Números anteriores Esta semana
Nº 864 - 18/1/2010

Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del PP


"ZAPATERO HA CONTEMPLADO LA CRISIS PETRIFICADO"

Apenas ha arrancado 2010 y el Partido Popular ya ha empezado a trabajar para"intentar conseguir un cambio de Gobierno en España lo antes posible". Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del PP, niega que las propuestas de su formación para remontar la crisis, detalladas en la Junta Directiva Nacional de la pasada semana, sean antisociales. Asegura que "lo verdaderamente social es
crear empleo", por eso "hay que ponérselo fácil a los empresarios" para que puedan contratar a más personas con menos coste con medidas como la rebaja de las cotizaciones a la Seguridad Social.

Por Virginia Miranda

Despidieron 2009 siendo favoritos en las encuestas y han saludado 2010 en las mismas condiciones. ¿Qué ha pesado más, la labor de oposición del PP o la desconfianza que, según los sondeos, genera el Gobierno?
—Una suma de las dos cosas. Cuando se produce un vuelco electoral, como el que previsiblemente va a ocurrir en las próximas elecciones generales, es la suma de la frustración que provoca el Gobierno y de la ilusión que es capaz de producir la oposición.

—2009 también fue un año de éxitos electorales para el PR ¿Aguantarán el ritmo? ¿Son optimistas con las posibilidades de repetir la experiencia del País Vasco en Cataluña?
—Somos muy optimistas en Cataluña. Por supuesto aspiramos a gobernar. Y en todo caso, sabemos que seremos un partido decisivo. Realmente somos el único partido nuevo en Cataluña, el único que nunca ha gobernado. Y dada su situación económica, allí hacen falta partidos nuevos. Desde que entró en vigor el nuevo Estatuto se ha incrementado el paro en Cataluña en un 125 por ciento. Eso quiere decir que los políticos que gobiernan Cataluña han estado muy preocupados por la cuestión identitaria y muy poco preocupados por crear puestos de trabajo.

—Parece que la sentencia del Constitucional sobre el Estatut se conocerá pronto. Si es adversa, el president Montilla ha reclamado una respuesta unitaria en Cataluña. ¿Cómo valora este llamamiento?
—Los tribunales constitucionales, como los árbitros en fútbol, están para aceptar sus decisiones cuando nos benefician y cuando no. Y lo que no se puede, ni se debe, es respetar al Constitucional cuando sus sentencias nos gustan o favorecen a nuestros argumentos, y dejar de respetarlas cuando nos disgustan o no nos favorecen. Porque eso es simplemente no respetar la Constitución. El problema es siempre si las leyes son constitucionales. Y Montilla quiere que lo veamos como si el problema fuera si la Constitución es estatutaria.

—A quien no le ha ido tan bien es a la economía española. Y culpan de ello a Zapatero. ¿Cuál es el mayor reproche que le hacen al presidente del Gobierno?
—Su falta de actividad. Su parálisis. Su petrificación. El presidente ha contemplado la crisis petrificado como el timonel que, al llegar los acantilados, es incapaz de dar un giro. Nosotros quisiéramos que Zapatero hubiera hecho algo frente a la crisis, y que hubiera acertado o que se hubiera equivocado. Pero que se le hubiera visto hacer algo. Lo malo es que hemos visto cómo contemplaba impasible la situación de ruina en la que han entrado muchas familias españolas.

—En la Junta Directiva Nacional de la pasada semana, Rajoy quiso desmontar topicazos. Uno de ellos, que la oposición no tiene alternativa. Sí la tiene y habló de ella.
—Sí, la oposición tiene alternativa, que es el programa político con el que se presentó a las elecciones. Y lo que tiene que hacer es ir actualizándola. Nosotros, durante todo este tiempo, hemos ofrecido una política económica distinta.

—Las declaraciones de Rajoy sobre su política económica han generado debate. Sobre la bajada de dos puntos de la cotización de los empresarios a la Seguridad Social, el PSOE ha dicho que sólo un punto representa 3.500 millones de euros menos y eso repercute en las pensiones.
—Nosotros somos partidarios de facilitar la contratación. Y para facilitar la contratación en estos momentos tan difíciles hay que ponérselo fácil a los empresarios. Hay que permitir que puedan contratar más personas con menos coste. Es evidente que, al bajar las cotizaciones, se reduce la recaudación de la Seguridad Social, pero si en paralelo se incrementa el número de contratos de trabajo, se cubre esa bajada en las cotizaciones. El problema es si queremos hacer algo para que crezca el empleo o nos conformamos con la actual situación de paro. Y nosotros no nos conformamos con la España económica que tenemos en este momento.

—Rajoy también ha hablado de la posibilidad de una indemnización menor por despido. Y el PSOE e IU les han colgado el sambenito de antisociales. ¿Qué responden a eso?
—En España, el 30 por ciento de los trabajadores no tienen derecho a indemnización por despido. O, en todo caso, tienen derecho a una indemnización que llega hasta los ocho días. La dualidad de contratos de trabajo hace que muchas personas se encuentren en una situación clara de inferioridad laboral. Nosotros pensamos que los españoles, hoy por hoy, lo que están deseando es estabilidad. Contratos de trabajo estables permiten pedir hipotecas, hacer planes sobre la vida privada. Contratos basura o contratos que no son permanentes no conducen a ningún sitio. Lo verdaderamente social es crear empleo. El primer derecho de los trabajadores es tener trabajo.

