Tribuna / José Luis Centella Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1251. 15  de junio de 2018

- - --

 

 

Tribuna / José Luis Centella

Un nuevo Gobierno sólo para cometidos urgentes


EUROPA PRESS

El ejecutivo de Pedro Sánchez es un ‘gobierno provisional’ que difícilmente puede abordar las grandes transformaciones que necesita nuestro país en lo político, lo económico y lo social, pero sí puede ser útil para abordar cometidos urgentes para dejar atrás una etapa de recortes y corrupción

Vivimos una situación insólita en cualquier democracia parlamentaria. Tenemos un presidente de Gobierno elegido con una mayoría que no está basada en ningún acuerdo o propuesta política, y sí en un voto de rechazo a un M. Rajoy y a un PP anegados por casos de corrupción y escándalos judiciales.

Cierto que la moción de censura puso fin a una situación que se pudo haber evitado tras las últimas elecciones generales, cuando un golpe de mano interno expulsó a Pedro Sánchez de la Secretaría General del PSOE, evitando formar un gobierno de progreso que impidiera al PP seguir con sus tropelías, pero entonces no fue posible y durante los últimos años se ha pagado un precio muy alto.

Ahora se ha abierto una gran incógnita sobre lo que realmente hará el nuevo Gobierno. Dimisión obligada de algún ministro en poco menos de una semana al margen, su capacidad parece muy limitada. Para empezar, tiene en contra a la mayoría en la Mesa del Congreso y a la mayoría absoluta del PP en el Senado. Por tanto, estamos ante un ‘gobierno provisional’ que difícilmente puede abordar las grandes transformaciones que necesita nuestro país en lo político, lo económico y lo social, pero sí puede ser útil para abordar cometidos urgentes para dejar atrás una etapa de recortes y corrupción.

Desde esta conciencia se recibió desde algunos escaños de Unidos Podemos el resultado de la moción de censura al grito de ‘Sí se puede’, porque con la actual composición del Congreso es posible garantizar las condiciones y los medios para que la justicia actúe de forma imparcial y garantice que no haya impunidad de los casos de corrupción.

También se puede acabar con las limitaciones a la libertad de expresión y de manifestación, garantizar la imparcialidad de los medios de comunicación públicos, además de derogar medidas reaccionarias del PP como la reforma laboral, la LOMCE,  el ‘pensionazo’ y recuperar una buena parte de los derechos arrebatados por el Gobierno de Mariano. Es posible poner en marcha medidas de urgencia frente al paro, la explotación y la precariedad crecientes.

Se puede, a su vez, normalizar la situación en Cataluña iniciando un amplio diálogo para alcanzar acuerdos políticos que reconstruyan la convivencia, poniendo fin así a una confrontación que sólo puede beneficiar a los más extremistas de ambos bandos.

Todas estas cuestiones son posibles, pueden tener suficiente respaldo en el Congreso para ser aprobadas y más que suficiente respaldo social para llevarlas a cabo. Intentarlo en los próximos meses depende de la voluntad política de Sánchez y del PSOE, aunque también dependerá de que las fuerzas políticas y sociales que han luchado para poner fin a la negra etapa del Gobierno de M. Rajoy no bajen la guardia y sigan presionando, sigan activas en la calle y en las instituciones.

Habrá presiones desde algunos espacios, menos visibles pero no menos poderosos, como determinados consejos de administración y centros de poder económico para que no se toquen las medidas económicas impuestas por el PP. La diferencia es que ahora hay que dar un sentido positivo a las movilizaciones, no lo son ya contra el PP, sino contra quienes pretenderán mantener los privilegios alcanzados al socaire de la crisis.

Debemos movilizamos para que Sánchez no olvide la mayoría política y social que le ha llevado a la Presidencia. Hay que ser exigentes con el Gobierno y hacerlo con responsabilidad y firmeza. No tiene que ser incompatible el reconocimiento de las limitaciones de este Gobierno con ser firmes en la exigencia de una acción política en favor de la mayoría social que aún paga las consecuencias de las políticas del PP.

 

Firma:

Actual coordinador de la Asamblea Político y Social de Izquierda Unida y presidente del Partido Comunista de España (PCE) desde 2018, partido del que ha sido secretario general entre 2009 y 2018. Maestro de profesión, fue concejal en el Ayuntamiento de la localidad malagueña de Benalmádena, provincia donde inició su actividad política y por la que fue elegido diputado al Congreso en 1993, 1996 y 2000. En la X Legislatura (2011-2015) volvió a la Cámara Baja como diputado por Sevilla, ocupando la portavocía del Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA-La Izquierda Plural. 

-

-

-

-

-

José García
Abad


.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle