Index Los Dossieres Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1272. 7 de diciembre de 2018

- - --

Los Dossieres / Pedro Antonio Navarro

Una exposición recoge una selección del humor gráfico sobre la Carta Magna

La Constitución en viñetas

La Asociación de Periodistas Europeos (APE), junto con el Instituto Quevedo de las Artes del Humor de la Universidad de Alcalá y la Fundación del Diario Madrid, organizan una muestra de 40 trabajos de humor gráfico acerca de nuestra ley de leyes a lo largo de sus cuatro décadas de vida.


Forges, en 'El País' (2002).

Entre los múltiples actos y convocatorias que se están llevando a cabo en torno a las celebraciones por las cuatrodécadas de vida de nuestra Carta Magna, también se ha impulsado un espacio para homenajear a los humoristas, periodistas gráficos y ‘viñetistas’ que han cubierto con su análisis, su mirada crítica y su afilado sentido del humor este interesante periodo de nuestra historia.

Peridis, en 'El País (1981)

Varios de ellos, además, llevaban tiempo aportando su granito de arena –y asumiendo, por ello notables riesgos, tanto profesionales, como penales– para alcanzar el sistema democrático del que hoy disponemos, desde la oscuridad de una sangrienta dictadura que imponía una feroz censura a los medios de comunicación.

P or ello, desde el pasado 29 de noviembre –cuando fue inaugurada por la presidenta del Congreso, Ana Pastor– se puede visitar la exposición ‘LaConstitución en viñetas’, que permanecerá colgada en el Congreso de los Diputados coincidiendo con la jornada de puertas abiertas y los actos conmemorativos del 40 aniversario de la Constitución.
Se trata de un recorrido sobre cómo han visto los humoristas gráficos la Constitución Española desde su redacción en 1978 hasta su 40 aniversario.

El propósito de esta exposición es acercar al ciudadano la Carta Magna desde el humor, en ocasiones crítico y hasta satírico mediante la recopilación de 40 viñetas realizadas por algunos de los más grandes del género como Toni Batllori, Cabañas, Caín, Chumy Chúmez, Dodot, El Perich, El Roto, Fer, Fontdevila, Forges, Gallego y Rey, Gin, Guillermo, Idigoras y Pachi, Kap, Kim, Krahn, Madrigal, Máximo, José Luis Martín, Miki y Duarte, Mingote, Martinmorales, Mauro Entrialgo, Mena, Nieto, Oroz, Peridis, Pinto y Chinto, Puebla, Raquel Gu, Ramón, Ricardo, Romeu, Sansón, Sir Cámara, Siro, Ulises, Vergara o Zulet.


De izqda. a dcha.: Kim, en 'El Jueves' (1978) y Máximo, en 'El País' (1993).

La exposición está organizada por la Asociación de Periodistas Europeos (APE), el Instituto Quevedo de las Artes del Humor de la Universidad de Alcalá y la Fundación del Diario Madrid, y cuenta con la colaboración del Congreso de los Diputados y el patrocinio de Renfe. Está siendo exhibida en el Palacio del Congreso de los Diputados con motivo de las jornadas de puertas abiertas de 2018 antes de viajar a las sedes de distintos parlamentos autonómicos.

Forma parte del programa de conmemoración de los 40 años de la Constitución española y a través de las publicaciones recopiladas representa un claro reflejo de la transformación que ha vivido nuestro país a lo largo de este periodo.
A nadie se le escapa que el trabajo de los humoristas gráficos de los años setenta, tanto en los últimos –y duros– estertores del franquismo, como en el arranque de la incipiente democracia, fue absolutamente esencial para trasladar con humor e inteligencia la información de lo que estaba ocurriendo en nuestro país, y también resultaron un elemento destacado en la recuperación de la libertad de expresión y de la libertad de prensa.


De izqda. a dcha.: Mingote, en 'ABC' (1993), y Toni Batllori, en 'La Vanguardia' (1998).

Los organizadores del evento explican su intencionalidad de que los genios que ha dado el humor gráfico español sean un patrimonio compartido para entender las dificultades por las que nuestro país ha atravesado, no sólo durante el proceso de la Transición, sino también del día a día de una democracia imperfecta que arrancaba en 1977, y que ha pasado por un sinfín de vicisitudes, momentos de alto riesgo, crisis económicas y sociales y algún que otro momento gratificante.

