Index la calle gente Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1268. 9 de noviembre de 2018

- - --

Vaya Gente / Mara el Prado

La infanta Cristina, el mejor regalo
de cumpleaños de Doña Sofía

Felipe VI ha permitido el ‘regreso’ de su hermana para que su madre tuviera la mejor celebración de cumpleaños. / CASA DE S. M. EL REY

Doña Sofía ha sido siempre esa reina consorte que al mal tiempo ha puesto buena cara aunque la tempestad no pareciera tener fin. Y aunque la genealogía y el matrimonio le reservaron un digno pero muy segundo plano en la historia, su 80 cumpleaños ha sido un momento de lo más oportuno para compensarla por las penas doblemente dolorosas desde el instante en que se fueron haciendo públicas, ya fueran las amigas de su marido, el divorcio de una hija, el destierro de otra, la cárcel de su yerno, los desplantes de su nuera y la lejanía de sus nietos y nietas.

Su hijo Felipe VI, el ‘niño’ de sus ojos, ha querido que la reina Sofía tuviera el mejor homenaje. Y un homenaje no habría sido tal sin la infanta Cristina. Condenada a una multa por responsabilidad civil a título lucrativo en sentencia firme del Tribunal Supremo el pasado junio y casada con el preso Iñaki Urdangarin, la hija y hermana de reyes ‘exiliada’ en Ginebra desde que el caso Nóos llamara a su puerta, ha regresado a Madrid para asistir, con sus cuatro hijos, a la fiesta de cumpleaños de su madre.

Días antes aterrizaba en la capital española para pasar unos días en familia y, aparentemente relajada, se dejó ver con su hermana Elena, su gran apoyo, en el musical El médico. Llegado el gran día, el rey que siendo príncipe apartó a la hermana que en otra época fue confidente y también amiga, relajó su propia norma para que Doña Sofía tuviera la foto más deseada: en la escalinata del palacio de La Zarzuela, la reina emérita posa sonriente junto al rey Juan Carlos, Felipe VI, la reina Letizia, las infantas y todos sus nietos.

Detrás de la homenajeada, destacando en la imagen familiar con su vestido rojo, está su hija Cristina. Había sido invitada al almuerzo familiar organizado por el monarca para festejar el cumpleaños de su madre. Acudieron sus cuñadas, las infantas Pilar y Margarita de Borbón, asistió su familia griega. Pero nada habría sido igual sin la hija que lleva años intentando rehabilitar en Palacio. Ni siquiera el concierto celebrado en su honor esa misma tarde en la Escuela Superior de Música Reina Sofía, con actuación de Plácido Domingo y asistencia de grandes amigas como la reina Noor de Jordania, Farah Diba o Margarita de Bulgaria. La presencia de la infanta Cristina fue la que iluminó la cara de su madre durante toda una jornada de celebraciones que podrían anticipar cambios en Casa Real.

Porque éste puede haber sido el primer paso. El paso hacia la normalización de las relaciones entre el Rey y la Infanta ahora que la justicia ha sentenciado y las penas están siendo saldadas. Ese sí que sería un buen regalo de cumpleaños para Doña Sofía.

 

 

-

-

-