Crónicas marxianas / Julius G. Castle Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1288. 5  de abril   de 2019

- - --

 

 

Crónicas marxianas / Julius G. Castle

Toros contra toreros

EUROPA PRESS

Podría beneficiar a PACMA en Cataluña la teoría torriana de la evolución, que definió a los catalanes que hablan español como ““bestias que viven, mueren y se multiplican”. Una masa potencial enorme, pues también votan

El otro día me topé con una de esas fotos, tan repetitivas, con los candidatos principales de los cinco partidos que se presentan en toda España a las elecciones del 26 y 28 de este mes. Sánchez, Casado, Rivera, Iglesias y Abascal en poses más o menos cautivadoras. ¿Por qué solo ellos, si hay también una mujer en las mismas condiciones? ¿Sigue el machismo irredento controlando a los medios?  Diría que sí. A continuación, repararé tan injusta omisión.

No solo el machismo, también influiría el menosprecio a los animales presuntamente irracionales. Porque Laura Duarte, cabeza de lista del Partido Animalista contra el Maltrato Animal (PACMA) por Madrid, aspira también a la presidencia del Gobierno. Que lo tenga más crudo que un steak tartar de vaca es otra cosa. Pero entusiasmo no falta.  

Empezaré por el logo. Bien bonito si lo comparamos con los diseños convencionales de sus cinco competidores.
Si aún no lo conoces, pincha aquí. Verás la cabeza estilizada de un toro mirando a un pajarito que revolotea cerca de su hocico. Quizás una imagen de convivencia, quizás un homenaje a Twitter. Tal vez ambas cosas.

Seguiré con al programa. Aquí una síntesis, tomada de la página web de la propia PACMA:

“(…) creemos en un mundo más justo para todos, incluidos los animales.  (…) nuestra formación política defiende en sus programas electorales los derechos de todos los animales, el medio ambiente y la justicia social. El objetivo (…) es introducir en la agenda política la necesidad de cambios legales para los animales, ignorados completamente por otras formaciones políticas: abandono y maltrato, actividades como la caza o las granjas industriales quedan fuera de los programas políticos de otras formaciones”.

La rematan así:

“En PACMA creemos en una sociedad basada en valores de justicia, tolerancia y solidaridad, que asegure el bienestar para los más necesitados. Apostamos por una sanidad y educación públicas de calidad para todos los ciudadanos y por la protección de nuestro medio ambiente”.

Bien escrito. No vaya a ser que los votantes consideren el bienestar de los animales como único objetivo, y no el de sus depredadores. Que no nos engañen los incontables vídeos de gatitos haciendo melindres en las redes sociales. Desde que el homo habilis fabricó hachas y cuchillos de piedra, hasta que el homo sapiens dio el salto a las armas de destrucción masiva, los humanos hemos exterminado a miles de millones de seres vivos.

Insistiré, PACMA tiene imposible desalojar a Pedro Sánchez de La Moncloa. Es más, de momento, y aunque ha mejorado notablemente sus resultados en sucesivos comicios, aspira apenas a colocar un diputado gracias a sus votos en Barcelona. Por ello se quejan amargamente del sistema D'Hondt, que privilegia los inferiores recuentos de los partidos regionalistas.

Aun a pesar de que ¾no sé si lo he leído o soñado¾ podría beneficiarlos en Cataluña la teoría torriana de la evolución. Aquella que definió a los catalanes que hablan español como ““bestias que viven, mueren y se multiplican”. Una masa potencial enorme, pues también votan.

Los mismos medios que ahora ningunean al partido animalista, deberían valorar los titulares explosivos que proporcionarían los duelos de animalistas versus toreros y cazadores en el Congreso. Y los humoristas tendrían una mina en los lapsus dialécticos de Adolfo Suárez Illana, diestro antes que político de derechas.

Dado que sobre la profesión periodística se ciernen aires de sospecha, aclararé que no cobro de PACMA. Un partido que invirtió 3.000 euros en las últimas elecciones andaluzas no podría satisfacer mi caché.

 

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Colaboradores

-

José García
Abad

.
Miguel Ángel
Aguilar
-
Inmaculada
Sánchez
-
Cristina
Narbona

-

Belén
Hoyo

-

Idoia
Villanueva

-
Sergio
del Campo

-

Carles
Campuzano

-
Cristina
Antoñanzas
-
Elena
Blasco
-
Miguel Ángel
Paniagua

.

Bruno
Estrada

.
José Antonio
Pérez Tapias

-

José Luis
Centella

-
Joan
Navarro
-
José M. Benítez
de Lugo
,
Carlos
Berzosa

.

Graciano
Palomo

,

Julio Rodríguez
López

-
Mauro
Armiño

.

Pere
Navarro

.

Julius
G. Castle

-
Carmen
Calvo
-
Joan
Tardà

-

Ignacio
Aguado

-
Julio Rodríguez
Fernández
-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano

   

 

 

Firma

Escritor y periodista incorrecto. A pesar de lo que indica mi foto, soy muy joven. Nací con la primera crónica marxiana el 9 de septiembre de 2013, como alter ego de otro tipo bastante más serio que yo.  Considero que el humor te ayuda a sobrellevar la vida y, sobre todo, la política y la economía que nos venden quienes deciden por nosotros.

Como JG Castle he publicado un eBook en Amazon con título  expresivo: Elogio de la corrupción (la corrupción es buena, pero está mal repartida). Por un módico precio contiene otro ensayo de regalo: Guía para arruinarse. Creo que no hace falta decir más.

-

-