Sin Maldad / José García Abad Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1286. 22  de marzo de 2019

- - --

 

 

Sin Maldad / José García Abad

Europa dispara contra Google a falta de una regulación mundial


Eric Schmidt, presidente de Google.

Muy pocos se percataron de que la globalización nos llevaría al Gran Hermano ni que la ficha que los Grandes Hermanos poseen de nuestra intimidad, que pensábamos que era de nuestra estricta propiedad y, por tanto, tan sagrada como el derecho de propiedad, iba a ser expropiada sin indemnización. No sólo se usa en el comercio, en las ofertas de compra que nos hacen aprovechando el conocimiento de nuestros hábitos de consumo, sino también respecto a nuestro comportamiento electoral. Un inquietante ataque a los procesos democráticos sin necesidad de dar un golpe de Estado al antiguo modo, con tanques y fusiles. El manejo de los Big Data se ha convertido en el gran debate de nuestro tiempo.

La comisaria europea responsable de la limpia competencia, Margrethe Vestager, ha castigado a Google con una multa de 1.494 millones de euros por “abuso de posición dominante” de su plataforma en el mercado publicitario, Google AdSense. Con esta sanción, las multas impuestas a la plataforma digital estadounidense alcanzan en los dos últimos años los 8.240 millones de euros.

La actuación abusiva de Google y de otras plataformas digitales como Facebook, engordada con la compra de WhatsApp, y con otro modelo Amazon, entre las diez grandes, exige una actuación mundial, bien por un acuerdo entre los países o por la intervención de Naciones Unidas, pues su globalidad las hace transfronterizas. Se han convertido en monopolios de hecho, en algún caso con más de mil millones de clientes, opacas y sospechosas de escasa neutralidad.

Hay instituciones económicas mundiales, como el GATT, pensadas para establecer reglas de juego justas en el comercio mundial, pero el tráfico de fichas de ciudadanos no paga aranceles y escapa al control.  Tal abuso no sólo tiene consecuencias económicas sobre un comercio desigual, sino también políticas, con el asalto a la intimidad de las personas con servicios que producen una adición irresistible, como las drogas, que afecta a la libertad de los consumidores.
Una droga aparentemente gratuita. Sólo aparentemente pues cuando un producto es gratuito es que tú eres el producto. Y, en efecto, el negocio consiste en vender los datos de los usuarios sin su consentimiento, lo que viola nuestra intimidad y nuestros intereses económicos.

Por la globalización hacia el Gran Hermano

Muy pocos se percataron de que la globalización nos llevaría al Gran Hermano, ni que la ficha que los Grandes Hermanos poseen de nuestra intimidad, que pensábamos era de nuestra estricta propiedad y, por tanto, tan sagrada como el derecho de propiedad, iba a ser expropiada sin indemnización. No sólo se usa en el comercio, en las ofertas de compra que nos hacen aprovechando el conocimiento de nuestros hábitos de consumo, sino también respecto a nuestro comportamiento electoral. Un inquietante ataque a los procesos democráticos sin necesidad de dar un golpe de Estado al antiguo modo, con tanques y fusiles. El manejo de los Big Data se ha convertido en el gran debate de nuestro tiempo.

Se podría esperar que los traficantes de nuestras intimidades sufrieran un ataque humanitario que llevara a la autorregulación y a la firma de un código ético, pero la experiencia de las autorregulaciones en otras materias no ha sido muy satisfactoria, quedando limitadas en la mayor parte de los casos a meros maquillajes.

A falta de una regulación mundial, que está lejos de producirse dado el gran poder de dichas plataformas y al hecho de que están protegidas por los gobiernos más poderosos de la Tierra, los de Estados Unidos y China, la Unión Europea está respondiendo con lo que puede: imponiendo multas.

Juega sucio

Google juega sucio con Europa no sólo aplicando sin escrúpulos su posición dominante en el mercado, sino también por sus argucias fiscales, que le permiten pagar cantidades miserables. Ha montado para ello un simulacro fiscal que le libra de pagar los tributos que debiera en buena ley en los países europeos, con excepción de Irlanda, que es donde ha situado su centro aprovechando la muy benévola fiscalidad de la isla.

La Hacienda española ha tenido que tirar la toalla al contemplar impotente que, tras siete años de investigación fiscal, incluyendo actuaciones tan fuertes como el registro en 2016 por la Agencia Tributaria de su sede, sólo ha logrado tres miserables millones de euros. Su avanzada en España ni siquiera puede hablarse de sucursal. Se denomina Google Spain y se disfraza humildemente de “Sociedad Limitada”.

El gobierno Sánchez trató de reaccionar frente a este abuso el 19 de octubre de 2018 con un anteproyecto que crea la ‘tasa Google’,  acogiéndose a una directiva de la Comisión Europea propuesta en marzo de 2018 que ningún otro país ha llevado a sus respectivos Parlamentos.

De la potencia da alguna de estas plataformas mundiales –son unas diez, mayormente norteamericanas aunque con significativa presencia china– dan idea algunos datos. En los motores de búsqueda una sola empresa, Google, posee una cuota mundial del 92%, del 95% en nuestro país. Controla junto con otra empresa más del 60% del mercado mundial de la publicidad digital. El negocio de ‘la nube’, que sólo tiene tres o cuatro proveedores, es otro ejemplo de abuso de situación, de falla en la organización de los mercados.

 

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Colaboradores

-

José García
Abad

.
Miguel Ángel
Aguilar
-
Inmaculada
Sánchez
-
Cristina
Narbona

-

Belén
Hoyo

-

Idoia
Villanueva

-
Sergio
del Campo

-

Carles
Campuzano

-
Cristina
Antoñanzas
-
Elena
Blasco
-
Miguel Ángel
Paniagua

.

Bruno
Estrada

.
José Antonio
Pérez Tapias

-

José Luis
Centella

-
Joan
Navarro
-
José M. Benítez
de Lugo
,
Carlos
Berzosa

.

Graciano
Palomo

,

Julio Rodríguez López

-
Mauro
Armiño

.

Pere
Navarro

.

Julius
G. Castle

-
Carmen
Calvo
-
Joan
Tardà

-

Ignacio
Aguado

-

Julio Rodríguez Fernández

-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano

   

 

 


 

 

Firma

Lleva ejerciendo la profesión de periodista desde hace más de medio siglo. Ha trabajado en prensa, radio y televisión y ha sido presidente de la Asociación de Periodistas Económicos por tres periodos. Es fundador y presidente del Grupo Nuevo Lunes, que edita los semanarios El Nuevo Lunes, de economía y negocios y El Siglo, de información general. 

-

-

-