Eonomia / Tema Nuevo Lunes Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1301. 5 de julio de 2019

- - --

Tema de Portada de El Nuevo Lunes / Nuria Díaz

Facebook, Google, Apple o Amazon ya disponen de licencias, tarjetas
de crédito, moneda, millones de clientes y ahora van a por los datos bancarios


Las ‘big tech’ ya se han colado en el coto privado de los bancos

Las grandes empresas tcnológicas llevan tiempo amagando con entrar en el sector financiero. De hecho, desde hace un par de años, Facebook, Amazon, Google o Apple, conocidas como las big tech, han ido obteniendo licencias, poniendo en marcha sistemas de pago y ahora, la de Mark Zuckerberg ha anunciado su propia moneda. Lo que les falta para el asalto total, y según los analistas, en ello andan, es conseguir los datos financieros de sus miles de millones de clientes. Los bancos tradicionales, que han invertido mucho en su digitalización, exigen “una competencia justa”, o sea, que a igual negocio, igual regulación.

Mark Zuckerberg hace tiempo que quiere ser banquero ‘digital’.

El BPI ha advertido de que la incorporación de las ‘big tech’ al sector de los servicios financieros plantea riesgos que podrían crear problemas de estabilidad financiera, libre competencia y protección de datos del consumidor

El dicho es ‘no hay enemigo pequeño’, pero es que en este caso es muy grande. Si en la crisis financiera se hablaba de bancos “too big to fail”, ahora hablamos de entidades que son infinitamente más grandes, como recuerda el ‘The Economist’. Unos datos que pueden parecer anecdóticos pero que dan una idea del tipo de competidor que puede llegar a ser Facebook: la compañía de Mark Zuckerberg vale en Bolsa 546.000 millones de dólares; la mitad de la población del mundo utiliza alguna de las plataformas de redes sociales de Facebook (Facebook, Messenger, Whatsapp, Instagram) y la compañía tiene aproximadamente el mismo tamaño que todo el Ibex-35. Es más, si abrimos el objetivo y hablamos de las denominadas ‘las 4 GAFAs’ (Google, Amazon, Facebook y Apple) las cifra nos indican que son más grandes que todos los bancos de Europa.

Saltan las alarmas

De ahí que cuando hace solo unos días Facebook anunció su intención de lanzar su propia criptomenda, la ‘libra’, respaldada por algunas de las grandes corporaciones financieras mundiales, como Visa y Mastercard, saltaron todas las alarmas.

El comité sobre temas bancarios en el Senado de EEUU ha reclamado la presencia de Mark Zuckerberg para que explique el proyecto. “Facebook es demasiado grande y demasiado poderoso» para pilotar un proyecto así, ha dicho el senador Sherrod Brown.  “Libra tiene potencial para amenazar el negocio de las entidades bancarias” señalaron inmediatamente en sendos informes Moody`s y S&P Global. “Tiene unas implicaciones potencialmente sistémicas tan serias que supervisores, bancos centrales y entidades de crédito tendremos que evaluar sus posibles consecuencias”, advertía la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado. En el mismo sentido se ha expresado el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, que ha asegurado que si la red social tiene éxito con esta iniciativa será algo sistémico, ya que tiene más de 2.000 millones de usuarios y tendrá que estar sujeto a los estándares más altos de regulación”. El Banco de Pagos Internacionales (BPI) ha advertido  de que la incorporación de grandes tecnológicas al sector de los servicios financieros plantea riesgos estructurales que podrían crear problemas de estabilidad financiera, libre competencia y protección de datos del consumidor.

Algunos analistas han advertido incluso que, una vez con la moneda en marcha, una caída de su paridad por cualquier crisis puede generar unas pérdidas tan grandes al sistema que muchos países no podrían incluso afrontarlo con sus propias finanzas.

Aunque los bancos no quieren mostrarse nervioso, lo cierto es que llevan tiempo viendo avanzar al ‘enemigo’. En 2014, la presidenta del Santander, Ana Botín, concedió a Financial Times su primera entrevista a la prensa como presidenta del Banco Santander. En ella esbozó sus ideas sobre el negocio bancario. El servicio al cliente, la tecnología, la atención al accionista, la competencia... Y aquí habló de los “big four”, o  “los cuatro grandes”, refiriéndose a Google, Apple, Facebook y Amazon: no son sólo los bancos nuestros competidores, decía, “sino estas cuatro grandes empresas tecnológicas que valen más que nosotros, tienen más liquidez y están expuestas a una menor regulación. Los bancos necesitan transformar sus desventajas en ventajas frente a los grupos tecnológicos”. Ahora el temor que parecía lejano, se ve mucho más real.

Y es que, como señalan los analistas, estas empresas se han ido colando en el coto privado de los bancos tradicionales poco a poco y ahora el enemigo ya está en casa.