Los humoristas gráficos, en el delicado momento de cambio que se vivía con las Cortes Constituyentes, contribuyeron a ahuyentar la crispación, relajar el ambiente y afianzar la imagen de libertad que se estaba plasmando en el texto constitucional.


De izqda. a dcha. y de arriba a abajo: Chumy Chúmez, en 'Diario 16' (1999); Martínmorales (2002); JM Nieto, en 'ABC' (2006), y Manel Fontdevila, en 'Público' (2008).

Los organizadores de la exposición recuerdan que “este recorrido por nuestros últimos cuarenta años de historia, con el que la Asociación de Periodistas Europeos, el Instituto Quevedo de las Artes del Humor de la Fundación General de la Universidad de Alcalá y la Fundación Diario Madrid quieren contribuir a la conmemoración constitucional, es un homenaje al recuerdo de aquellas sonrisas que las viñetas despertaron, contribuyendo a desdramatizar situaciones y a fomentar la concordia”.

Cuando hoy está sobre la mesa el debate sobre los límites del humor –titiriteros encarcelados, humoristas procesados, ‘tuiteros’ perseguidos–, el gran ‘viñetista’ Julio Rey recuerda que “a la salud democrática de un país se la puede auscultar, tomarla el pulso, a través de su capacidad de encajar las críticas emitidas por las caricaturas, parodias y reflexiones satíricas que ponen el ojo y luego su metafórica bala en quienes detentan la autoridad. Reyes, banqueros, presidentes, ministras o ministros, incluidos los purpurados de la Iglesia, jueces o magnates, se convierten en blindadas dianas móviles que, a pesar de nunca estarse quietas, no logran esquivar el dardo”.

No conviene olvidar que la democracia y la Constitución, además de por el esfuerzo y el sacrificio desplegado por políticos, sindicalistas, organizaciones sociales y un pueblo harto de décadas de opresión, también se llegó por la labor de la prensa, incluidos unos humoristas gráficos que en sus críticas incluían la ironía y el humor como ‘arma’ de distensión.


De izqda. a dcha.: Ramón, en 'El Día de Canarias' (2011), y Sansón, en Diarios del Grupo Vocento (2014).

Aquella censura
De las enormes dificultades y riesgos que la labor informativa tuvo durante la dictadura, e incluso durante el periodo de transición, conserva una memoria intacta uno de los periodistas que vivieron más de cerca aquel proceso. Miguel Ángel Aguilar, en la promoción de esta exposición, rinde reconocimiento a la labor de estos periodistas gráficos, de estos humoristas cuya ejecutoria ha ido siempre de la mano de la prensa: “Desde su aparición la prensa que se imprime se ha servido de las viñetas y de las tiras cómicas de muy diferente manera para asignarles incluso una función de máxima relevancia en las páginas de mayor peso editorial. Por su parte, la censura ha sido siempre y en todas partes muy sensible a este género periodístico, que ha perseguido con especial saña. Bajo esa amenaza, los autores han intentado sortear el riesgo por ejemplo encriptando el sentido del dibujo y de la leyenda que muchas veces lo acompaña”.


De izqda. a dcha.: Caín (2018), y Gallego y Rey(2018).

Recuerda en este sentido el caso paradigmático de la revista ‘La Codorniz’, que se definía como ‘la revista más audaz para el lector más inteligente’. Aguilar es consciente de los equilibrios y fintas que sus creadores debían emplear para evitar la acción punitiva de la censura, ya que “las dictaduras nunca han concedido espacio alguno al humor. Siempre lo han considerado un agente corrosivo y corruptor. Las viñetas de apariencia más pacífica son susceptibles de encerrar una enorme capacidad explosiva, a partir del momento en que hacen pensar, en que incentivan la distancia crítica”.

La propia Constitución no se ha librado de la mirada crítica de los ‘viñetistas’ que en muchas ocasiones suelen representarla como un muro de ladrillo inamovible, aunque también agrietado y con signos externos de deterioro por el paso del tiempo sin que se hayan realizado ‘trabajos’ de mantenimiento y remozado.

