Index Opinion Berzosa Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1278. 25 de enero de 2019

- - --




La Economía desde mi Observatorio / Carlos Berzosa

¿Crecimiento o decrecimiento?

Christine Lagarde, en rueda de prensa en Davos, anuncia que el FMI rebaja la previsión global del crecimiento por la guerra comercial. España, dentro de esta desaceleración del conjunto de la economía mundial no sale malparada

Esta semana se celebra la reunión anual en Davos. Este foro acapara la atención de los medios de comunicación de todo el mundo debido a que allí se reúne la élite económica mundial, líderes políticos internacionales y economistas de prestigio. Para conocer lo que realmente es Davos recomiendo el libro de Andy Robinson Un reportero en la montaña mágica. Cómo la élite económica de Davos hundió el mundo (Ariel, 2013). Un estudio crítico sobre Davos y que sirve de contrapunto a las visiones dominantes de mitificar lo que allí sucede.

En todo caso, compartiendo la visión crítica de  Robinson, no está mal conocer el pensamiento de esas élites sobre el estado actual de la economía mundial. En primer lugar, tenemos el habitual informe de PwC, que se sustenta en entrevistas realizadas a ejecutivos de grandes empresas multinacionales. Según informa el diario El País, el pesimismo reina entre estos dirigentes empresariales, pues los que prevén una mejora de la economía en los próximos meses han pasado del 57% al 42% y los que auguran un deterioro han subido del 5% al 30%. De modo que las expectativas empresariales no parecen muy halagüeñas.

A su vez, Christine Lagarde, en rueda de prensa en Davos, anuncia que el FMI rebaja la previsión global del crecimiento por la guerra comercial. España, dentro de esta desaceleración del conjunto de la economía mundial no sale malparada. Al mismo tiempo se informa de que China, uno de los grandes motores del crecimiento mundial, crece al menor ritmo en tres décadas. Acerca de estas previsiones que anuncian una desaceleración del crecimiento hablé en mi último artículo en este semanario. El año que comienza no trae buenas noticias para el desenvolvimiento económico.

Ante esta visión pesimista, una compañera universitaria ecofeminista me plantea lo siguiente: ¿cómo es posible que vea tan negativo un frenazo del crecimiento cuando realmente de eso es de lo que se trata, crecer menos si queremos preservar el medio ambiente y luchar contra el cambio climático? De hecho, a Sampedro le gustaba decir: "No se puede crecer indefinidamente en mundo finito". El deterioro ecológico ha inducido a algunos economistas a proponer el decrecimiento como una posible alternativa a la crisis ecológica que se nos viene encima, siendo un autor de los más destacados en este terreno Serge Latouche. Se trata, por ello, de un debate relevante e importante para el futuro.

 Este es un dilema difícil de resolver. En el orden capitalista actual un decrecimiento no supone que se mejoren las condiciones del medio ambiente y que se frene la destrucción ecológica. Al tiempo que los más perjudicados son los más vulnerables: clases sociales de rentas bajas y medias, y dentro de estas las mujeres, los viejos y los niños. Por tanto, lo que se avecina es que sean los más perjudicados los de siempre, mientras que los ricos siguen aumentando su renta y riqueza. Por otra parte, considero que dentro del capitalismo no se puede dar el decrecimiento como una acción política que vayan a capitanear las élites, pues ello iría contra la esencia del sistema, que es la creciente acumulación de capital, como Marx expuso con brillantez.

Por tanto, crecimiento ‘versus’ decrecimiento es una polémica falsa si no la situamos dentro de un contexto económico y social determinado. La propuesta de crecimiento a corto plazo como una forma de evitar daños y perjuicios a los que menos tienen no carece de sentido, pero debe ir acompañado de proposiciones que modifiquen el orden actual a favor de una mayor igualdad que a su vez sea compatible con un desarrollo sostenible que conduzca hacia un cambio de modelo a medio y largo plazo. Pero a estos grandes problemas Davos no tiene nada que ofrecer. Una vez más las élites económicas hundirán el mundo.

 

 

 

 

 

Firma:

Catedrático Emérito de la Universidad Complutense  y presidente de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado(CEAR). Ha sido Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense(1984-1998) y Rector de esta Universidad(2003-2011). A lo largo de su carrera docente ha impartido enseñanzas de Estructura Económica Mundial y Desarrollo Económico. Tiene numerosas publicaciones entre las que destacan los libros Los desafíos de la economía mundial en el siglo XXI (Nivola,2002) y los escritos conjuntamente con José Luis Sampedro Conciencia del subdesarrollo veinticinco años después (Taurus, 1996) y La Inflación (Al alcance de los ministros) (Debate, 2012).

-

-

-

 

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua


.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy


.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle