Tribuna Opinion Hassan Arabi Tiempos de hoy

 

 
   

 Nº 1275. 4 de enero de 2019

- - --

Tribuna / Hassan Arabi

Tiempos difíciles

Arde Francia, arde París y deben arder mucho más sitios para reclamar lo justo y sensato, para reclamar el espíritu de la Revolución Francesa: liberté, egalité, fraternité

Los tiempos van cambiando mucho y con los cambios crece nuestra ilusión de avanzar y de lograr comodidades para vivir y convivir en las mejores condiciones. Sin embargo, la acumulación de tantos acontecimientos negativos de los últimos tiempos están sembrando una cierta duda en el futuro, las ilusiones de mucha gente se contaminan con dosis de un pesimismo agudo que nos recuerda momentos de exasperación vividos después de la segunda Guerra Mundial.

¿Qué es lo que hace falta por estropear para darnos cuenta de la magnitud del peligro causado por nuestra soberbia y egoismo? El planeta nos reclama esfuerzos a todos para poder albergarnos en las mejores condiciones, y no parece que todo el mundo esté atento a los gritos de la naturaleza reflejados en incendios, huracanes, ‘tsunamis’, desertificación, lluvias torrenciales destructoras, aumento del nivel de los mares, etc. El encuentro de Katowice en Polonia pasó desapercibido, sin pena ni gloria.

¿Y la democracia, y la convivencia? El periodista Jamal Kashoggi fue descuartizado en un acto de barbarie jamas vivida en los últimos tiempos, y las democracias occidentales prefieren defender y mantener sus intereses económicos en detrimento de los valores democráticos que han hecho grandes a las naciones occidentales. La defensa de los derechos humanos es lo que diferencia a los civilizados de los salvajes, los sublimes de los mediocres, la élite de la chusma. Si dejamos de defender nuestros valores, estaríamos dispuestos a mezclarnos con la chusma hasta convertirnos parte de ella. A partir de entonces, nadie creerá en nosotros, ni en nuestros valores ni en nuestras recomendaciones. Y como resultado de esta ecuación, vuelve el caos de los tiempos de antaño. Las políticas neoliberales no tienen valores que defender salvo aquello que sea rentable para el ‘lobby’ económico que está sembrando sus tentáculos en la Europa de los valores y de los derechos humanos. De los 27 miembros de la Unión, sólo siete Estados están gobernados por la izquierda. Un dato que merece ser analizado y entendido en este contexto de lucha entre las políticas neoliberales del capital, por una parte, y las políticas sociales, de los valores y de los derechos humanos, por otra. Arde Francia, arde París y deben arder mucho más sitios para reclamar lo justo y sensato, para reclamar el espíritu de la Revolución Francesa: liberté, egalité, fraternité. Nadie parece contento en este planeta; ya no son sólo los habitantes de los países pobres que muestran su malestar por la vida que llevan, ahora se suman los habitantes de las zonas prósperas para vestirse de chalecos y salir a las calles indignados por las políticas antisociales de gobiernos compinchados con el ‘lobby’ económico neoliberal.

Un descontento globalizado está generando un malestar general capaz de conducirnos al abismo o, al menos, conducir a mucha gente a emprender el viaje hacia otros lugares  inciertos pero llenos de falsas ilusiones. Los movimientos humanos, en todas las direcciones, alertan de una gran crisis internacional, resultado de las malas gestiones de las políticas económicas que no tienen en cuenta la dignidad de los seres humanos. La primera Conferencia Internacional sobre las Migraciones que se celebró en Marrakech, bajo la tutela de Naciones Unidas, nos muestra hasta qué punto la comunidad internacional muestra su inquietud por cómo se desarrolla el asunto de los movimientos migratorios. No parece que el encuentro haya tenido éxito, ni en los medios de comunicación internacionales. Miles de soldados en EE UU se encuentran en alerta máxima para impedir la entrada de los  desesperados latinos que arriesgan sus vidas con tal de buscar esta mínima esperanza que han perdido en sus propias tierras. Miles de personas se tiran al mar a sabiendas de que las probabilidades de perecer en el intento son cada vez más altas. Nadie se imagina las condiciones en que viven las personas en Estados fallidos como Libia, o en Estados corruptos africanos, o en Estados generadores y exportadores de terrorismo, de sobra conocidos.

Son tiempos complicados para todos, donde se necesita una movilización universal, de todas las fuerzas vivas de este planeta, aparcando nuestras diferencias doctrinales o ideológicas. Los desafíos que tenemos ante nosotros son universales, amenazan nuestra propia supervivencia, y el causante, curiosamente, es una minoría de nuestra propia especie. No es tiempo de seguir viviendo bajo el miedo, ni esconderse detrás de los pretextos que certifican nuestra propia cobardía. Debemos de estar donde hay que estar porque, como decía una gran mística cristiana que tuvo como inspirador a otro gran místico musulmán de Murcia llamado Ibn Arabi , “la vida es un desafío: enfréntalo. La vida es un juego: juégalo”. Amén.

 

 

 

Profesor titular del Departamento de Estudios Hispánicos, Facultad Pluridisciplinar de la Universidad Mohamed I (Nador, Marruecos) y vicepresidente de la Fundación Centro de Estudios para la Nueva Civilización Riccardo Campa. Autor de varias publicaciones, libros, ensayos, artículos académicos y publicaciones periodísticas. Miembro del Centro de Investigación CEMIRA (Universidad Complutense de Madrid), vicepresidente del Centro de Estudios para la Nueva Civilización de Cáceres, presidente de la ONG ASISI durante más de 12 años (2000-13) y vocal del Foro del Ayuntamiento de Madrid para las Migraciones. También es miembro del Observatorio Contra el Racismo y la Intolerancia de la Comunidad de Madrid.

-

-

-

 

-

José García
Abad

.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo


-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua


.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy


.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle