Entrevista a Eduardo Soutullo, Compositor Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1302. 12 de julio de 2019

- - --

Entrevista / Juana Vera (Santiago de Compostela)

Eduardo Soutullo, compositor

"No podría prescindir del silencio”

“En el ámbito musical español no deberíamos seguir tirando piedras sobre nuestro propio tejado. Aquí ningún compositor vive de su oficio”

Eduardo Soutullo, Compositor

“La obra ‘Romance de lobos’ de Valle-Inclán reúne todos los ingredientes de la España negra y de la Galicia rural de finales del siglo XIX”

Eduardo Soutullo (Vigo, 1968), compositor cuyas obras han sido interpretadas desde Rusia a China, pasando por Estados Unidos, Suecia o Croacia, entre otros países, y que acumula numerosos premios internacionales, acaba de estrenar en Santiago de Compostela una Suite Sinfónica de Romance de Lobos, ópera inspirada en la obra de Don Ramón del Valle-Inclán, que aún no ha podido dar a conocer en nuestro país. “Estrenarla en su versión escénica sigue siendo uno de mis proyectos”, detalla el músico y añade: “En España no deberíamos seguir tirando piedras sobre nuestro propio tejado”. Acerca de la educación musical en nuestro país reflexiona: “En los Estados Unidos, por ejemplo, hay numerosas orquestas universitarias, algo que aquí apenas existe”. Sobre la situación económica de los compositores en España subraya: “Aquí ningún compositor vive de su oficio, tiene que compaginarlo con otras dedicaciones como la docencia”.

¿De qué no podría prescindir para sentir inspiración?
Del silencio. Lo explicaba muy bien el poeta Carlos Orzoza, quien un día, mientras tomaba café con él, me dijo: “Sólo del mar del silencio puede emerger la música o la voz del poeta”

¿Por qué eligió Romance de Lobos de Don Ramón del Valle-Inclán para crear su ópera, qué le cautivó esta obra?
Escénicamente y por su dramaturgia es una de las grandes joyas del teatro de este país. Hasta ahora no se le había puesto música y para un compositor era un plato muy apetecible. Reúne, además, todos los ingredientes de la España negra y, sobre todo, de la Galicia rural de finales del siglo XIX. No sólo aparece la Santa Compaña, sino también un coro de brujas. En ella todo gira alrededor de la muerte.

¿Cómo fue el proceso de composición de Romance de lobos?
Arturo Reverter escribió la adaptación del texto, es decir, el libreto, que en esencia supuso la reducción de algunos aspectos de la trama y del número de personajes, que se quedó en diez. Hay que aclarar que para el estreno de la ópera, en versión de concierto (sin escenificación), estos diez personajes pueden ser interpretados por tan sólo cuatro cantantes (dos barítonos, una soprano y un tenor).

Una Suite Sinfónica de esta ópera se ha estrenado, recientemente, en Santiago de Compostela. ¿Le está costando mucho dar a conocer esta ópera en su versión escénica?
Lo que se ha estrenado en Santiago de Compostela es una selección de unos veinte minutos en versión sinfónica, sin cantantes ni escenificación. Terminé la ópera hace años y a fecha de hoy sigue sin haber posibilidad de estrenarla completa y con escenificación, a pesar de que todas las orquestas profesionales y de que los principales teatros de este país ya han recibido la partitura. Tras el estreno de la Suite Sinfónica en Santiago de Compostela, apareció una crítica en el diario ‘El País’ que alude a todo esto y en la que se lee: “El fuerte carácter escénico de la suite despierta el deseo de gozar de la obra completa a quienes la viven como necesidad cultural. Ojalá que sea pronto”. También aparecieron críticas positivas en otros diarios.

¿Por qué es tan difícil estrenar una buena ópera en España y cuáles son los pasos que hay que seguir en el caso de Romance de Lobos?
Mi ópera, de una hora de duración, tan sólo necesita una orquesta, sostenida con dinero público, que incluya su estreno en su programación anual de conciertos. En segundo lugar requiere la contratación de cantantes solistas, un total de cuatro. No es mucho pero parece que ninguna orquesta pública está dispuesta a interpretar obras de más de quince minutos, con lo cual, lo único que estas orquestas parecen ofrecer es el estreno de una selección de la ópera: una suite sinfónica para orquesta (sin cantantes, ni texto...), como ha sido el caso de dos óperas gallegas recientes: Suite Sinfónica de la Ópera La Tribuna, basada en la obra de Doña Emilia Pardo Bazán, ópera compuesta por Gabriel Bussi, y la Suite Sinfónica Número 1 de Romance de Lobos. Ante esta situación me pregunto cuáles son las obligaciones de las orquestas españolas sostenidas con dinero público y por qué es más fácil para un compositor español estrenar con una orquesta sinfónica de Estados Unidos o de Croacia que con una orquesta pública de su propia tierra, donde el compositor paga sus impuestos.

