Opinion Hoyo Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1277. 18 de enero de 2019

- - --






Tribuna /
Belén Hoyo

2019, el año de Casado


EUROPA PRESS

2019 ha empezado siendo el año del cambio de gobierno en Andalucía. Ha empezado siendo el año del entendimiento, del pacto, del diálogo entre partidos constitucionalistas bajo el liderazgo del Partido Popular de Pablo Casado. No tengo ninguna duda de que este 2019 va ser el año de Casado

En Andalucía, por fin, se ha producido el cambio. Llevaba 40 años con el mismo partido al frente de sus instituciones, el PSOE. Además de malos gobiernos, ha habido demasiado clientelismo, demasiada corrupción y compra de voluntades a través del presupuesto público. Pero eso ya se ha acabado. Desde aquí, mi felicitación a los andaluces por promover la necesidad de un pacto que piense en todos y cuyo pilar fundamental sea llevar a Andalucía a la senda de progreso y creación de empleo por la que nunca ha transitado en esta larga travesía en el desierto.

Las pasadas elecciones andaluzas del 2 de diciembre han sido el prólogo de las municipales, autonómicas y europeas del próximo 26 de mayo. Esta fecha va a suponer la puerta de salida de Pedro Sánchez del Palacio de la Moncloa. No es nada descartable que Sánchez no acabe la legislatura; una legislatura que se encuentra en sus últimas, teniendo en cuenta la fragilidad del Gobierno, su compadreo con los radicales de Podemos, los independentistas catalanes y los batasunos de Bildu y el daño que sus políticas están haciendo en el empleo, la industria, el turismo y, en definitiva, al conjunto de españoles.  De hecho, lo que debería hacer el presidente del Gobierno es convocar elecciones cuanto antes.

Los Presupuestos que presentó la ministra de Hacienda el pasado 14 de enero ya nacen clínicamente muertos. Son un brindis al sol, son cifras ficticias que intentan maquillar la situación en la que se encuentra el Gobierno. Sin embargo, y pese a la ficción en la que vive Sánchez, no hay que olvidar que su proyecto de Presupuestos –pactado con Podemos y con los independentistas a través de los barrotes de la cárcel de Lledoners– incluyen numerosas subidas de impuestos a clases medias y autónomos, un aumento temerario del gasto público que no revertirá en las personas y un largo y enrevesado listado de partidas presupuestarias que no son más que el pago de la factura que el PSOE debe a los independentistas. Nada más y nada menos, les debe el mismísimo Gobierno. No lo olvidemos. Por algo las inversiones en Cataluña suben un 60% mientras en Madrid sólo lo hacen en un 0,1% y en Galicia disminuyen prácticamente un 20%.

Pocos días antes de la aprobación de los Presupuestos por parte del Consejo de Ministros, la ministra de Hacienda –aquella que decía que quitaba y ponía 1.200 millones de euros como si nada– anunció una reducción de la previsión del crecimiento de nuestro país, situándola en el 2,2%.  Una cifra que ya dice mucho del futuro próximo que nos espera. Y no es la única cifra negativa: el pasado 10 de enero se anunciaron un total de más de 4.000 despidos en un solo día. Los empleados de los sectores de telecomunicaciones y banca fueron los principales afectados. ¿Qué ha hecho o dicho el Gobierno para evitar estos despidos? Nada. Prefiere esperar a que la situación se evapore. En un contexto así, queda bastante evidente la situación de zapaterización de la economía: malas cifras que desde el poder se intentan negar, maquillar o esconder con medidas ineficaces e improductivas que además son contraproducentes; aumento de impuestos al conjunto de españoles y aumento desmesurado del gasto público para contentar a aquellos que mantienen al PSOE en el poder. Y Sánchez aún se atreve a decir que “esperemos sentados a 2020” a que convoque elecciones.

 ¿Qué podemos esperar de este Gobierno en una situación así? Nada. Lo mejor es que cuanto antes Sánchez y sus incompetentes ministros salgan del Gobierno. Los españoles lo merecemos.

2019 ha empezado siendo el año del cambio de gobierno en Andalucía. Ha empezado siendo el año del entendimiento, del pacto, del diálogo entre partidos constitucionalistas bajo el liderazgo del Partido Popular de Pablo Casado. No tengo ninguna duda de que este 2019 va ser el año de Casado. Será nuestro presidente, el de todos los españoles. Visto lo visto con Sánchez, nadie puede dudar que es lo que necesita España. 2019, el año de Casado.

 

 

Firma

Diputada del Partido Popular por Valencia desde la X legislatura y actual coordinadora de Comisiones del Grupo Popular en el Congreso. Es Licenciada en Derecho, Ciencias Políticas y de la Administración y Estudios en Humanidades. Actualmente es Portavoz de la Comisión de Asuntos Exteriores, Vocal de la Comisión de Interior, Vocal de la Comisión de Educación y Deporte, Adscrita de la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital, Adscrita de la Comisión Mixta Control Parlamentario de la Corporación RTVE y sus Sociedades. También es miembro Suplente de la Delegación española en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Vicesecretaria de Organización Nacional de Nuevas Generaciones del Partido Popular y Coordinadora General del Partido Popular de la Provincia de Valencia.

-

-

-

 

-

José García
Abad

.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo


-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua


.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy


.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle