Cultura Guia Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1266. 26  de octubre de 2018

- - --

 

 

 

El Acento / Inmaculada Sánchez

Golpistas


EUROPA PRESS

Lo peor de la furibunda acusación de Casado al presidente Sánchez como jefe de los ‘golpistas’ no fue solo la confirmación de su agresiva estrategia opositora sino que con ella disipara las críticas internas que le acosaban. Todo han sido aplausos en el PP al nuevo mantra: “Váyase, señor ‘golpista”

Anda tan desconcertado el patio del Partido Popular que hasta llega a entenderse que su nuevo jefe improvise pueriles consignas a fin de levantar el abatido espíritu de sus huestes. No debió resultar nada  fácil encajar un desahucio exprés como el que vivió el gobierno Rajoy y sus cientos de altos cargos el pasado junio. Ya suponemos. Pero han tenido tiempo de desalojar a su derrocado líder, elegir uno más joven y moderno, y replantearse cómo recuperar espacio y confianza entre sus electores.

Y la opción elegida parece confirmarse. Pablo Casado no ha hecho hasta el momento más que recolocar al PP de regreso al aznarismo puro y duro. Si alguien albergaba alguna duda esta semana se la habrá disipado.

Tras la exhibición pública de arrumacos, halagos y zalamerías entre Casado y Aznar en la presentación del libro del expresidente este pasado martes en Madrid, el adelantado aprendiz remataba faena en sede parlamentaria acuñando al día siguiente su, hasta el momento, mejor frase tótem como líder de la crispación al acusar al presidente Sánchez de “responsable y partícipe del golpe de Estado” que, según él, están perpetrando desde Cataluña los independentistas. Eso pese a tener a todos sus líderes en la cárcel o huidos en otros países y a sus sucesores aceptando la legalidad tras unas elecciones en la que los catalanes votaron el actual reparto de escaños.

No sólo se trata de una de las acusaciones más duras que puedan lanzarse a un presidente desde la tribuna del Congreso, la misma desde la que, los que ya sumamos cierta edad, aún visualizamos con temblor de piernas a un teniente coronel de la Guardia Civil, ése sí, con un arma en la mano amenazando a los representantes del pueblo. Ni de que con ella incrimine en tan desproporcionada imputación a todos los diputados que votaron y sostienen al gobierno de Pedro Sánchez.

Lo que más inquieta es que, tras la exaltada diatriba de Casado, los aplausos desde la bancada ‘popular’ fueron cerrados y unánimes. Las críticas internas que acumulaba el presidente del PP se disiparon en un visto y no visto y el escenario ‘pepero’ volvió a rugir de entusiasmo.

Con Aznar fue el repetitivo “Váyase, señor González”. Con Rajoy, el indigno “Usted traiciona a los muertos, señor Zapatero”. Casado parece haber elegido el obsceno “Usted es responsable de un Golpe de Estado, señor Sánchez”. La derecha, ya sabemos, no soporta estar en la oposición.

 

 

Firma:

Periodista y directora de El Siglo desde 2011, revista que contribuye a fundar, en 1991, formando parte de su primer equipo como jefa de la sección de Nacional. Anteriormente trabajó en las revistas Cambio 16 y El Nuevo Lunes y en la Cadena Ser. Actualmente también participa asiduamente en diferentes tertulias políticas de TVE y de Telemadrid.