Opinion Campo Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1282. 22 de febrero de 2019

- - --

 

 

Tribuna / Sergio del Campo

Rivera y la hora de España

Mientras PP y PSOE se han pasado la legislatura mirando a Franco y al aborto, España tiene la posibilidad de pasar página de este bipartidismo decadente y abrir un tiempo nuevo de modernidad, reformas, moderación y liberalismo con Albert Rivera como presidente

Se acaba la legislatura del bloqueo. Una legislatura que arrancó tras el ‘no’ de Rajoy al Rey y tras el “no es no” de Sánchez al constitucionalismo. Se acaba, tras la irresponsabilidad de Rajoy al negarse a convocar elecciones cuando la ‘Gürtel’ condenó al PP por corrupción, y tras la mentira de Sánchez, que dijo que las convocaría y se negó después a convocarlas. Al final, los socios separatistas del Gobierno le han acabado marcando el final de la escapada y la llamada a las urnas.

Con 32 escaños Ciudadanos estuvo desde el principio en el acuerdo, siempre buscando el consenso. Lo conseguimos para aprobar nuestra ley de autónomos, que sigue beneficiando a quienes levantan la persiana cada día, a los héroes de la crisis, y que confirmaba que somos el partido de los emprendedores.

Después vinieron las bajadas de impuestos, el complemento salarial para jóvenes y mileuristas, la ayuda de mil euros para escuelas infantiles de cero a tres años, el aumento de los permisos de paternidad de dos a cinco semanas, la subida del salario mínimo interprofesional, el aumento de las pensiones o la equiparación salarial entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En definitiva, logramos dos presupuestos naranjas en los que obligamos al PP a bajar impuestos y a hacer políticas sociales que mejorasen la vida de los ciudadanos. Rajoy, Montoro y Casado no querían, pero demostramos que no siempre se trata de gastar más, sino de gastar mejor, y que suprimiendo el gasto superfluo se pueden bajar impuestos e implementar buenas políticas públicas. Los Presupuestos de 2017 y 2018, que el PSOE votó en contra, fueron saludados por la Comisión Europea como las primeras cuentas que cumplían los compromisos de déficit con los socios europeos sin recurrir a trampas ni mentiras.

En mitad de la legislatura, el separatismo catalán dio el golpe a nuestra Democracia al no reconocer las leyes ni los tribunales españoles, celebrar un referéndum y proclamar, aunque fuera por unos segundos, la independencia. Como primer partido de Cataluña, nos convertimos en la voz de los constitucionalistas, arropamos a un PP y un PSOE a los que les temblaban las piernas y fuimos los primeros en exigir la aplicación del artículo 155.

Mal que bien, la legislatura continuó su curso, hasta que la sentencia de la ‘Gürtel’ condenó al PP por corrupción. Pedimos a Rajoy que convocara elecciones. Pero se negó e, irresponsablemente, permitió que Sánchez se colara en la Moncloa por la puerta de atrás de la mano de Podemos y los separatistas.

El resto es conocido. Cesiones continuas al independentismo, injerencias en la Justicia, reparto del poder judicial, promesas de indultos, así como unos Presupuestos con un agujero de más de 10.500 millones de euros. Entonces Pugidemont y Rufián decidieron que nos íbamos a elecciones, porque había que tomar impulso en las urnas para reeditar el ‘Gobierno Frankenstein’ y seguir negociando los 21 puntos inasumibles de Torra. Ése es el plan del PSOE, por eso Sánchez se ha negado repetidamente a contestar si indultará o no a Junqueras y compañía. Los españoles tienen que saber si votar a Sánchez es votar indultos y por eso se lo vamos a preguntar todos los días hasta el 28-A. Que no cuenten con Ciudadanos para ello. Nacimos en 2006 para dar la batalla política e intelectual al nacionalismo y seguiremos haciéndolo hasta recuperar la libertad en Cataluña.

Llevamos nueve meses pidiendo elecciones y por fin las tenemos aquí. Mientras PP y PSOE se han pasado la legislatura mirando a Franco y al aborto, España tiene la posibilidad de pasar página de este bipartidismo decadente y abrir un tiempo nuevo de modernidad, reformas, moderación y liberalismo con Albert Rivera como presidente.


 

 

 

Firma

Diputado de Ciudadanos por Tarragona en la XI y XII Legislaturas. Diplomado en Relaciones Laborales y Licenciado en Ciencias del Trabajo. También es Subinspector Laboral de Empleo y Seguridad Social. Actualmente, es Portavoz en la Comisión de Empleo y Seguridad Social y portavoz adjunto en la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo.

-

-

 

-

José García
Abad

.
Miguel Ángel
Aguilar


-
Cristina
Narbona


-

Julio Rodríguez Fernández


-

Belén
Hoyo



-
Joan
Tardà


-
Carmen
Calvo


-
Cristina
Antoñanzas


-

Carles
Campuzano



-

Ignacio
Aguado



-
Inmaculada
Sánchez


-
Sergio
del Campo


-
Miguel Ángel Paniagua



.

Graciano
Palomo



.

Bruno
Estrada


.
José Antonio
Pérez Tapias


-
Joan
Navarro



-
José M. Benítez
de Lugo



-

José Luis
Centella


-
Pablo
Bustinduy


.

Jesús
Lizcano


,
Carlos
Berzosa



,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño


.

Pere
Navarro



.

Julius
G. Castle