Index Opinion El Acento Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1272. 7 de diciembre de 2018

- - --

 

 




El Acento /
Inmaculada Sánchez

Los jueces reinciden con ‘La Manada’


ALEX PUYOL

Tres a dos, en una sala de cinco magistrados, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra ha confirmado que lo de ‘La Manada’ sólo fue abuso y no agresión sexual. No se trata, pues, de leyes equivocadas, sino de interpretaciones judiciales. Juezas como Esther Erice, presidenta de su Audiencia Provincial, especialista y comprometida en la lucha contra la violencia de género, iba a formar parte del nuevo Consejo de Poder Judicial para influir, con su voto y sus propuestas, en la formación y renovación de esas audiencias a las que tanto les cuesta empatizar con la mujer agredida. Ya no podrá ser: esta semana el CGPJ de mayoría conservadora se instala indefinidamente en funciones tras la ruptura del pacto PSOE-PP

No tengo trato personal con ella, aunque nos conocemos de algún encuentro público sobre violencia de género, pero estoy convencida de que una de las juezas que más ha debido lamentar la confirmación de la sentencia de ‘La Manada’ es la magistrada que preside la Audiencia Provincial de Navarra, Esther Erice.

Miembro activo de la asociación Juezas y Jueces para la Democracia, su nombre figuraba en la lista pactada entre PSOE y PP para renovar el Consejo del Poder Judicial que esta semana concluía su mandato tras más de cinco años de mayoría conservadora. Era la primera vez que una magistrada de su perfil, comprometida en la lucha contra la violencia de género, entraría en la cúpula de la Judicatura, donde no sólo se dictan normas y disciplina para los jueces, además de estrategias de formación, sino también se deciden los nombramientos de los presidentes y miembros de las más altas salas y audiencias.

El calendario ha concitado que, en apenas unos días, la Justicia española haya vuelto a perder dos oportunidades para reconciliarse con la sociedad española, cada vez más confusa y crítica con ella. Una, la ratificación de la sentencia de ‘La Manada’ como abuso y no como agresión sexual. La otra, el vencimiento del mandato del actual Consejo General del Poder Judicial, de mayoría conservadora presidido por Carlos Lesmes –el que avaló la revisión de la sentencia del Supremo sobre el impuesto de las hipotecas que tanto había disgustado a la banca–, y su pase a situación de provisionalidad indefinida tras la voladura del pacto parlamentario para su renovación.

Mucho camino ha de recorrer aún la Judicatura española para ponerse al día con la ciudadanía. Que la revisión de la sentencia del caso de los Sanfermines haya salido adelante por tres votos frente a dos discrepantes ya dice algo, pero el único recurso que resta para modificarla ha de entregarse en la ventanilla del Supremo… y vista la inoperancia del patio político para conjugar su actualización con perfiles menos rancios no debería extrañar que las mujeres opten por que su actual desconcierto se transforme en enfado activo.

 

Firma:

Periodista y directora de El Siglo desde 2011, revista que contribuye a fundar, en 1991, formando parte de su primer equipo como jefa de la sección de Nacional. Anteriormente trabajó en las revistas Cambio 16 y El Nuevo Lunes y en la Cadena Ser. Actualmente también participa asiduamente en diferentes tertulias políticas de TVE y de Telemadrid.