 

La combativa prensa de la Transición

El aplastante peso de la dictadura había dejado un oscuro panorama informativo en nuestro país, con una única televisión (TVE), cuatro cadenas radiofónicas y unos diarios anquilosados, incapaces de sortear la labor destructiva de la censura. En los años finales de la dictadura y, al amparo de las escasas rendijas que permitía la Ley de Prensa e Imprenta de 1966 –impulsada por el entonces ministro del ramo, Manuel Fraga Iribarne–, irían surgiendo nuevos medios escritos que eclosionaron en plena Transición –hasta 7.000 nuevas publicaciones, de las que la mayoría no consiguió sobrevivir–.


Fer (2018).

En este periodo irrumpían revistas como ‘Cuadernos para el Diálogo’, muy crítico con el régimen desde bases democristianas; la revista ‘Triunfo’, de información general pero con contenidos políticos, sociales y económicos opuestos al régimen, y que comenzó su declive por la concatenación de sanciones administrativas –varias suspensiones de cuatro meses– y por la marcha de varios de sus redactores para poner en pie el proyecto de ‘La Calle’ –que también, finalmente, desaparecería–; ‘Destino’, de origen falangista, pero crítica con la dictadura desde los años 60. En 1971 nacía ‘Cambio16’, emblema de la oposición democrática desde el cierre definitivo de ‘Triunfo’.
Tras la muerte del dictador y, ya en 1976, veía la luz el diario ‘El País’, un proyecto que se llevaba gestando desde 1972, y que se convirtió durante décadas en el diario de referencia en España y en uno de los más considerados en Europa y América Latina. Ese mismo año se creaba ‘Diario16’. Ambos periódicos recogían en parte el espíritu del defenestrado diario ‘Madrid’, cerrado sin contemplaciones por la dictadura unos pocos años antes y cuya sede fue demolida en una demostración de fuerza del régimen.

Muchas otras publicaciones tuvieron peso en aquellos años. Revistas como ‘Posible’, ‘Ciudadano’ –con la que nacía la conciencia social como consumidores que reivindicaban sus derechos–. En 1976 irrumpía igualmente el fenómeno ‘Interviú’, mascarón de proa del Grupo Z, que cerraba definitivamente su trayectoria en enero de este mismo año, junto a ‘Tiempo’, perteneciente a la misma empresa editorial.

La Transición veía nacer del mismo modo a diarios regionales de gran peso, como ‘Avui’, ‘Egin’ o ‘El Periódico de Catalunya’.

En cuanto a las publicaciones de contenido crítico y humorístico, destacaremos a la decana y ya nombrada en estas páginas, ‘La Codorniz’. Nacida en 1941 de la mano de Miguel Mihura, publicaba su último número en 1978. En los años 70 fue sancionada en diversas ocasiones por sus contenidos críticos. Por sus páginas pasaron ‘viñetistas’ de la talla de Forges, Gila, Chumy Chúmez, Tono, Mena, Mingote, El Perich, Máximo, Serafín o Andrés Rábago (‘El Roto’).

Otro hito de la prensa humorística fue ‘El Papus’ (‘la revista satírica y neurasténica’). De corte mucho más crítico y directo, sufrió como pocas los embates de la censura franquista. Nacía en 1973 y en septiembre de 1977 su Redacción fue objeto de un atentado con paquete bomba reivindicado por la organización terrorista de extrema derecha Triple A (Alianza Apostólica Anticomunista). En la explosión moría el conserje, Joan Peñalver, y resultaban heridos otros 17 trabajadores de la publicación. En sus páginas escribieron Manuel Vázquez Montalbán y Maruja Torres, entre otros, y dibujaron sus viñetas grandes del gremio como Já, Ivá, Carlos Giménez –inolvidable su serie ‘Paracuellos’– o Manel Ferrer. Entró paulatinamente en declive y desapareció en 1986, aunque su relevo lo recogía en parte ‘El Jueves’, donde varios de los colaboradores de ‘El Papus’ acabarían recalando.

Ricardo (2018).

Tampoco conviene olvidar a ‘Hermano Lobo’, revista fundada en 1972 por Chumy Chúmez y Manolo Summers. Perseguida con saña por la censura, fue capaz de editar 213 números hasta su desaparición, en junio de 1976. En ella dejaron su firma Vázquez Montalbán, Manuel Vicent, Francisco Umbral y otras grandes firmas, mientras que pintaron sus ‘monigotes’ Forges, Gila, los propios Chumy Chúmez y Summers, Jaume Perich o Quino.