—¿Cómo se presenta la presidencia española de la UE? A Zapatero ya le han dicho que ha empezado con mal pie.
—Zapatero debería ser un poco más prudente como presidente de la UE. Pero nosotros le pedimos una sola cosa: que no se olvide de los españoles. Que ahora que va a viajar mucho por el mundo, que va a ver a personajes muy importantes y se va a hacer fotos llenas de glamour, que no se olvide que las españolas y los españoles están detrás, que lo estamos pasando muy mal y que necesitamos que dedique algunas horas al día a ser presidente del Gobierno de España.

—A Zapatero también le van a pedir cuentas por Afganistán y al ministro del Interior y al fiscal General del Estado, por el caso Faisán. ¿Qué respuesta esperan?
—Nuestro trabajo es de oposición. Y por tanto, tenemos que intentar poner el foco de la opinión pública en aquellos asuntos que a los españoles inquietan y sobre los cuales el Gobierno nos debe una explicación. Uno es Afganistán. Anticipando que apoyamos al Gobierno en las misiones internacionales que emprende, creemos que el pueblo español tiene derecho a saber primero qué tipo de misión es, y si es una misión de guerra, que se diga con claridad. En segundo lugar, si nuestros soldados están seguros allí y si se han adoptado todas las medidas para que lo estén. Y en tercer lugar, qué coste tiene la operación. Porque en una situación económica tan complicada, los españoles y las españolas tienen derecho a saber cuánto nos estamos gastando en Afganistán. El caso Faisán es un asunto muy delicado. Es el GAL al revés. El GAL fue la guerra sucia contra ETA. Y el Faisán ha sido un episodio de guerra sucia contra la policía que conviene que sea aclarado hasta el final y que sean depuradas todas las responsabilidades políticas que conllevara el hecho horroroso de que alguien, desde la policía, evitara una detención de etarras.

—¿La responsabilidad política señala a alguien del Gobierno?
—Parece ser que hubo un chivatazo, está probado que hubo un chivatazo desde la policía. Nosotros no creemos que la policía desarticule operaciones policiales sin el consentimiento de un alto cargo político. Y en aquel momento el ministro del Interior era Pérez Rubalcaba y el fiscal General era Cándido Conde-Pumpido. A partir de ahí tenemos que establecer entre todos las conclusiones.

—El caso Gürtel ocupó muchas portadas el año pasado, aún no se ha cerrado y al comienzo de este año también ha habido noticias al respecto. ¿Si hay alguna noticia realmente grave relacionada con algún cargo del partido, cómo tienen previsto actuar?
—El caso Gürtel, que se presentó como un caso de financiación ilegal del PP, conforme hemos ido conociendo lo que escondía hemos descubierto que se trata de un caso de financiación privada a costa del PR No obstante, de las 70 y pico personas imputadas, hay entre 12 y 14 que han sido alguna vez miembros del PP. Todos ellos, o ya han sido dados de baja del partido o han dimitido de sus cargos. Tal y como hemos venido actuando hasta ahora seguiremos actuando si se desvelan nuevos hechos que impliquen a personas del partido.

—Reuniones para preparar las elecciones de 2011, convenciones territoriales, una convención nacional, actos dedicados a la economía y a la presidencia española de la UE... ¿Qué tipo de mensaje quieren trasladar con este despliegue en la calle?
—Estamos en la calle. Mariano Rajoy se ha hecho una foto en la cola del paro, se ha hecho una foto en un comedor social. Y yo diría que se hace esas fotos porque puede acercarse a una cola del paro y a un comedor social y hablar con las personas que allí están. Las críticas que han venido del PSOE se deben a que Zapatero esas fotos, aunque quiera, no puede hacérselas. Por eso vamos a seguir en la calle y vamos a estar muy activos. Creemos que ha llegado el momento de que el Gobierno cambie. Por el bien de España. Así que aunque al presidente le corresponde convocar elecciones, nos declaramos en campaña electoral para intentar conseguir un cambio de Gobierno en España lo antes posible.

—¿Qué opina de eso de que si la economía remonta, perderán la ventaja electoral?
—Nuestra ventaja electoral se debe a que los ciudadanos perciben que somos un partido previsible y con soluciones. Lo cual seguirán percibiendo si tenemos la fortuna de que la economía remonte y si tenemos la mala suerte de que la economía no remonte. De todas maneras, es una obviedad que la economía no va a remontar si el Gobierno no hace nada. Que la economía, por sí misma, se va a estancar o va a quedarse en crecimientos muy pequeños. Por lo tanto, si el Gobierno no reacciona no es previsible que, de verdad, la economía vuelva a crear empleo antes de 2013 ó 2014.

—Zapatero y Rajoy. ¿Serán candidatos a las generales?
—Yo puedo asegurar que Rajoy lo será. El candidato socialista lo tienen que elegir los miembros del PSOE y ojalá que acierten porque, sea o no sea Zapatero, los españoles merecen que los dos grandes partidos propongamos siempre al mejor candidato que tengamos en cada momento. •


Números anteriores Esta semana
© El Punto Prensa, S.A. c/ Ferrocarril, 37 duplicado 280045 Madrid. Tfno: 34 91 516 08 14/15/08        E-mail: siglo@elsiglo-eu.com