Entrevista Adriana Lastra Tiempos de hoy
 
   

                               Nº 1198. 28 de abril de 2017

- - --


F. MORENO

 “No ha lugar a una moción
de censura, porque la derecha tiene mayoría absoluta en la Cámara

“A Díaz la apoyan los barones y a Sánchez, los militantes”

“Ni Javier Fernández ni Mario Jiménez ni nadie de la gestora están siendo neutrales”

Adriana Lastra, coordinadora de campaña de Pedro Sánchez
a las primarias del PSOE


 “Tenemos que dejar de ser
un apéndice del PP”


 “Nosotros no somos un partido de centro-izquierda, somos un partido de izquierdas”. Así resume la coordinadora de la campaña de Pedro Sánchez para las primarias del PSOE su concepción del partido y el proyecto que defiende de cara al Congreso Federal, porque “nosotros no nacimos como una fuerza política que parcheara las políticas de la derecha, sino que las combatiera”. Adriana Lastra también señala que todavía es posible cerrar las heridas en el PSOE y que, en el caso de que Sánchez salga derrotado, “nosotros vamos a actuar con lealtad”. Y subraya que “nosotros siempre hemos sido leales con el partido y con nuestros compañeros. Lo que pasó fue que hubo gente que no actuó con esa lealtad”.

Manuel Capilla

A la vista de los resultados electorales en Francia, ¿qué le pasa a la socialdemocracia europea?
Que llevamos en crisis muchos años, y ahora ya es una montaña rusa. Lo que nos ha pasado es que, en un momento dado pensamos que no podíamos cambiar el sistema y nos adaptamos a él, al sistema capitalista. Empezamos a hacer políticas de parcheo de las políticas neoliberales. Quizá, perdimos la fuerza para combatirlas desde la raíz. Y que, evidentemente, allí donde nuestros partidos hermanos han hecho políticas neoliberales o austericidas, eso pasa factura. Cuando abandonas a tu electorado y las políticas que siempre has defendido, el electorado te da la espalda. Es lo que ha pasado en Francia y en Holanda.

¿Pedro Sánchez es la garantía de que no suceda lo mismo con el PSOE?
Claro, es que en España está pasando algo similar. No podemos presentarnos a unas elecciones diciendo que vamos a combatir a la derecha y a los pocos meses abstenernos para que el PP gobierne. Y para hacer eso, quebrar al secretario general y quebrar a todo el partido, dándole la espalda no solamente a los votantes sino también a los militantes del Partido Socialista. Nosotros no nacimos como una fuerza política que parcheara las políticas de la derecha, sino que las combatiera. Eso es lo que tenemos que hacer. Esa especie de entente cordiale que tenemos con el PP a lo que nos va a llevar a ser, según todas las encuestas, tercer o, incluso, cuarta fuerza política. Por eso lo que estamos defendiendo es volver a posicionarnos en la izquierda y dejar de ser un apéndice del PP.

¿Por dónde pasan las líneas maestras de su proyecto para liderar el PSOE?
Pasa por ser un proyecto coherente, creíble, de defensa de los derechos de los trabajadores, en el que nuestros aliados sean los sindicatos y otras fuerzas políticas de izquierda y nunca la derecha. Nuestro proyecto también es la igualdad entre españoles y solucionar el conflicto territorial que hay ahora mismo encima de la mesa. Pero sobre todo, la reconstrucción del propio partido y recuperar la credibilidad que perdimos en los últimos siete meses.

 Sin embargo, precisamente Benoit Hamon ganó las primarias en Francia en contra de la cúpula de su partido y ha obtenido un resultado pésimo. El mismo caso de Jeremy Corbin, al que las encuestas le otorgan un mal resultado en Reino Unido.
Pero nosotros no decimos que tengamos que hacer políticas más de izquierdas. No decimos que tengamos que hacer un giro a la izquierda. Lo que decimos es que tenemos que ser el PSOE de siempre, en la izquierda. No venimos a revolucionar al Partido Socialista, venimos a reposicionar al PSOE en la izquierda, de donde nunca tuvo que salir. Nosotros no somos un partido de centro-izquierda, somos un partido de izquierdas. Yo, cuando me afilio al PSOE, me afilio a un partido de izquierdas. Y en los últimos años, debido a la crisis económica, nos aclimatamos a obedecer lo que otros nos decían que teníamos que hacer. Dejamos de combatir lo que decía antes, las políticas austericidas y demás. Creo que desde aquel “me cueste lo que me cueste” de Zapatero, el Partido Socialista entró en un declive absoluto. Y el Partido Laborista en Inglaterra, por acabar por la pregunta que me hacía, no es precisamente un ejemplo de la izquierda, o de un Partido Socialista al uso, como pueda ser el español.