‘Por Favor’ fue otro proyecto editado en Barcelona en 1974, que apenas tuvo cuatro años de vida. Con una línea editorial muy crítica y situada en la izquierda, en ella trabajaron Maruja Torres, Antonio Álvarez Solís –primer director de ‘Interviú’–, Josep Ramoneda, Fernando Savater, Amando de Miguel, Ángel Casas, José Luis Guarner, Juan Marsé, Vázquez Montalbán, o Joan de Sagarra. Entre sus ‘viñetistas’ destacaron Forges, El Perich, Cesc, Romeu, Martinmorales o Gin.

Muchas otras publicaciones surgieron en los momentos de cambio y participaron en un momento tan álgido y trascendental de la historia de nuestro país, aunque la gran mayoría ya han desaparecido. En los momentos recientes, su relevo lo han tomado un sinfín de periódicos y revistas que, adaptándose a los tiempos, casi todos ellos se desempeñan en el medio digital.

 

La APE, una asociación muy activa

Diego Carcedo preside la Asociación.

La sección española de la Asociación de Periodistas Europeos (APE), con los periodistas Diego Carcedo en la presidencia, y Miguel Ángel Aguilar al frente de la secretaría general, lleva funcionando a pleno rendimiento desde octubre de 1981, con la finalidad de “reunir a todos los periodistas convencidos de la necesidad de una integración europea sobre bases democráticas y decididos a defender la libertad de información como condición indispensable para el logro de ese objetivo”, tal como marcan los objetivos fundacionales de la APE nacida en Bruselas en 1963.

Además de su participación en numerosas actividades, con un especial seguimiento de los acontecimientos políticos, sociales y económicos en el seno de la UE, la asociación también es responsable de la organización de diversos eventos. En sus años de existencia han promovido más de 300 seminarios, cerca de un millar de almuerzos-coloquio con figuras destacadas de la política y la economía; han llevado a cabo unas 160 publicaciones y han organizado casi 70 exposiciones, algunas de ellas, de características similares a esta última: ’La Constitución en viñetas’.

Así, por ejemplo, en marzo de 2008, pusieron en pie ‘Españoleando’, una muestra que incluía 250 viñetas de Chumy Chúmez publicadas en la página tres del diario ‘Madrid’ entre 1967 y 1971. La exposición fue trasladándose después a Salamanca, Valladolid, Soria, Zaragoza, Sevilla, Plasencia y Bilbao, y estuvo activa hasta 2011.

Igualmente ponían en marcha la galería de retratos ‘Periodistas en las Cortes’, que era inaugurada por los Reyes, en junio de 2006, en el Congreso de los Diputados. La galería, que permanece colgada en el Congreso de los Diputados nació con el propósito de recuperar las figuras de algunos de los mejores escritores y periodistas entre los que han prestado atención a las tareas de las Cortes. El Comité fijó un periodo histórico que comenzaría con las Cortes de Cádiz, las primeras democráticas y concluiría con el estallido de la Guerra Civil en 1936 y seleccionó la nómina de los que se incluirían en la Galería de Prensa, que resultó así: José María Blanco White, Francisco Cañamaque, Mariano José de Larra, Leopoldo Alas Clarín, Benito Pérez Galdós, José Martínez Ruiz Azorín, Julio Camba, Ramón Campoamor, Margarita Nelken, Isidoro Fernández Flórez Fernanflor, Indalecio Prieto, Fermín Caballero, Josefina Carabias, Wenceslao Fernández Flórez y Josep Pla.

La APE también ha sido la máxima ‘responsable’ de otras dos exposiciones destacadas. Con motivo del XXV aniversario de la celebración de las primeras elecciones democráticas en España, la asociación organizaba ‘La democracia en viñetas’. Constaba de 40 viñetas originales relacionadas con el Parlamento y la democracia, y realizadas por algunos de los más prestigiosos dibujantes de la prensa. Estuvo expuesta en el Congreso entre noviembre de 2002 y febrero de 2003, de donde pasó a la sede del Gobierno de Aragón para ser contemplada entre abril y mayo de ese año.

Anteriormente habían auspiciado ‘Europa en viñetas’, otra exposición de dibujos y caricaturas sobre Europa publicados en la prensa española. Ente 1999 y 2000 fue itinerando desde Bruselas a Alcalá de Henares, pasando por San Sebastián, Málaga y La Habana (Cuba).

 

 

 

 

Noticias relacionadas:

Cuatro décadas con la Constitución

-

-

-