Index Politica Entrevista Valls Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1268. 9 de noviembre de 2018

- - --

Entrevista/ Teresa Carreras (Barcelona)

Manuel Valls, precandidato a la alcaldía de Barcelona 

“Barcelona no debe caer en manos de los independentistas”

Ganas de dar un giro a su vida lo llevan a abrir casa en  Barcelona, donde aterriza para concurrir a las próximas elecciones municipales en la capital catalana. Disciplinado.
Así es Manuel Valls, que lo ha sido casi todo en Francia desde alcalde a diputado, ministro del Interior y llegar a primer ministro. Se ve siendo el próximo alcalde de Barcelona.
Él, que se declara republicano, acusa a su adversaria la alcaldesa Ada Colau de dividir a los barceloneses reprobando a Felipe VI. “Barcelona nunca será capital de una república catalana” asegura.

FOTOS DE SERGIO RUIZ

“Ser republicano no es oponerse a la Monarquía” “Para ser alcalde necesito sumar y los socialistas de Collboni deben estar ahí”

¿Por qué Barcelona?
Porque es mi ciudad. He nacido en Barcelona. Mi hermana vive aquí,  mi madre pasa en la capital catalana largas temporadas y tengo aquí a mi familia tanto por parte de madre como de mi padre, que fue el pintor figurativo Xavier Valls.  También porque Barcelona es el símbolo de Europa y porque quería hacer un cambio personal en mi vida. Después de haber  ocupado cargos importantes en Francia quería abrir una nueva etapa de mi relación personal con la ciudad y sus gentes.

¿Será usted el candidato de Ciudadanos?
Yo seré un candidato independiente con la plataforma Barcelona Capital Europea que quiere sumar y lo haré con el apoyo del primer partido de Cataluña y Barcelona que es Ciudadanos. Para mí es un honor tener el apoyo de Inés Arrimadas y de Albert Rivera pero también quiero sumar al catalanismo moderado. En mi equipo hay gente que trabajó con Pasqual Maragall y nos vamos abriendo a todas aquellas personas que no quieren vivir más las consecuencias catastróficas de la gestión de Ada Colau, ni que Barcelona sea la hipotética capital de una república catalana. Barcelona es una capital europea con valores propios que Ada Colau ha llevado a un callejón sin salida.

¿Albert Rivera es un buen líder político para usted?
En esta crisis democrática  que vivimos en Europa, Ciudadanos surgió como una bocanada de aire fresco contra la corrupción y el independentismo. En este sentido Rivera y su partido se parecen, en parte, al presidente Macron y a lo que hizo en Francia.  El debate político aquí necesita a alguien como Rivera. Añado que los grandes líderes políticos en España son Sánchez, Rivera y Casado y los partidos PSOE, Cs y PP deberían hablarse más para llegar a pactos de Estado en los temas centrales.

¿Se ve como próximo alcalde de la capital catalana?
Sí, me veo como el próximo alcalde de Barcelona.  Cuando te presentas a unas elecciones es lógico que te imagines siendo alcalde. Por eso, a medida que irá avanzando la campaña nos tendremos que imaginar cómo gobernaremos la ciudad. Una legislatura es muy corta.  Los primeros meses, los primeros días son muy importantes para decir que Barcelona vuelve a ser Barcelona. Después las mayorías ya se verán.

¿Forma usted parte de una operación empresarial para que Barcelona deje de estar en manos soberanistas? ¿Quién le apoya?
La teoría del complot siempre me extraña.  Yo soy un candidato europeo. Pienso que Barcelona es catalana, española y europea y que no se le puede hurtar ninguna de estas tres identidades. Barcelona seguramente necesita más ayuda del Estado y de la Generalitat. Mi participación en unas elecciones  siempre ha sido muy democrática, transversal y transparente. Hay mucha gente que quiere ayudar pero formar parte de un complot, ni pensarlo.  Somos muchos los que no queremos que Barcelona  caiga en manos de los separatistas. Esto sería un desastre para la ciudad.

¿Barcelona puede llegar a ser la capital de una hipotética Cataluña independiente?
Barcelona será siempre la otra gran ciudad del Estado, la bicapital con Madrid. En muchos ámbitos Madrid y Barcelona deben trabajar juntas y tienen que competir entre ellas.  Puedo decirle que ha habido un gran cambio de la planificación urbanística en España y que el sector soberanista catalán ni se ha enterado. La España actual ya no es la misma de cuando surgió el catalanismo en el siglo XIX o durante la Transición. El PIB de Madrid superará pronto al de Cataluña y ciudades como Málaga, Valencia o Bilbao han despegado fuerte mientras que Barcelona va para atrás. Barcelona tiene que buscar la excelencia y continuar siendo lo que es, una de las grandes ciudades europeas. Nosotros vamos a evitar que Cataluña caiga en manos del soberanismo.
Le aseguro: Barcelona nunca será la hipotética capital de una Cataluña independiente.