Ya estan aquí

El 30 de diciembre de 2016 Facebook ya figuraba en el Registro Oficial de entidades del Banco de España. Desde ese momento la compañía ya podía operar en España como entidad de dinero electrónico, lo que permitía a los usuarios de la red social realizar envíos de dinero persona a persona a través de Facebook Messenger, tal y como ya sucedía en Estados Unidos. Un año antes, la compañía ya había anunciado la puesta en marcha de un servicio para enviar y recibir dinero entre dos personas a través de Messenger.

Por su parte, Google obtuvo en enero el permiso a partir de un banco lituano para operar como entidad de dinero electrónico en la totalidad del Espacio Económico Europeo. Esto significa que, además de emitir y canjear capital electrónico, puede proporcionar servicios de pago. Se sumaba así Facebook y también a Amazon, con licencia en Luxemburgo. Amazon tiene desde 2017, año en el que se unió a J.P. Morgan Chase & Co, una Visa Signature de Amazon Prime Rewards, exclusiva para los miembros Prime y en 2018, según adelantó The Wall Street Journal, la multinacional estaba en conversaciones con grandes bancos estadounidenses para elaborar un producto similar a una cuenta corriente.

El pasado 25 de marzo, Apple presentó su propia tarjeta de crédito. La llamada Apple Card es el resultado de la asociación de la compañía de la manzana con el banco estadounidense Goldman Sachs, que permitirá a los usuarios una nueva opción de pago. Aunque de primeras se pondrá en marcha sólo en Estados Unidos, Apple no cierra la puerta a que su nueva tarjeta, un complemento a la plataforma de pagos Apple Pay, llegue a otros países.

Hace unas semanas, Orange Bank daba un paso más para avanzar en su objetivo de competir en el sistema financiero españo. El negocio bancario de la operadora de telecomunicaciones, que ya cuenta con licencia de las autoridades francesas, ha sido dado de alta en el registro del Banco de España, por lo que ya puede dar servicio a través de una sucursal. La entidad podrá captar depósitos, emitir tarjetas o conceder préstamos. Una opción a medio camino entre la banca tradicional y las denominadas fintech.

La regulación

“Supone un importante desafío para las autoridades que ya han mostrado su cautela y preocupación sobre su implementación. Para los bancos la competencia, en este caso en pagos digitales, siempre es positiva. Pero debe ser bajo las mismas condiciones tanto regulatorias como de supervisión, enfocadas en la protección del cliente, la estabilidad financiera y una competencia justa”, señala José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la AEB.

Para Fernando Rojas, analista de AFI, “es difícil anticipar si el impacto para los bancos será grande ya que, hasta ahora, las criptomonedas se han utilizado más como activo especulativo que para uso En este sentido, al estar referenciado al dólar, además de estar respaldada por una cesta de activos subyacentes, le da "más seguridad intrínseca", además de que Libra puede intentar competir con las divisas mundiales, sobre todo porque Facebook posee más de 2.000 millones de usuarios en todo el mundo, por lo que el grado de integración puede llegar a ser muy importante.

El tema principal es aquí es el papel que pueden jugar o no los bancos centrales, sobre todo si el uso de Libra se generaliza en el público”. Fuentes del sector señalan que otro ámbito que se tiene que tener en cuenta es el de la protección de los consumidores y la privacidad de datos. “No hay más que recordar los conflictos vividos por Facebook en este ámbito”, concluyen.

Quien tiene los datos tiene el poder

¿Cuál será el nuevo paso después de la Libra de Facebook?. Los analistas lo tienen claro: los datos.

El pasado 13 de enero entró en vigor la directiva 2015/2366, más conocida por el acrónimo PSD2, que dicta que los bancos deben abrir sus centros de datos y compartir la información de sus clientes con los terceros que tengan el consentimiento de los usuarios. Los facebook y los amazon, se frotan las manos. Porque, coinciden odos los analistas, los datos son el maná de cualquier negocio y más los digitales. Una empresa como Facebook con más de 2.000 millones de usuarios, si además tuviera sus datos bancarios, ¿qué podria hacer?.
Los bancos no han estado parados ante este amenaza aunque no faltan analistas que opinan que es demasiado grande.

Un estudio de AFI señala que “la banca tradicional se enfrenta a un entorno marcado por una regulación creciente y la revolución digital”. “En la acutalidad, continúa, las grndes entidades fnancieras están haciendo importantes inversiones en explorar el blockchain, y desaroolando iniciatvas como la Enterprise Ethereum Allinace (EEA), una plataforma de blockchain desarrollada con código abierto y en la que participan Santander y BBVA , entre otros. También han puesto en marcha la criptodivisa ‘Ripple’, con el objetivo de facilitar las transacciones financieras globales.

-

-

-