, y el del 155, que no nos gusta nada; y una ERC en la que nos encontramos prácticamente lo mismo. Hay una ERC que en la legislatura anterior no quiso llevar adelante una reforma fiscal para que los más ricos pagaran más.  Fue sorprendente  y a la vez apuesta por vías unilaterales y deja fuera de su hoja de ruta a muchas personas. Nosotros defendemos un catalanismo popular y progresista donde las fuerzas políticas sean capaces de tejer grandes acuerdos. En nuestra opinión el PSC y ERC estarían en estas fuerzas con las que nos gustaría trabajar.  Pero un PSC que abandone el 155 y una ERC que haga lo mismo con la vía unilateral.

¿En qué momento cree que se encuentra ahora Cataluña?
Cataluña está atravesando una  fuerte crisis de gobierno.  Nunca como hasta ahora se había evidenciado la ruptura interna entre los dos partidos que forman el Gobierno y en el interior mismo de las formaciones, mientras Torra amenaza con ultimátums a Sánchez y esto no es hacer política. No tienen una estrategia cohesionada y esto genera frustración entre las personas que los apoyaron. A veces me pregunto quién es el gobierno: el de Torra (JxC) o el de Sabrià (ERC). Sus mensajes van dirigidos a un solo sector y esto es un error.

¿Cuál ha sido su contribución al acuerdo de Presupuestos con el PSOE?
Desde el espacio unitario de Cataluña presentamos a nuestras compañeras del Congreso lo que llamamos els cinc dels comuns. Es decir los cinco requisitos básicos que debían tener los Presupuestos. Cercanías y Corredor del Mediterráneo, tasas universitarias, guarderías,  viviendas y pacto contra las violencias machistas. En una negociación se debe ceder. Así marcamos nosotros nuestras prioridades en los presupuestos acordados con Pedro Sánchez.

Ahora faltan los apoyos parlamentarios…
Nosotros aspiramos a que estos Presupuestos los aprueben los mismos partidos con los que logramos echar a Rajoy  de la Moncloa: ERC, Compromís, PNV y PDeCAT. Aunque estas dos últimas fuerzas para nosotros no son progresistas, apostaron por una regeneración de las instituciones. Nosotros jugamos un papel clave en la moción que descabalgó a Rajoy. Estos son los Presupuestos que recogen las aspiraciones de colectivos como la Marea pensionista, las feministas, la PAH y el Sindicato de Inquilinos… y tienen que salir adelante.

¿Cómo valoran y qué esperan de la visita de Pablo Iglesias a Oriol  Junqueras en la cárcel de Lladoners?
Lo que le puedo decir es que creo que con una visita no quedará todo cerrado. Se hace a petición de Junqueras. Pablo Iglesias va a hablar de política, no va a negociar nada.  Nosotros tuvimos un papel protagonista en la moción de censura y ahora cogemos el testigo de trabajar para aprobar estos Presupuestos porque Pedro Sánchez no lo hizo o no se atreve a sentarse con según quién.  Nuestro principal interés es que se aprueben unos Presupuestos sociales que serán buenos para todos los catalanes y por esto desde Unidos Podemos y desde Catalunya en Comú-Podem hacemos este trabajo.  Es cierto que tener gente en la cárcel es un problema político pero cuando una persona es desahuciada tiene también delante suyo un problema político.

¿Cómo ven los intentos de utilizar a los presos como moneda de presión  para obtener el ‘sí’ de ERC?
Tenemos que partir de la realidad. Nos guste o no, unos Presupuestos no ponen ni quitan a nadie de la cárcel. No podemos supeditar una cosa a la otra. Sería un gran error. Nosotros presionamos e insistimos a Pedro Sánchez en que la judicialización de la política no es nunca la solución. Paralelamente instamos a la Fiscalía sobre la retirada de los cargos porque no se corresponden con el relato real. Estas gestiones ya las estamos haciendo en la medida de nuestras posibilidades. Esto no quiere decir que, en paralelo y de forma respetuosa con todos, podamos sacar adelante unos Presupuestos que significarían más de 2.000 millones de euros para Cataluña.  Nosotros no nos dejaremos presionar  porque creemos que una cosa no debe estar supeditada a la otra.

Ustedes pretenden acordar Presupuestos con el gobierno central y a la vez en la Generalitat  y en el gobierno de Barcelona.¿Cómo lo justifican?
Esta idea la presentó la alcaldesa Ada Colau mucho antes de que se empezara a negociar. Nuestro razonamiento es que después de los recortes brutales de Rajoy y de Mas en Cataluña, nuestro país es uno de los más desiguales de Europa y que hay unos servicios públicos básicos que se deben blindar. No tendremos Presupuestos sociales en Cataluña si no los hay en el Estado y los municipios no podrán seguir dando la cara ante la gente si no reciben más recursos de la Generalitat.

¿Cómo ven los últimos pasos de la derecha en Cataluña y en España?
Rivera y Casado están en una espiral para saber quién es más de derechas. Esto es una irresponsabilidad social y están dando oxígeno a VOX,  que es un partido homófobo, machista y anticatalán. El último numerito de Pablo Casado de intentar parar estos Presupuestos sociales en Bruselas es una deslealtad no al gobierno de Pedro Sánchez, sino a la gente que se beneficiará de ellos porque estoy segura de que saldrán adelante.

Estamos en la recta final del juicio a los presos que están en la cárcel como medida cautelar. ¿Qué espera del juicio?
No sé si será un juicio justo, aunque lo espero. No hubo violencia y el poder judicial lo sabe. Sin embargo, debo decir que empezamos mal cuando la carga del delito no se corresponde a los hechos. Espero que sea justo aunque no tengo mucha confianza. Cuando llegue el juicio no tenemos que convertirlo en un espectáculo, sino en una denuncia para que la gente entienda que estamos ante un tema de democracia y no de independencia. Ante unos derechos humanos profundamente vulnerados por la incapacidad de unos políticos  y unos juristas que han querido cambiar el relato.