¿La campaña debe ser de constitucionalistas contra independentistas? ¿Intentará atraer también a PSC y PP?
Barcelona no debe ser cosa de partidos. Tiene que ser fruto de amplios  consensos  para compartir objetivos. Por responsabilidad tiene que ser así. Intentaré atraer inversiones, turismo de calidad y la imagen más positiva para la ciudad. De estos partidos que acaba usted de mencionar veremos con cuáles podremos colaborar para acabar con la degradación de Barcelona y descabalgar a Ada Colau y a los independentistas. Y lo digo de forma contundente. Lo que sí haremos será poner un cordón sanitario  para aislar a los populistas de Vox por la extrema derecha y a Podemos, la izquierda populista. Las alianzas se tienen que valorar posteriormente a los resultados.

¿Pactaría con Jaume Collboni, candidato del PSC?
Seguro que lo haría. Para poder consolidar mi proyecto  necesito a los  socialistas y Barcelona también necesita a los socialistas. No veo a mis amigos socialistas hacer otra cosa que pactar conmigo. Pero lo mejor para la ciudad sería llegar a un amplio acuerdo  entre ambas formaciones antes de las elecciones.

¿Qué aprovechará y que rechazará en su programa electoral de Pasqual Maragall?
Del maragallismo cogeré los valores de una ciudad abierta y europea. Apertura hacia Europa y  hacia el Mediterráneo a la vez. Pasqual Maragall estaba alejado de cualquier forma de radicalismo. Pero el mundo ha cambiado y no tenemos que vivir de la nostalgia. Al contrario, nos tenemos que proteger de los populismos. Fíjese lo que ha pasado en Brasil, en Italia o el atentado en una sinagoga americana.

¿Qué le parece la victoria de Bolsonaro en Brasil?
Es el resultado del populismo, de la crisis económica, de la corrupción, de la violencia y de la decepción que arrastra mucha gente durante tantos años en Brasil. Esto es lo que pone la democracia en peligro. Los demócratas hemos de entender que nos estamos jugando mucho y uno de los símbolos de esta gran batalla es Barcelona.

Ernest Maragall, candidato de ERC, dice que estas municipales será una campaña de personas contra dinero refiriéndose a usted…
Si la campaña es a este nivel tan bajo serán los barceloneses los primeros que van a perder mucho. Me parece que mi familia siempre ha tenido bastante menos dinero que la de Maragall. Lo que yo sí afirmo es que si Ernest Maragall gana las elecciones a la Alcaldía de Barcelona será una catástrofe para la ciudad y su gente.

Las últimas encuestas oficiales en Cataluña dan un 80%  de suspenso a la Monarquía.  ¿La Corona tiene un problema en Cataluña?
En Cataluña hay muchos problemas y no creo que la Monarquía sea el más importante.  Los catalanes votaron en un 80% la Constitución Española, que es una de las más democráticas que existen.  España ha conocido el periodo más largo de paz de su historia desde hace dos o tres siglos. Gran Bretaña es una democracia y tienen Monarquía, Holanda y Suecia, igual, y España es una gran democracia y tiene Monarquía.  Ser republicano no significa oponerse a la Monarquía cuando significa democracia. Estos debates sobre la Monarquía no sé a qué vienen.

Los independentistas piden diálogo, democracia, votar…
El diálogo antes de ser con Madrid tiene que ser aquí, entre los catalanes. Luego ya se verá. Cuando el debate es  sobre si eres independentista o fascista y el Parlamento de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona pasa tiempo discutiendo sobre la Monarquía, no vamos bien. Cataluña es una de las regiones de Europa, junto con el País Vasco, que tiene más autonomía. Este es un falso debate. Tenemos que estar orgullosos de lo que se ha hecho aquí.  No olvidemos que Jordi Pujol fue de los primeros en salir en televisión condenando el 23-F.

¿Con usted al frente de la Alcaldía de Barcelona, el ayuntamiento habría reprobado a Felipe VI?
Acabo de decir de forma contundente que Ada Colau no hizo el papel que debía realizar como alcaldesa.  El papel de un alcalde o alcaldesa no es el de dividir y Colau apoyando esta moción dividió y se alejó profundamente de los barceloneses.
Desde que estoy aquí he comprendido por qué una gran mayoría no acepta la gestión de Colau y espera elecciones para castigarla.