Nº 608 - 21de junio de 2004
Hemeroteca
Esta semana
Lista Tribuna

Mierda y plagio


Cuenta María Avia en su libro de memorias De puertas adentro editado por Taurus el encuentro con Salvador Dalí en Nueva York de un grupo de pintores pastoreados por Juana Mordó a la altura de 1963. Dice que la conversación, inteligentísima, giró casi toda en torno a la pintura. Que Dalí conocía lo que algunos pintores jóvenes estaban haciendo en España. Que Juana le habló de un extraordinario pintor figurativo muy joven, Antonio López...

Enseguida María Avia relata que la conversación continuó sobre lo que se hacía en arte en el resto del mundo. Y que a Dalí lo que más le había interesado en los últimos tiempos era la original obra de un pintor de Verona llamado Manzoni.

-¿Que hace?, preguntaron los recién llegados.

-Mierda, respondió Dalí. Y ante su extrañeza se explicó un poco más: Sí, este señor hace mierda, su propia mierda, que clasifica por fechas y expone en cajitas de cristal.

-¿Yel olor?, objetaron los venidos de España.

-No, no huele porque las cajas están herméticamente cerradas, atajó el genio de Figueres.

-Se podrían hacer interesantes exposiciones colectivas con la misma materia, propuso el pintor Lucio Muñoz

-¡No, eso no! ¡jamás! No hay más mierda que la del veronés, todas las demás son plagio.

Aquí y ahora en el área de los medios de comunicación del ruedo ibérico pasa un poco lo mismo, que lo que parece más interesante y desde luego lo mejor pagado, en un mercado erigido como ley suprema es precisamente la mierda. Mierda clasificada por fechas y expuesta, emitida o envuelta en cajitas de cristal. Mierda ¡nodora porque se presenta a suficiente distancia. Pero frente a tantos intrusos que pretenderían también acogerse para figurar en primea línea a la fórmula colectiva propuesta por Lucio en Nueva York utilizando la misma materia, conviene estar alerta para distinguir la mierda auténtica de¡ veronés [ya entienden ustedes], porque todas las demás son plagio.

Claro que hay también proyectos de regeneración como los debatidos en las III Jornadas de Periodismo dedicadas a la televisión en el sistema audiovisual español. Allí, por iniciativa de la Asociación de Periodistas Europeos, presentó las líneas maestras de sus propósitos la directora general de RTVE, Carmen Caffarel, y acercó la admirada realidad de la BBC su director general de política editorial, Stephen Whittie. Luego se enzarzaron algunos protagonistas como Fernando López Amor, ex director general del Ente; Carmen Alborch, ex presidenta de la Comisión de Control del Congreso de los Diputados; Victoria Camps, miembro del grupo de expertos; José Vicente Villaescusa, presidente de la FORTA donde se agrupan todas las cadenas autonómicas; Jorge del Corral, secretario general de UTECA, que reúne a las cadenas privadas; Fran Llorente, director de los informativos de TVE; Fernando Vallespín, presidente del CIS; Alberto Velasco, de la Asociación Española de Anunciantes; José Vidal Beneyto, que es la sociedad civil en persona, y Fernando Trueba, director de cine, los moderaba Francisco Giménez-Alemán, pero ni por ésas.

Sólo al final, en la clausura, la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, dejó en claro el compromiso de aceptar las propuestas del grupo de expertos y de renunciar a cualquier instrumentalización de RTVE. ¿Han calculado que una de las pruebas de una RTVE independiente será la de su inevitable entrada en conflicto con el Gobierno de turno? Ojalá sea por causas distintas de la pérdida de la condición funcionarial donde siempre se han centrado los temores que movilizan a la plantilla hasta la huelga final.

Hemeroteca
Esta semana
Lista Tribuna