Tiempos de Hoy Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1293. 10 de mayo de 2019

- - --

Tiempos de Hoy / Verónica Gayá

Dedican dos horas diarias más que los hombres a las tareas domésticas

El peso del hogar, sobre los hombros de las mujeres

Desde los años 80 las mujeres se han ido incorporando en mayor porcentaje al mundo laboral, llegando ya casi a los nueve millones de mujeres ocupadas, según los datos del INE. Queda por equiparar el otro porcentaje: las tareas del hogar.

Más del 60% de las mujeres realizan solas siempre, o casi siempre, las tareas domésticas.

Las mujeres siguen dedicándose a las tareas de la casa y el cuidado de la familia cerca de dos horas diarias más que los hombres. Tengan o no tengan hijos, trabajen o no, siguen a la cabeza en el trabajo hogareño; y no es que ellos no sepan, puesto que antes de convivir en pareja (heterosexual), sí que lo hacían.

Según una encuesta de Sigma Dos, el 36,5% de los hombres dejan las tareas del hogar cuando se van a vivir en pareja. Antes cocinaban, planchaban o limpiaban la casa, incluso hacían la compra, pero cuando en la casa hay una mujer, prefieren dedicar su tiempo a otras cosas. En el 70% de los hogares planchan ellas, frente al 26% en los que son ellos; ellas limpian en el 79% de los casos, mientras ni la mitad de ellos lo hace, tan sólo un 45%.

Los datos del CIS son también muy clarificadores: más del 60% de las mujeres realizan solas siempre, o casi siempre, las tareas domésticas.  Las cifras sólo mejoran en el caso de que no haya hijos, porque el cuidado de éstos sigue siendo sobre todo femenino; sólo el 5,6% de los padres habían cuidado a sus hijos desde el nacimiento hasta los 3 años, frente al 87,7% de las madres.

¿Quién lo decide?

Más de la mitad de las parejas encuestadas por el CIS contestaron que el reparto de tareas es hablado y consensuado por las dos partes y en caso de discrepancia, tiende a prevalecer la opinión de la mujer.

Que las cifras han mejorado respecto a las de hace años, sí, pero que queda un enorme camino por recorrer, también. El coste de esta brecha de género es enorme, directamente no sólo actúa en detrimento de las oportunidades laborales de la mujer, y por tanto de su mayor independencia y realización profesional y personal, sino que también repercute negativamente en los ingresos de la unidad familiar. Pero, además, a un nivel más social, incide en la natalidad, en el equilibrio demográfico, en los ingresos tributarios, en el consumo privado y en el desaprovechamiento del talento.

En Europa el problema no les es ajeno, aunque las cifras españolas son peores. Los hombres europeos cumplen con esta corresponsabilidad entre un 5 y un 10% más, según los datos de Eurostat.

Cuando las tareas se contratan

En el 14,4% de los hogares hay empleados o empleadas domésticas, un porcentaje que aumenta cuando el/la empleadora tiene título universitario hasta el 37%, y según el tamaño de la población, llegando al 18,6% en el caso de poblaciones de más de 100.000 habitantes, y hasta menos del 10% cuando se trata de poblaciones por debajo de los 10.000 habitantes.

En muchos casos el contrato no supera las cuatro horas semanales (en un 38%), y sólo el 25% de los contratos superan las diez horas semanales. Son los datos más actualizados al respecto que proporciona el INE, de 2009, año en el que el gasto de los hogares en servicio doméstico fue de 5.918 millones de euros, una cifra sólo un poco superior a la de 2017, la última disponible, que es de 5.276 millones de euros.

Intermon Oxfam y el Laboratorio de Derecho Social del Instituto Universitario de Estudios de Género de la Universidad Carlos III de Madrid acredita que hay más de 630.000 personas dedicadas al empleo del hogar, un 4% de la población activa, y que si estuvieran legalmente remuneradas supondrían el 2,8% del PIB.

Calculan que no cotizan en torno a las 163.000 de las trabajadoras y que las que sí lo hacen no lo hacen por todas las horas reales trabajadas. Desde 2015 el número de personas registradas en la Seguridad Social ha descendido, a pesar de que, según datos paralelos, haya aumentado el número de personas empleadas en el hogar.

Un trabajo que sufre más que la media la temporalidad, ya que si de media uno de cada cuatro contratos es temporal, en el caso de estas trabajadoras lo son una de cada tres, y también de parcialidad, la media de empleadas del hogar no internas que no trabajan una jornada completa es del 62%, mientras la media es del 15%.

Una realidad que empeora en muchos casos por el desconocimiento de las trabajadoras (y trabajadores) de sus propios derechos y también el de los empleadores que desconocen sus responsabilidades.

Para mejorar su estabilidad y su seguridad laboral es importante que la regulación de su trabajo se iguale a la del resto de trabajadores. En Alemania, Italia, Portugal o Bélgica ya es una realidad, España sin embargo, tiene este asunto pendiente desde su última regulación (2012), que las sostiene aún en un Régimen Especial, y que dio siete años para que cambiara al Régimen General. Por lo que, en principio, no debiera quedar mucho tiempo para que este objetivo se haga efectivo.  

Al Día

A partir de las 60 horas mensuales es obligatorio dar de alta al empleado del hogar.

Contratación

Si estás pensando contratar a una persona para que te ayude con las tareas del hogar y/o cuidados familiares, te brindamos algunos consejos e información que esperemos te sea útil:

—Pregunta por sus referencias, pídeles un CV (si lo tienen) y hazles una entrevista.

—Cuéntales en qué quieres que te ayuden, cuál sería el horario que necesitas, si trabajarán en una casa con niños, con mascotas..., las condiciones de trabajo, las vacaciones, la flexibilidad, etc., y por supuesto el salario (cantidades y pagas anuales).

—Si trabaja con menores y/o ancianos puedes pedir un certificado negativo de antecedentes penales.

—Si va a trabajar menos de 60 horas mensuales el empleador no hace falta que se dé de alta en la Seguridad Social, si no sí; es un trámite sencillo. Según lo que vaya a pagar (siempre teniendo el cuenta el salario mínimo), tendrá que cotizar la cantidad correspondiente (existen tramos conforme al sueldo).

—El empleador es el responsable de que la relación laboral se formalice por escrito. Están excluidos los contratos temporales que duran menos de cuatro semanas seguidas. Por ejemplo, una persona de confianza que ayuda en una mudanza.

—Para dar de alta al empleado basta con presentarse en una oficina de la Tesorería de la Seguridad Social con el contrato firmado y unos datos personales para rellenar los formularios.

—En esta web puedes encontrar varios modelos para el contrato: http://www.sepe.es/contratos/index3.html#dos

—Si va a trabajar menos de 60 horas mensuales el empleado puede hacerse cargo de la afiliación, las altas, las bajas y las variaciones de datos, dejando abierta para el empleador la posibilidad de solicitar la baja en caso de que se termine la relación laboral

—El precio mínimo de la hora trabajada es de 7,04 euros incluidas las dos pagas extraordinarias completas y las vacaciones.

—Para calcular lo que tienes que pagar te recomendamos la calculadora de la OCU: https://www.ocu.org/dinero/trabajo-paro/calculadora/empleados-del-hogar

 

 

-

-

-