Tribuna / José Luis Centella Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1293. 10 de mayo de 2019

- - --

 

 

Tribuna / José Luis Centella

El futuro Gobierno y la ‘carreta tras los bueyes’

EUROPA PRESS

Todo el foco informativo se ha centrado en la disputa entre la presión de Podemos para formar un gobierno de coalición, la reiteración del PSOE de que sea en solitario y el prudente silencio de Izquierda Unida. Poco se ha hablado de propuestas concretas de progreso

Las declaraciones de Pablo Iglesias tras la reunión en La Moncloa con Pedro Sánchez el pasado día 7, cuando señaló que habían acordado la ‘necesidad de ponerse de acuerdo’, aunque puedan parecer de perogrullo o una frase para evadir la respuesta, reflejan bien lo que debe ser el punto de partida de las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos para formar una mayoría parlamentaria que permita configurar un nuevo Gobierno en función de los resultados del 28-A. 

Acordar que PSOE y Unidas Podemos deben llegar a acuerdos refleja lo que piensan los millones de personas que dieron su confianza a estas dos fuerzas políticas para evitar repetir el desenlace de las elecciones andaluzas. Además, y sobre todo, permite situar la cuestión en sus justos términos: primero hay que hablar de propuestas programáticas, acordar qué respuestas dar a las demandas de una mayoría social que celebró la moción de censura de 2018 como un éxito democrático y que reclama políticas económicas en favor de la mayoría social trabajadora, así como recuperar los derechos sociales y las libertades públicas recortadas por los gobiernos del PP. Para el final debe quedar cómo se configura el Gobierno: bien en forma de coalición o con un acuerdo de gobernabilidad, lo que se ha dado en llamar ‘a la portuguesa’.

Desde el primer momento el Ibex-35 se ha posicionado por un Gobierno en solitario del PSOE o con el apoyo de Ciudadanos para evitar cualquier acuerdo con Unidas Podemos, pero no es menos cierto que, desgraciadamente, la dinámica de las últimas fechas nos recuerda aquello de la ‘carreta y los bueyes’. Todo el foco informativo se ha centrado en la disputa entre la presión de Podemos para formar un gobierno de coalición, la reiteración del PSOE de que sea en solitario y el prudente silencio de Izquierda Unida. Poco se ha hablado de las propuestas concretas que satisfagan los anhelos de quienes se movilizaron para frenar a la derecha en las urnas y posibilitar políticas de progreso.

Toca ahora, por tanto, debatir sobre esas propuestas para configurar un acuerdo programático. No se debe olvidar que el acuerdo presupuestario para 2019 supone ya una buena base para empezar la negociación, teniendo en cuenta que habrá que ampliarlo y, sobre todo, concretar detalles y plazos para su ejecución. No deben repetirse los problemas de interpretación de estos meses, cuando el Gobierno reinterpretaba unilateralmente los acuerdos con Unidos Podemos tras la moción de censura. 

También toca dar respuesta a los cuatro pilares que pueden sustentar un acuerdo que se pueda considerar socialmente avanzado. Ahí está un movimiento obrero que necesita recuperar derechos laborales y niveles salariales robados con la excusa de la crisis; un feminismo que necesita un avance en la superación de la sociedad patriarcal y que se confronte con esa derecha reaccionaria que quiere acabar con los logros de años de lucha feminista; un ecologismo político que toma conciencia de la necesidad de frenar la destrucción del planeta por el capitalismo más depredador de la historia y, por último, desarrollar un federalismo que responda a la necesidad de configurar un modelo de Estado para una España claramente plurinacional.

Alcanzado y publicitado este acuerdo programático será mucho más fácil hablar de cómo ejecutarlo, eso sí, siempre que la insistencia del PSOE en plantear un Gobierno en solitario no esconda una intención de gobernar en función de una geometría variable que le permita acuerdos a la izquierda en temas sociales y de derechos ciudadanos, y otros con la derecha liberal en materia económica y en lo relacionado con la Unión Europea. En ese caso el PSOE estaría repitiendo el error que cometió en Andalucía, cuando prefirió gobernar en solitario con el cómodo apoyo de Ciudadanos y abrió las puertas al primer Gobierno de derechas desde 1977.

 

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Colaboradores

-

José García
Abad

.
Miguel Ángel
Aguilar
-
Inmaculada
Sánchez
-
Cristina
Narbona

-

Belén
Hoyo

-

Idoia
Villanueva

-
Sergio
del Campo

-

Carles
Campuzano

-
Cristina
Antoñanzas
-
Elena
Blasco
-
Miguel Ángel
Paniagua

.

Bruno
Estrada

.
José Antonio
Pérez Tapias

-

José Luis
Centella

-
Joan
Navarro
-
José M. Benítez
de Lugo
,
Carlos
Berzosa

.

Graciano
Palomo

,

Julio Rodríguez
López

-
Mauro
Armiño

.

Pere
Navarro

.

Julius
G. Castle

-
Carmen
Calvo
-
Joan
Tardà

-

Ignacio
Aguado

-
Julio Rodríguez
Fernández
-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano

   

Firma

Coordinador de la Asamblea Político y Social de Izquierda Unida y presidente del Partido Comunista de España (PCE), partido del que ha sido secretario general entre 2009 y 2018. Maestro de profesión, fue concejal en el Ayuntamiento de la localidad malagueña de Benalmádena, provincia donde inició su actividad política y por la que fue elegido diputado al Congreso en 1993, 1996 y 2000. En la X Legislatura (2011-2015) volvió a la Cámara Baja como diputado por Sevilla, ocupando la portavocía del Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA-La Izquierda Plural. 

-

-

-