Tribuna / Elena Blasco Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1283. 1  de marzo de 2019

- - --





Tribuna / Elena Blasco

330 días para ser anécdota o historia


EUROPA PRESS

Es importante que el Gobierno de Sánchez reflexione sobre si quiere que sus ocho meses en el poder resulten ser una anécdota o realmente hagan historia. Le puede dar tiempo aún a corregir ese escenario de inestabilidad política y de vaivén propositivo

Me vais a perdonar, pero la consoladora frase de: “El papel lo soporta todo” es, a día de hoy, una cruda realidad que desanima al más optimista.

Si analizamos de manera objetiva los que serán ocho meses de un Gobierno que se presentaba como innovador y necesario vemos que ni sus textos son finalmente los más progresistas, ni sus Presupuestos los más feministas. Podríamos afirmar que pudieron ser “acto”, pero ante la proximidad de las elecciones no parece que vaya a pasar en ningún caso de ser “potencia”.

La urgencia de que exista y se desarrolle una agenda social en nuestro país es tal que, ante la imposibilidad de llevarla a cabo, oposición y Gobierno (limitado a la estadística numérica de los apoyos de la Cámara) se han tenido que inventar otros escenarios de interés mediático que favorezca la puesta en escena. Y así las banderas, los colores, las costumbres o los territorios han dejado de lado la necesaria derogación de la reforma laboral y de pensiones, conseguir la igualdad real y efectiva y erradicar la violencia contra las mujeres. Parece que, para todas ellas, habrá que esperar.

Y yo me pregunto, ¿no se habrá equivocado de estrategia el Gobierno? Es posible que si se hubiera dedicado más tiempo y esfuerzo a esa agenda social –y hubiera sido capaz de superar el complejo que infiere no copar minutos de radio, tribunas de opinión y presencia en ‘prime time’ televisivo–, posiblemente podría haber contribuido realmente a lo que la ciudadanía espera de un Gobierno de izquierdas, en el que su componente educativo y de sensibilidad sociopolítica hubiera tenido mayores miras y recorrido.

Pues esa respuesta nunca se sabrá si el Gobierno, con su inevitable anuncio de convocatoria de elecciones, decide dejar en los anales de la línea discursiva de nuestra democracia todo un arsenal de textos cerrados y consensuados que han desembocado en muy pocos hechos reales.

Es importante que el Gobierno reflexione sobre si quiere que sus ocho meses en el poder resulten ser una anécdota o realmente hagan historia. Es más, es fundamental que piense que –en las pocas semanas que quedan para este 28 de abril– le puede dar tiempo aún a corregir ese escenario de inestabilidad política y de vaivén propositivo.

Haciendo referencia a la columna de Teodoro León Gross “Retos mayores, líderes menores”, hay que decir que si el invento de la moción de censura del PSOE fracasa es fruto de la irresponsabilidad compartida de todo el espectro parlamentario. Unos por dar la impresión de ir a “cascoporro”; otros por su estrategia ultraderechista sin complejos y para rematar, los últimos por un indomable nacionalismo independentista que recuerda más a una película de la saga de terror ‘Saw’ (2004) en donde sólo puede quedar una persona con vida, a un momento de máxima delicadeza política, como comenta Gross; pues nunca se sabe bien si es antes el momento delicado o ese momento es producto de la mediocridad de los líderes presentes.

En cualquier caso, sigo pensando que la responsabilidad final es compartida ante la falta de miras de toda una clase política dirigente, más preocupada por quedar bien ante las cámaras que por corregir la desigualdad creciente en la ciudadanía; una desigualdad con nombres y apellidos que sufren la falta de empleo, los bajos salarios, la abusiva contratación temporal y parcial, la fuga de talento, la escasez de servicios púbicos y la falta de prestaciones sociales necesarias para una vida digna, lo que inevitablemente lleva a la falta de convencimiento ideológico.

Una ciudadanía, víctima de la crisis, que debe hacer frente a un panorama social y laboral de precariedad, que tiene rostro de mujer; y que debe enfrentarse a las graves amenazas de retroceso en derechos y libertades. Una ciudadanía sobre la que recae el derecho de voto, para lo cual debe avanzar mas allá del cansancio, el hastío e ir a ejercer ese derecho democrático para superar lo anecdótico y cambiar la historia de un panorama político europeo e internacional crecientemente ultraconservador.

 

Firma

Secretaria  Confederal de Mujeres e Igualdad de Comisiones Obreras. Licenciada en Historia y Técnica Superior de Prevención de Riesgos Laborales además de Máster en Gestión Medioambiental y en Energética de la Edificación, ha sido secretaria de Formación, de Derechos Fundamentales y de Salud Laboral de la Federación de Construcción de CC OO y vocal de la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo. También es actual responsable de las revistas ‘Centro 8 de Marzo’ y ‘Trabajadora’, en las que colabora asiduamente.

-

-

-