Tribuna / José Luis Centella Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1287. 29  de marzo de 2019

- - --




Tribuna / José Luis Centella

El papel de España y de Europa en la ‘Nueva Ruta de la Seda’

EUROPA PRESS

La UE debe plantearse que lo que pone en peligro su unidad no es la capacidad negociadora de Xi Jinping, sino la persistencia de la propia UE en frenar la incorporación y las relaciones con nuevos Estados

Tras la reciente visita del presidente de China, Xi Jinping, a España señalé en estas mismas páginas la oportunidad que suponía sumarse a la iniciativa denominada ‘Una Franja, Una Ruta’, popularmente conocida como la ‘Nueva Ruta de la Seda’. Esta iniciativa plantea la cooperación económica y cultural de la República Popular de China con el resto de Estados, impulsando infraestructuras de comunicación, acuerdos comerciales y económicos, y más relaciones culturales.

Podría suponer un gran avance en la construcción de un mundo multipolar que rompa la actual hegemonía que la Administración Trump quiere mantener a base de aranceles y de agresividad política e incluso militar, abriendo paso a unas nuevas reglas en las relaciones internacionales basadas en el principio de ‘ganar-ganar’, es decir, relaciones equilibradas y beneficiosas para todas la partes. Sin embargo, el Gobierno de España no contempló esta posibilidad. Dejó pasar la gran oportunidad de encabezar en la Unión Europea (UE) estos planteamientos, que no suponen un enfrentamiento con otras iniciativas, sino un complemento. La ‘Nueva Ruta de la Seda’ no se plantea como una fórmula excluyente, sino complementaria con el resto de actuaciones que se desarrollan en el planeta. España tiene elementos importantes que le pueden proporcionar un papel interesante debido a nuestra situación geográfica, que nos permite ser puente hacia África y hacia América Latina, región en la que China tiene ya importantes proyectos. Otros Estados como Portugal e Italia, de distinto signo político, sí han tenido la valentía de sumarse a este proyecto y plantearse la decisión desde la independencia y la defensa de los intereses de sus pueblos. De esta forma, la actual visita de Xi Jinping a diversos Estados de la UE y su encuentro a tres con el francés Macron, la alemana Merkel y el presidente de la Comisión vuelve a poner sobre la mesa esta realidad. Por nuestra parte, hay que decidir si mantenemos un papel secundario en función de la defensa de un supuesto eje del Atlántico Norte o nos liberamos y actuamos desde la independencia en función de la defensa de nuestros propios intereses. Aunque sea a toro pasado no es tarde para plantear la posibilidad de que nuestro país se sume a la ‘Nueva Ruta de la Seda’ y abrir así el debate de una modificación de las actuales reglas de juego en las relaciones internacionales. La UE debe plantearse que lo que pone en peligro su unidad no es la capacidad negociadora de Xi Jinping, sino la persistencia de la propia UE en frenar la incorporación y las relaciones con nuevos Estados. El buen trabajo de la Embajada de China en España propicia un crecimiento de las relaciones hispano-chinas. Cada vez es más evidente que es un mercado clave tanto para el intercambio comercial como para la expansión de muchas empresas españolas. Abre la posibilidad para recuperar una conexión directa con Asia, uno de los centros fundamentales de la economía del siglo XXI. El Gobierno que salga de las elecciones generales del próximo 28-A debe plantearse una estrategia, agudizar el ingenio y, sobre todo, aportar energía positiva para incorporarse a este gran proyecto de alcance mundial. Por su poder simbólico y por su gran potencial material, la ‘Nueva Ruta de la Seda’ ofrece la posibilidad de engancharnos a un nuevo tiempo. Quedarnos parados dependiendo de lo que decidan otros agravará peligrosamente la condición periférica de España en el contexto internacional. Tras haber perdido una primera oportunidad, no retomar ahora la iniciativa y quedarse fuera de las posibilidades que se abren sería, sencillamente, imperdonable.

 

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Colaboradores

-

José García
Abad

.
Miguel Ángel
Aguilar
-
Inmaculada
Sánchez
-
Cristina
Narbona

-

Belén
Hoyo

-

Idoia
Villanueva

-
Sergio
del Campo

-

Carles
Campuzano

-
Cristina
Antoñanzas
-
Elena
Blasco
-
Miguel Ángel
Paniagua

.

Bruno
Estrada

.
José Antonio
Pérez Tapias

-

José Luis
Centella

-
Joan
Navarro
-
José M. Benítez
de Lugo
,
Carlos
Berzosa

.

Graciano
Palomo

,

Julio Rodríguez
López

-
Mauro
Armiño

.

Pere
Navarro

.

Julius
G. Castle

-
Carmen
Calvo
-
Joan
Tardà

-

Ignacio
Aguado

-
Julio Rodríguez
Fernández
-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano

   

 

Firma:

Coordinador de la Asamblea Político y Social de Izquierda Unida y presidente del Partido Comunista de España (PCE), partido del que ha sido secretario general entre 2009 y 2018. Maestro de profesión, fue concejal en el Ayuntamiento de la localidad malagueña de Benalmádena, provincia donde inició su actividad política y por la que fue elegido diputado al Congreso en 1993, 1996 y 2000. En la X Legislatura (2011-2015) volvió a la Cámara Baja como diputado por Sevilla, ocupando la portavocía del Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA-La Izquierda Plural. 

-

-

-