Destacado Económico de El Siglo de Europa Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1302. 12 de julio de 2019

- - --

Destacado Económico / G. N. L.

El BCE podría intervenir si la Audiencia Nacional imputa a directivos del BBVA de más alto nivel, mientras Albella declara que está tardando demasiado en la investigación interna y se acerca la posibilidad de que se condene al banco como persona jurídica

El sillón de Carlos Torres se tambalea

Carlos Torres presidente del BBVAEUROPA PRESS

El escándalo FG/Villarejo empieza a afectar a la continuidad del actual presidente del BBVA. A Carlos Torres se le nota demasiado su táctica de arrastrar los pies en este asunto muy complicado para gestionar por él, de quien recibió la vara de mando y que cometió el error de afirmar que creía en su inocencia

La suerte de Torres depende fundamentalmente de las investigaciones del juez García Castellón y, de forma inmediata, del nivel jerárquico de los directivos del BBVA que está imputando el magistrado

Parece que el BCE ha decidido no adoptar ninguna medida en relación con ninguno de ellos puesto que los imputados hasta ahora por el juez están situados justo un poquito por debajo de la categoría exigida para que el supervisor intervenga, que puede hacerlo hasta el máximo nivel del banco que ostenta Carlos Torres

El escándalo FG/Villarejo empieza a afectar a la continuidad del actual presidente del BBVA. A Carlos Torres se le nota demasiado su táctica de arrastrar los pies en este asunto muy complicado para gestionar por él, de quien recibió la vara de mando y que cometió el error de afirmar que creía en su inocencia.  

Lo notamos todos, incluido el presidente de la CNMV, Sebastián Albella, quien, preguntado por Carlos Segovia y María Hernández en una entrevista para el diario ‘El Mundo’ si no se le hacía larga la investigación interna del BBVA y si no sería bueno para el sector que el banco la hiciera pública cuanto antes, respondió: “Sí, se me hace larga la investigación interna. Comparto la idea de que el BBVA está tardando demasiado, francamente. Cuanto antes se despejen incógnitas que pueden afectar a la reputación de una entidad cotizada tan importante como el BBVA, mejor”.
La suerte de Torres depende fundamentalmente de las investigaciones del juez García Castellón y, de forma inmediata, del nivel jerárquico de los directivos del BBVA que está imputando el magistrado.

El BCE, según señalaba el diario ‘Expansión’, ha mostrado al banco su descontento con la situación y le ha urgido a tomar las medidas necesarias para evitar un potencial riesgo reputacional. Este periódico, invocando  “fuentes financieras” que no identifica, asegura que el banco ha remitido al supervisor toda la información solicitada y que ha resuelto todas las dudas planteadas.

García_Castellón

Lo peor para el futuro de Torres es que finalmente la Audiencia Nacional condenara no sólo a directivos del BBVA, sino también a la propia entidad como persona jurídica, tal como pedía Podemos. Hasta el año 2015 no se podía condenar a una empresa pero a partir de la reforma del Código Penal que se promulgó dicho año sí es posible

En su célebre artículo 31 bis el Código reformado establece como condición para condenar a una persona jurídica aquellos delitos que han sido cometidos por quienes ostentan en el marco de la persona jurídica facultades de control, organización o decisión en la empresa, tales como administradores, responsables legales o altos directivos. Siempre y cuando actúen en nombre o por cuenta de la entidad

Junto a este delito de comisión se establece el de omisión por vigilancia inadecuada. Es decir, “cuando el delito es cometido por cualquier empleado de la entidad sin especiales facultades de decisión o control en la empresa debido a la inexistencia de mecanismos de vigilancia que hayan permitido detectar la actividad delictiva”

Un pelín por debajo de la responsabilidad
Parece que el supervisor ha decidido no adoptar ninguna medida en relación con ninguno de ellos puesto que los imputados hasta ahora por el juez están situados justo un poquito por debajo de la categoría exigida para que el BCE intervenga, que puede hacerlo hasta el máximo nivel del banco que ostenta Carlos Torres.

Los cinco directivos de los nueve imputados que siguen en activo son: Ignacio Pérez Caballero, director de Red de Banca Comercial en BBVA España; Javier Malagón Navas, responsable de Control y Finanzas; Inés Díaz Ochagavía, directora de Seguridad Corporativa; y Nazario Campo Campuzano, jefe de equipo de Seguridad.


Parece que Cano estaba al corriente
Hasta ahora el investigado de mayor relevancia ha sido Ángel Cano, que fue CEO desde 2009 a 2015, años después de los espionajes realizados a políticos, empresarios y periodistas para salvar la poltrona de FG de los intentos de control de la entidad por parte de Sacyr.

El BCE hila muy fino pues Ángel Cano sí era directivo del BBVA cuando en 2004 y 2005 se produjeron los hechos que hoy se investigan. Era jefe de Recursos Humanos, Seguridad y Tecnología, de quien dependía Julio Corrochano, el jefe de Seguridad que controló la actuación del excomisario Villarejo.

Se supone que Cano estaba al corriente del sucio trabajo de Corrochano y Villarejo, dos excomisarios de policía. Así lo revela ‘Moncloa.Com’, que fue quien lanzó, junto con ‘El Confidencial’, las revelaciones iniciales al transcribir una conversación entre ambos: “Ángel [Cano], mi director, lo ve así también”, le dijo en una ocasión el jefe de Seguridad del banco [entre 2002 y 2018], Julio Corrochano, a Villarejo, mientras analizaban la forma de realizar los informes”.
Es también en esa conversación –revela ‘Moncloa.Com’– en la que Julio Corrochano destapa que el presidente del banco, Francisco González, estaría presuntamente al corriente de los trabajos de Villarejo. El jefe de Seguridad del banco le pide que le diera un avance de sus trabajos “para ir a ver a mi jefe”. Pero también, sobre todo, para cuando me llame, porque me llama cada diez o quince días el ‘presi’… Tener yo las tres o cuatro historias y dárselas”.


¿Y si la Audiencia condena al BBVA como persona jurídica?
Lo peor para el futuro de Torres es que finalmente la Audiencia Nacional condenara no sólo a directivos del BBVA, sino también a la propia entidad como persona jurídica, tal como pedía Podemos. Hasta el año 2015 no se podía condenar a una empresa pero, a partir de la reforma del Código Penal que se promulgó dicho año, sí es posible.
En su célebre artículo 31 bis el Código reformado establece como condición para condenar a una persona jurídica aquellos delitos que han sido cometidos por quienes ostentan en el marco de la persona jurídica facultades de control, organización o decisión en la empresa, tales como administradores, responsables legales o altos directivos. Siempre y cuando actúen en nombre o por cuenta de la entidad.

Uno de los hechos que influyen en la condena de una persona jurídica es que ésta pague la defensa de los imputados, que es en lo que está incurriendo el banco. También influirá al respecto que Francisco González siga generando importantes gastos a costa de la entidad, entre ellos el coste de cuatro coches de gran cilindrada, tres para su uso y otro más para su esposa, así como el pago de 16 escoltas, tal como ha señalado ‘El País’ en un interesante reportaje fotográfico firmado por Uly Martín Francisco González

Junto a este delito de comisión se establece el de omisión por vigilancia inadecuada. Es decir, “cuando el delito es cometido por cualquier empleado de la entidad sin especiales facultades de decisión o control en la empresa debido a la inexistencia de mecanismos de vigilancia que hayan permitido detectar la actividad delictiva”.
Obviamente, los miembros del Consejo de Administración, el máximo órgano de control, asumen responsabilidades al respecto.

Para dejar las cosas claras, la Fiscalía General del Estado emitió una circular, la 1/2016 de 22 de enero en las que se fijaban normas severas para establecer los mecanismos adecuados para evitar riesgos penales y se atribuye a la entidad la carga de la prueba. La acusación no debe probar la falta de eficacia de los programas de prevención de delitos, sino que es la propia empresa la que deberá acreditar su eficacia para que pueda quedar exenta de responsabilidad. La acusación sólo deberá probar la conducta delictiva de los dirigentes de la empresa o el incumplimiento grave de sus deberes de supervisión, vigilancia y control sobre los subordinados que han podido cometer el delito. La existencia de programas de control – señala el bufete Uria-Menéndez– constituirán una referencia para medir las obligaciones de los dirigentes de la empresa que pudieron ser incumplidas. 

Un mal indicio: que el banco pague la defensa de los imputados
Uno de los hechos que influyen en la condena de una persona jurídica es que ésta pague la defensa de los imputados, que es en lo que está incurriendo el banco. También influirá al respecto que Francisco González siga generando importantes gastos a costa de la entidad, entre ellos el coste de cuatro coches de gran cilindrada, tres para su uso y otro más para su esposa, así como el pago de 16 escoltas, tal como ha señalado ‘El País’ en un interesante reportaje fotográfico firmado por Uly Martín.

Albella Sebastián Albella, preguntado por Carlos Segovia y María Hernández en una entrevista para el diario ‘El Mundo’, si no se le hacía larga la investigación interna del BBVA y si no sería bueno para el sector que el banco la hiciera pública cuanto antes, respondió: “Sí, se me hace larga la investigación interna. Comparto la idea de que el BBVA está tardando demasiado, francamente. Cuanto antes se despejen incógnitas que pueden afectar a la reputación de una entidad cotizada tan importante como el BBVA, mejor”


Se puede ver en estas fotos como FG baja del BMW blindado, propiedad del BBVA, protegido por uno de sus escoltas y cómo llega en el BMW a su despacho particular en el centro de Madrid, el pasado 18 de junio. La última foto muestra en primer plano el BMW y, detrás, el coche de escolta, un Volkswagen Passat azul. Antes de la llegada de González, un tercer vehículo de la escolta inspecciona la zona.

Habrá que ver si Torres aplica el reglamento a FG
Por otra parte, está por ver si Carlos Torres aplicará el reglamento a Francisco González y a buena parte de su cúpula sobre retribuciones variables desde el ejercicio 2016, según cuenta José Luis Marco en ‘Capital Madrid’. Sostiene Marco que tales retribuciones podrían esfumarse, pues en el informe anual de remuneraciones del grupo se incluyeron de reducción (‘malus’) y de recuperación de la retribución ya satisfecha (‘clawback’) en algunos supuestos que podrían confirmarse con la causa judicial abierta.

Se especifican como ‘malus’ las conductas irregulares, fraude o incumplimientos graves del Código de Conducta; sanciones regulatorias o condenas judiciales por hechos que pudieran ser imputables a una unidad concreta o al personal responsable de aquéllos, etc.

Eulogio López titula en el digital ‘Hispanidad’ que el BCE y el Banco de España proponen sustituir al presidente Carlos Torres por Jaime Caruana y subtitula: “Luis de Guindos y Hernández de Cos plantean un ultimátum a Torres para que colabore contra FG… Pero saben que no pueden hacerlo”. Y explica Eulogio que Carlos Torres no puede, aunque quiera, liquidar a FG, quien dejó todo atado y bien atado.







-

-

-