Opinion Palomo Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1276. 11 de enero de 2019

- - --

 


El Spinnaker / Graciano Palomo

Llegó el súper 2019

EUROPA PRESS

El deterioro político de Sánchez con sus idas y venidas, con sus vacaciones a gogó, sus gastos generales, y, sobre todo, por sus concesiones a los socios secesionistas, tiene muy preocupados a sus deudos principales, los puestos que dependen de él en la Administración estatal

La imagen en la prensa del presidente Pedro Sánchez va ‘in crescendo’ cuesta abajo. El deterioro político con sus idas y venidas, con sus vacaciones a gogó, sus gastos generales, y, sobre todo, por sus concesiones a los socios secesionistas, tienen muy preocupados a sus deudos principales, esto es, a los 30.000 (directos e indirectos) puestos que dependen de él en la Administración estatal.

Esos mismos ‘preocupados’, entre los que se encuentran en vanguardia los presidentes Lambán, García-Page, Fernández Vara y Javier Fernández (Asturias), no parecen dar excesiva credibilidad a las encuestas producidas (con el dinero de todos) en el CIS por José Félix Tezanos, porque de lo contrario no dirían lo que dicen de su teórico jefe en privado. Cosas tales como “este tío nos conduce a la extinción…” “Ha perdido por completo el ‘oremus’ político…” “Está jugando con fuego…” “No sabe lo que es, ni lo que representa el PSOE…”

Pero ahí está don Pedro sin que nadie le tosa públicamente. Lo hizo tímidamente Susana Díaz y no parece que a partir de ahora tenga excesiva importancia lo que pregone porque lo hará desde la derrota, ni más ni menos que en el predio esencial del socialismo hispano.

Todas las apuestas están por que Sánchez convoque elecciones generales durante el año recién estrenado, incluso, aunque logre aprobar los Presupuestos Generales del Estado. Todo dependerá de que en algunas de estas ocasiones Tezanos no se equivoque.

Centroderecha: merienda para tres

Otro de los polos del máximo interés de 2019 será el destino final que los votantes del centro, la derecha y la derecha dura (Cs, PP y Vox) den a cada una de estas formaciones políticas que tienen que repartirse la merienda dentro de ese espectro político a tres. Gran novedad histórica porque, desde que Aznar llegó en 1990 al poder ‘popular’, todo ese voto se concentró exclusivamente bajo unas siglas.

No me acabo de creer que antiguos votantes de Podemos –en completa desbandada como tal partido político, a tenor lo que ocurrido en Andalucía y lo que dicen los sondeos a nivel nacional– se hayan pasado con armas y votos a las urnas de Santiago Abascal. Me cuesta mucho creerlo, francamente, aunque todo pudiera ocurrir por estos lares en tiempos tan inciertos.

Soy de los que siguen creyendo que una democracia seria y mucho más ésta, seriamente amenazada con la crisis catalana, se gobierna desde la moderación y el centrismo. Los extremos son fulgores pasajeros, al menos, hasta la fecha siempre lo han sido.

El círculo interior ‘casadista’

El tiempo es uno de los grandes problemas de Pablo Casado. Tiene que cambiar las cañerías y dar agua al mismo tiempo. Peor es, entre otras cosas, la administración política. Dicen sus críticos internos que ese equipo de validos, hombres y mujeres de confianza personal, es “flojito” y que el nuevo presidente del PP necesitaría cabezas mejor amuebladas y con más fuste y respeto de cara al exterior.

Lo cierto es que también oí eso de Aznar y Rajoy.

El que manda en RTVE

Continúan los escándalos en la prensa acerca de las andanzas del equipo “provisional” que dirige Rosa María Mateo, 77 años, mientras la Comisión de Expertos que estudia a los candidatos a presidir la empresa pública se toma su tiempo. Nadie entre los grupos políticos con representación parlamentaria se cree que vaya a lado alguno.

En los pasillos de la radiotelevisión estatal pública todo el mundo sabe quién es el nombre que manda en aquella casa controvertida y cara para el erario público: más de mil millones de euros que desembucha cada año el Ministerio de Hacienda. Ese nombre es Francisco (Fran) Llorente, antiguo jefe de Informativos durante la etapa de Zapatero y ahora responsable de Proyectos y Estrategia. La referencia básica de una tele que se desangra en las audiencias, superada ya claramente por Telecinco y Antena 3 y La Sexta a punto de asestarle la puñalada.

¡Vivir para no ver!

 

Firma:

Periodista y diplomado en Derecho. Fue director de Información de la agencia EFE y cronista parlamentario de Europa Press, subdirector de El Independiente y redactor-jefe del semanario Tiempo. Durante 37 años ha ejercido ininterrumpidamente el Periodismo en los más importantes medios nacionales y ha sido director de Relaciones Institucionales y de Comunicación en dos de las más importantes multinacionales españolas. Ha escrito catorce libros y actualmente colbora en distintos medios y ejerce como comentarista en TVE, Cuatro, Telemadrid, 13TV o RNE.