Tribuna / Miguel Ángel Paniagua Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1292. 1  de mayo   de 2019

- - --

 



Tribuna / Miguel Ángel Paniagua

Desde el corazón

EUROPA PRESS

Abascal, Rivera y Casado han antepuesto sus intereses personales, sus propias ambiciones, por delante del interés de los españoles. Y lo vamos a pagar todos, y se lo vamos a perdonar a los tres, lo que es peor

Tres años han pasado desde que llegué por primera vez al Congreso. Como un pardillo, nervioso, sin saber dónde ir y qué hacer. No conocía a nadie, llegaba desde fuera de la política. Mi compañero de candidatura era ministro, Iñigo Méndez de Vigo (por cierto, un buen hombre y un gran compañero, como luego fui descubriendo). El día que se constituyó la legislatura y juramos o prometimos (o lo que sea que hicieron en otros casos, que no sé cómo llamarlo) nuestros cargos, me pesó tanto la responsabilidad de sentarme en ese escaño, que estuve pensando seriamente volverme a casa. Recordaba a tanta gente que había hecho cosas tan importantes por España, que me sentía abrumado.

Después de una legislatura fallida, y de la legislatura más corta jamás vivida en nuestra democracia, salgo del Congreso de nuevo. Por unos 1.800 votos la política me deja de lado. Y no creo que vuelva dentro de cuatro años, tendré 58 (muchos para los tiempos que corren). Y aunque estoy superando aún el golpe que me llevé el domingo, me encuentro con ganas de escribir y contar mis sensaciones.

El fin de las mayorías absolutas ha llegado para quedarse. Lo que es una buena noticia política, se convierte en una pésima por la actitud de los partidos políticos. Los grandes pactos de Estado pendientes tenían una oportunidad, pero el cortoplacismo absoluto de los partidos lo ha impedido, al menos algunos. En el de Educación, fue el Partido Socialista, en el de Justicia, Ciudadanos, y en el Pacto de Toledo, Unidos-Podemos. Y todo porque podían sacarles rédito político a esos temas. No hay partidos pensando en el futuro de España, solamente personalismos (luego volveré sobre ello) y partidos que quien consolidarse.

Tampoco mi partido ha estado a la altura. El próximo año vamos a incumplir una Ley Orgánica, la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que dice en su disposición transitoria primera que la deuda pública deberá situarse por debajo del 60% del PIB en 2020. Yo intenté promover una proposición de Ley para modificar esta disposición y que todos los partidos estableciéramos una senda de reducción de la deuda hasta este límite, y evitar que se incumpla la ley. Pero mi partido no quiso iniciar el tramite de la proposición. Tampoco creo que hubiéramos podido llegar a un acuerdo con el resto de las fuerzas políticas, pero al menos debíamos haberlo intentado.

Y en la política se sufre mucho, sientes la soledad en toda su amplitud. Sientes el vértigo y el riesgo de perder mucho, desde tu familia, tus amigos, tu prestigio profesional, incluso tu dinero. Por eso cuando a algunas personas de empresas o de colectivos les intentaba animar a que dieran el paso, siempre obtenía la misma respuesta, con perdón: “Ni de coña”.

Quería hacer un breve análisis de estas elecciones, desde el punto de vista del centroderecha, que es mi sitio. Va a gobernar Pedro Sánchez, como era previsible, y es una mala noticia para España, también lo sabíamos. Y a pesar de saberlo, no hemos hecho nada. Abascal, Rivera y Casado han antepuesto sus intereses personales, sus propias ambiciones, por delante del interés de los españoles. Y lo vamos a pagar todos, y se lo vamos a perdonar a los tres, lo que es peor.

Debemos cambiar muchas cosas en la política, favorecer el mérito, las capacidades, las personas que buscan el interés colectivo, que haberlas ‘haylas’. Y tenemos que defender a los buenos políticos, que los hay. Y discriminar a los buenos y los malos. Debemos comprometernos en la política todos los ciudadanos, no sólo a la hora de votar. Sino lo hacemos, esto no mejorará.

En este momento de zozobra, quiero ver el país que tenemos, el que ha vivido los mejores años de su historia en estos últimos cuarenta años, que es una de las diez mejores democracias del mundo, que tiene gente emprendedora, un sistema de bienestar social que admira medio mundo. Un país donde a la mayoría de la población mundial les gustaría vivir, con buen clima, excelente gastronomía, y gente maravillosa. Seguro que tendremos otros magníficos cuarenta años, no me cabe la menor duda.

 

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Colaboradores

-

José García
Abad

.
Miguel Ángel
Aguilar
-
Inmaculada
Sánchez
-
Cristina
Narbona

-

Belén
Hoyo

-

Idoia
Villanueva

-
Sergio
del Campo

-

Carles
Campuzano

-
Cristina
Antoñanzas
-
Elena
Blasco
-
Miguel Ángel
Paniagua

.

Bruno
Estrada

.
José Antonio
Pérez Tapias

-

José Luis
Centella

-
Joan
Navarro
-
José M. Benítez
de Lugo
,
Carlos
Berzosa

.

Graciano
Palomo

,

Julio Rodríguez
López

-
Mauro
Armiño

.

Pere
Navarro

.

Julius
G. Castle

-
Carmen
Calvo
-
Joan
Tardà

-

Ignacio
Aguado

-
Julio Rodríguez
Fernández
-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano

   

 

Firma

Diputado del PP por Palencia en la XI y XII Legislaturas. Economista y asesor financiero. Miembro de la European Financial Planning Association. Ha trabajado 18 años en banca y siete años con su propia empresa de asesoramiento financiero. Fue secretario de Comunicación de CSICA (Sindicato de empleados de Cajas de Ahorros). Impulsó en el PP de Palencia un Comité de Participación. Fundador del Ateneo de Palencia y actual Director de Relaciones Institucionales.

-

-