¿Promoverá una moción de censura contra Rajoy en el caso de salir elegido?
Siempre defendimos, y es una realidad, que el Partido Popular tiene mayoría absoluta en la Cámara, con el resto de fuerzas de la derecha. Por lo tanto, no ha lugar a una moción de censura. Nosotros defendíamos un gobierno de cambio con Podemos y Ciudadanos, pero es que Ciudadanos se ha convertido en la muleta del Partido Popular. Empezó diciendo, después de las elecciones, que no iba a apoyar a Rajoy, luego dijo que se iba a abstener y al final ha terminado votando sí en la investidura. No solamente eso, sino que ahora también va a aprobarle los Presupuestos Generales del Estado. Fíjese en la incongruencia de nuestro propio partido, al que se quiebra para abstener con Rajoy por una supuesta estabilidad y porque el Partido Popular necesitaba la abstención del Partido Socialista, pero sin embargo no la va a necesitar para los Presupuestos Generales del Estado.

¿Por qué dudan de la neutralidad de la gestora que preside Javier Fernández?
Porque como dice el presidente de la Gestora, en política, lo que parece es. Yo tengo un recorte de prensa del 5 de septiembre, en plena campaña electoral de las elecciones gallegas y vascas, en el que ya se hablaba de la conspiración, de las 17 dimisiones en la Ejecutiva y ya se hablaba de Javier Fernández como presidente de la Gestora. Lo que han hecho en estos siete meses es alargar un proceso de manera innecesaria, quizá pensando que a los militantes se les iba a olvidar lo que hicieron el uno de octubre. La gente que apoyamos a Pedro Sánchez hemos tenido que reivindicar nuestra identidad como socialistas, porque desde la propia Gestora se nos llegó a cuestionar. No solamente eso, es que ha habido una purga, con lo que eso significa, de los diputados que apoyamos a Pedro en el Congreso. Estos son pasos que ha dado la propia Gestora. Y, por último, en la elaboración del documento político y estratégico para los próximos años, la ponencia marco que se va a debatir y aprobar en el Congreso, se nos excluyó a más de la mitad de este partido, que somos los compañeros que apoyamos a Pedro Sánchez. Lo han hecho todo de parte, siempre. Lo explicita muy bien la frase que decía al principio. En política, lo que parece, es. Y, en este caso, ni Javier Fernández es neutral, ni Mario Jiménez es neutral, ni ninguno de los otros miembros de la comisión Gestora.

El hecho de que los anteriores secretarios generales se hayan puesto del lado de Susana Díaz, ¿es una ventaja para ella?
No tengo opinión al respecto. Lo que sí puedo decir es que a ella le apoyan los barones y a Pedro Sánchez, los militantes.

Le doy la vuelta a la pregunta: ¿Se puede gobernar un partido, en el caso de que gane Pedro Sánchez, con la cúpula del partido en contra?
Creo en la cultura democrática de mis compañeros, los líderes territoriales. En el momento en que se abran las urnas el 21 de mayo y se vea que Pedro Sánchez gana con claridad esas primarias, los líderes territoriales van a cerrar filas. Porque, al final, lo que nos interesa a todos es un partido unido. Y, a partir de ahí, a combatir a la derecha.

¿Por qué consideran que Patxi López carece de proyecto político?
A Patxi le oigo hablar de unidad, pero la unidad per se no es un proyecto político. La unidad es algo querido y deseado por todos. Pero eso siempre se da en base a un proyecto político y al voto de los militantes. Y esa unidad que predica Patxi solamente se va a dar con el voto de los militantes a un proyecto político que reivindique lo que los militantes querían el uno de octubre. Eso solamente lo lidera Pedro Sánchez, porque es quien ha pagado el haber defendido la posición que mayoritariamente querían los militantes del partido. Más allá de eso, a Patxi, que para mí es un referente, lo aprecio mucho, no le oigo hablar de nada más. Ha dado por bueno lo que ha hecho la gestora en estos siete meses y con eso no puedo estar de acuerdo.

¿Es posible “coser” el partido? ¿En octubre se cruzó una línea roja que puede hacer la convivencia imposible?
Nosotros somos un partido de 137 años de historia, que siempre ha tenido mucho debate interno y sabemos convivir perfectamente. Por supuesto que se puede coser este partido, lo que hay que tener son ganas. Lo que no se puede decir es “voy a coser este partido” y, al mismo tiempo, estar purgando a compañeros en el Congreso de los Diputados.

¿Y ustedes también están dispuestos a cerrar filas en el caso de que gane Susana Díaz y continúe esa entente cordiale con el PP de la que hablan?
Es que un principio de la democracia es asumir los resultados electorales. Nosotros vamos a actuar con lealtad, con la organización y con el secretario o secretaria general que salga elegido. Nosotros siempre hemos sido leales con el partido y con nuestros compañeros. Lo que pasó fue que hubo gente que no actuó con esa lealtad.

 

 
 

-