¿Podría relatarnos los avatares que ha sufrido hasta la fecha para poder estrenar Romance de lobos en versión escénica?
El primer intento fue con una Asociación de Amigos de la Ópera, asociación sostenida con dinero público, cuyos responsables me propusieron un contrato para quedarse con la exclusiva del estreno a cambio de que, cito textualmente: “El compositor no tenga ni voz ni voto en la contratación de los cantantes”, aunque éstos no sean capaces de cantar ninguna ópera de repertorio del siglo XX.  El segundo intento fue en el Teatro de la Zarzuela, quien propuso presuntamente al compositor que modificara la partitura trabajando durante la semana de ensayos..., y sin contrato. Tras enviar la partitura al Teatro de la Zarzuela, el teatro respondió, el 10 de marzo del año 2018 lo siguiente: “El compositor deberá atender también a todas las modificaciones que se puedan ir presentando sobre la marcha de los ensayos musicales” Les respondí lo que sigue en una carta publicada en periódicos españoles: “Los responsables del Teatro de la Zarzuela demuestran un desconocimiento profundo de lo que es el proceso de composición de una ópera, una ópera no es música de cine...”

¿Qué está pasando para que sucedan hechos tan graves?
Vivimos en una época en la que parece que todo vale, si se permite por ejemplo que a la Carmen de G. Bizet se le pueda cambiar el final sin ningún tipo de escrúpulos. Estamos igual que hace 40 años. Esta es una declaración, del año 1979, del compositor Pablo Sorozábal cuando el Teatro de la Zarzuela suprimió el estreno de su ópera Don José: “El Teatro de la Zarzuela es esta temporada un horrible desbarajuste (...) Todo se solucionaría poniendo en los puestos dirigentes a personas competentes, a personas que sepan música”. Esta declaración puede leerse en la autobiografía de este compositor titulada Mi vida y mi obra y publicada por Fundación Banco Exterior, en 1986.

¿Se puede vivir de la composición musical  en España?
En España ningún compositor vive exclusivamente de su oficio de compositor, sino que lo compagina con otras dedicaciones como la docencia.

En Estados Unidos ha sido premiada su obra, la conocen y la aprecian. ¿Cuáles son las diferencias entre España y Estados Unidos, en lo que se refiere a la educación musical?
Una de las diferencias es la cantidad de orquestas sinfónicas universitarias que hay allí. Por otro lado, también hay diferencias importantes en lo que a la organización de instituciones culturales se refiere. La diferencia esencial, en este sentido, es el modo de financiación que allí es en su mayor parte privada y aquí es pública.

¿Qué deberíamos corregir en España en este sentido?
El no seguir tirando piedras sobre nuestro propio tejado.

¿Cómo vive usted la relación entre la literatura y la música, y entre la pintura y la música?
Cualquier obra de arte no musical puede inspirar o ser el origen de una obra musical. Una nueva composición nace o se desarrolla a partir de la naturaleza del propio encargo. Por ejemplo, las condiciones que exigen las normas de un concurso de composición, como fue el que convocó la Orquesta Sinfónica de la Radiotelevisión de Croacia, en el que obtuve el Primer Premio. Otro ejemplo podría ser mi música para la obra de teatro El viajero, del director Marco Magoa. La inspiración o punto de partida puede proceder también del cine, es el caso de mi obra That screm calles silence (Piano Concerto), que quedó finalista del Premio Reina Sofía 2008. Esta obra alude a la frase con la que comienza la película El enigma de Kaspar Hause, del director Werner Herzog.

¿Qué necesista usted para componer?
Un piano, lápiz y mucho papel. En mi caso la informática solo sirve para la etapa final, con la obra terminada en papel. Para pasarla a  limpio.

¿Podría, por favor, elegir tres de sus obras más amadas?
Cuando le preguntaban eso al cineasta vigués Chano Piñeiro respondía: “Las obras de uno son como los hijos, a cada uno se le quiere de manera diferente”.

¿Cuáles han sido sus maestras y sus maestros?
Muchos. Tengo que precisar que nunca estuve mucho tiempo bajo la tutela y enseñanza de un maestro, sino que acudí a las clases de aquellos que me interesaban y durante periodos de tiempo que nunca llegaron al año. Con los que más tiempo he estado han sido David del Puerto y José Luis de Delás. Por otro lado, durante mi etapa de alumno en el Conservatorio, asistí a las clases de Joan Trillo. Y esporádicamente he asistido a las de Isabelle Duha en el Conservatorio D,Issy les Molineaux de París, a las de Richard Steinitz en la Huddersfield University y a las de Cristobal Halffter y Tomás Marco en Villafranca del Bierzo. También he asistido a clases de Enrique X. Macías, quien llegó a ser el compositor gallego más internacional.

¿Que compositoras y compositores le han inspirado más y por qué?
Debussy, Ravel, Stravinsky, Messiaen, Takemistsu. Hay muchos más. Los sigo escuchando tan a menudo como hace décadas.

Usted vive en Vigo. ¿Qué le atrae y le inspira de su ciudad?
Sobran las palabras. Vigo tiene un entorno natural maravilloso. Es uno de los lugares mejores para vivir y trabajar. He vivido temporadas, durante los últimos 15 años, en San Petersburgo, Varsovia, Estocolmo o Hong Kong, lugares en donde se han estrenado mis obras, pero Vigo sigue entusiasmándome.

¿Cuáles son sus proyectos?
El próximo otoño se estrenará una obra mía para quinteto, obra que me ha encargado la Orquesta de Cámara del Auditorio de Zaragoza. Se estrenará en esta ciudad y en los Teatros del Canal de Madrid, en Bilbao, Valencia y Logroño. Por otro lado, he recibido el encargo de la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas (AEOS), y de la Fundación Autor para componer una obra que será estrenada por la Orquesta Sinfónica de Galicia, en la temporada 2020-2021. Pero mi gran proyecto es intentar que se estrene, en versión escénica, mi ópera Romance de lobos.

 

 

 

-

-

-