Opinion Palomo Tiempos de hoy

 

 
   

 Nº 1274. 21  de diciembre de 2018

- - --

 



El Spinnaker / Graciano Palomo

La conllevanza… catalana


EUROPA PRESS

Algún día, Pedro Sánchez podrá relatar las virguerías políticas que ha tenido que escenificar para poder mantenerse en el machito que conquistó en una variopinta moción de censura nunca bien explicada y mucho menos entendida ni entendible


En el momento de escribir esta columna periodística, Pedro Sánchez, ya se encuentra en Barcelona dispuesto a entrevistarse con el “desequilibrado” Torra, que le ha exigido un encuentro bilateral como, si en efecto, fuera él primer ministro de algo.

Algún día, el hoy presidente del Gobierno podrá relatar las virguerías políticas que ha tenido que escenificar para poder mantenerse en el machito que conquistó en una variopinta moción de censura nunca bien explicada y mucho menos entendida ni entendible.

Los dirigentes secesionistas catalanes están entrampados. En primer lugar, por ellos mismos contra ellos mismos; en segundo lugar, intentan entrampar a un presidente de Gobierno en ejercicio que les debe lo que es. Punto. Éste es el auténtico nudo gordiano del quilombo catalán.

Bien mirado y finalizando ya el sospechoso 2018 se podría afirmar algo obvio, ahora como en 1930: el problema catalán no tiene arreglo… Sólo cabe la conllevanza, que diría José Ortega y Gasset. El gran problema en los tiempos actuales es que ni unos quieren “con”, ni otros “llevar”… Mal asunto. ¡Muy mal asunto!

¿Por qué no tira Pablo Casado?

Es un hecho descriptible que las encuestas no sitúan a Pablo Casado en el mejor de los mundos posibles. En Andalucía ha perdido 300.000 votos (ya no estaba Mariano Rajoy), aunque el azar lo ha colocado en la mejor de las situaciones posibles. Se podría afirmar que Despeñaperros abajo ha salvado el primer ‘round’ en unas circunstancias harto complicadas. Ahora le quedan dos más por delante. Las municipales, autonómicas y europeas y, seguidamente o al mismo tiempo, las elecciones generales. Nadie cuestiona, por ahora, su liderazgo, pero tener oposición interna tiene, ¡vaya si tiene!

La gran cuestión es que antes todo el centroderecha y toda la derecha hasta el extremo iban en la misma urna. Ahora hay que dividirlo por tres. Y si encima Casado se escora demasiado hacia el aznarismo la cosa se le puede poner aún más fea.

Radiotelevisión Española

El columnista estuvo en la última comparecencia parlamentaria de la administradora provisional única de RTVE, Rosa María Mateo. El mismo cronista, después de 40 años de ejercicio profesional, nunca había asistido a un espectáculo tan bochornoso como el protagonizado por Mateo. Está encantada a sus 76 años de andar subida en coche oficial y llevarse 140.000 euros anuales, pero debería tener siquiera un mínimo de regocijo objetivable. Su televisión ha batido todos los récords de pérdida de audiencia –reconocida por ella misma– y la mitad de España ha decidido no volver a conectar sus canales.

El amiguismo, el nepotismo, la falta de profesionalidad de muchos de sus agraciados van a llevar, ya la han llevado, a la radiotelevisión estatal pública a la irrelevancia. No han levantado una noticia en su vida y encima reclaman pluses.

Por qué no se fían de Rivera

No hay otro líder político español en ejercicio que tenga más consideración mediática que el jefe de Ciudadanos, Albert Rivera. Aparece hasta en la sopa, sin duda, en una demasía que llega a cansar al contribuyente neto y lato.

Sin embargo, con todo a favor, no termina de romper en los sondeos, ni en las urnas, como se ha demostrado recientemente en Andalucía. Hay algo en él y en su proyecto que no termina de convencer. Ello es un arcano, incluso hasta para los expertos politólogos que suelen alumbrar hasta un sótano de lenocinio.

Lo que está claro es que Rivera & Boys quieren pillar cacho a toda costa. Por lo civil o por lo militar… en campos de alcachofa o en cultivos de arroz.

Antes, justamente, de que se les pase el ídem.

Firma:

Periodista y diplomado en Derecho. Fue director de Información de la agencia EFE y cronista parlamentario de Europa Press, subdirector de El Independiente y redactor-jefe del semanario Tiempo. Durante 37 años ha ejercido ininterrumpidamente el Periodismo en los más importantes medios nacionales y ha sido director de Relaciones Institucionales y de Comunicación en dos de las más importantes multinacionales españolas. Ha escrito catorce libros y actualmente colbora en distintos medios y ejerce como comentarista en TVE, Cuatro, Telemadrid, 13TV o RNE.