Tribuna / Miguel Ángel Aguilar Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1251. 15  de junio de 2018

- - --

 

 

Tribuna / Miguel Ángel Aguilar

Pronto llegará la televisión


Durante el procés se acreditó TV3 como sembradora de odio y antagonismo. Dígase en todo caso que al menos en RTVE se han detectado protestas de los periodistas mientras que en TV3 todo parece docilidad y sumisión a favor de la buena causa

Concluye el próximo 22 de junio el mandato del presidente de RTVE, José Antonio Sánchez, sin que del enmarañado proceso para llevar a cabo su relevo, al parecer acordado por las fuerzas parlamentarias, se atisben las fechas precisas de ejecución. Frente al modo vertiginoso que han seguido los acontecimientos desde la presentación en el registro del Congreso de la moción de censura por Pedro Sánchez y los suyos el 24 de mayo, su debate y votación los días 31 y 1 de junio, la jura de los ministros el jueves 5 y la primera dimisión y sustitución al alza el miércoles 13, se diría que RTVE tiene tiempo propio y que se encuentra fuera del campo gravitatorio y, por tanto, de las aceleraciones que suscita.

Los partidos políticos siempre que han sido oposición se han sentido perjudicados por RTVE y han clamado contra la manipulación que los discriminaba. Pero lo han hecho eximiendo al mismo tiempo de culpa o connivencia a todos los periodistas de la Casa. La manipulación era atribuida en exclusiva a los directores máximos de los Informativos. Todos los demás redactores eran proclamados irreprochables y merecedores de máxima consideración. Estábamos, pues, ante un caso tan admirable como imposible de manipulación sin manipuladores. Nadie habría ayudado a María Antonia Iglesias o a Alfredo Urdaci a manipular, lo hacían ellos solitos por arte de magia, sirviéndose de algunos toques de su particular varita mágica y esparciendo de modo conveniente los polvos de la madre Celestina.

Luego, cada vez que esos mismos partidos llegaban al poder optaban por seguir la máxima de Marcelino Camacho, el líder de Comisiones Obreras campeón del entrismo, quien quería heredar el edificio de los sindicatos verticales en el Paseo del Prado con los ascensores funcionando. Se han limitado a relevar a la cúpula dirigente y han seguido utilizando en su favor el modelo asentado de RTVE, transmitido sin solución de continuidad desde el régimen anterior, aplicándose a instrumentalizarla como servicio doméstico del Gobierno en cuyo uso y disfrute se habían instalado. Este turno de envilecimiento sucesivo parecía que iba a interrumpirse al final de la segunda legislatura del presidente Zapatero. Pero el encantamiento fue muy breve porque la primera medida del primer Gobierno con mayoría absoluta de Mariano Rajoy fue poner a RTVE bajo estricta obediencia.

El sistema autonómico tomó buena nota y en cada una de las Comunidades se repitió corregido y agravado el modelo de RTVE a escala territorial. Lo hacían con dosis multiplicadas de sectarismo, sin reparar en gastos ni despilfarros y a mayor gloria del gobierno autónomo que correspondiera. Entre todos esos canales ha destacado de manera muy relevante TV3 y los demás medios dependientes de la CCMA (Corporación Catalana de Medios Audiovisuales). Su entraña ha quedado patente durante el procés. Periodo en que se acreditó como sembradora de odio y antagonismo. Dígase en todo caso que al menos en RTVE se han detectado protestas de los periodistas mientras que en TV3 todo parece docilidad y sumisión a favor de la buena causa. Sólo alguno de los sindicatos de Cataluña ha salvado el honor del oficio, según me advierte Gil Toll.  

 

Firma:

Periodista y secretario general de la Sección Española de la Asociación de Periodistas Europeos. Licenciado en Ciencias Físicas y graduado en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid, fue director de Diario 16, la agencia EFE, el periódico El Sol y presentador de los informativos de fin de semana y del Informativo diario Entre Hoy y Mañana en  la madrugada de Telecinco. En la actualidad es columnista en varios medios y colabora en distintos programas de radio y televisión. Ha escrito varios libros, entre ellos, Las últimas Cortes del franquismo; El golpe, anatomía y claves del asalto al Congreso, y España contra pronóstico (Ed. Aguilar).

-

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle