Crónicas Marxianas / Julius G. Castle Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1290. 18  de abril   de 2019

- - --

 

 

Crónicas Marxianas / Julius G. Castle

Caperucita agita la campaña

EUROPA PRESS

Alguien grita: “¡Cuidado, que Caperucita es roja!”. El público y propio orador se parten de la risa. A continuación, Abascal apela al sentido común por trillonésima vez, para asestar sendos mandobles a la derechita cobarde y a la veleta naranja

En la pasada noche del 13 al 14 de abril, 88º aniversario de la II República, me agitaba en la cama, rumiando el esquema de la presente crónica. Me dormí sin encontrar la solución y, de inmediato, alguien irrumpió en mis sueños. Por los grabados de la época le identifiqué como Immanuel Kant, el filósofo prusiano de fama universal. Venía en mi ayuda.

“Escribe sobre la campaña electoral. Desde el punto de vista informativo es un imperativo categórico”, me aconsejó. No me dio tiempo a preguntarle qué es un imperativo categórico, pues desapareció de mi inconsciente. En cualquier caso, allá donde esté, le agradezco su interés.  

¿Qué puedo aportar en tema tan trillado? Apenas algunas gracietas sobre los 5 Princnipales. Señalaré que Sánchez aspira a soldarse en La Moncloa, solo o con ayuda de otros. Que Casado, más que pronunciar, mastica los improperios luciendo su espléndida dentadura. Que Rivera ensaya el Cara al sol y La Internacional para entonar uno de los dos himnos el 28-A por la noche. Que Iglesias tiene mucho que agradecer a Villarejo, aunque crea lo contrario. Que Abascal, por último, basa en Caperucita Roja uno de los ejes de su programa…

Ocurre que el líder escindido del Partido Popular me acaba de insuflar la inspiración. En muchos de sus mítines critica con suma dureza que la progresía considere tóxicos los cuentos de nuestra infancia, y que esa misma progresía pretenda retirarlos de la circulación o reconvertirlos en políticamente correctos. En realidad, esta iniciativa se ha producido tan solo en un colegio barcelonés, pero el candidato de Vox lo adjudica a las izquierdas en su totalidad. Cito de memoria.

—La niña hace los recados y lleva falda en lugar de pantalón –dice, sin mover un músculo de su cara y braceando sin cesar–. El malo es el lobo, algo que cabrea a los animalistas. El cazador que abre en canal a la fiera y extirpa a la nieta y a la abuelita, cual aborto de seres vivos, alardea de machista. La abuela vive en casa, en lugar de estar en una residencia para que le practiquen la eutanasia.

Al final de la ocurrencia, todo el mundo irrumpe en vítores y aplausos. Alguien grita: “¡Cuidado, que Caperucita es roja!”. El público y propio orador se parten de la risa. A continuación, Abascal apela al sentido común por trillonésima vez, para asestar sendos mandobles a la derechita cobarde y a la veleta naranja.

El candidato de Vox viene a ratificar la crueldad que contienen los cuentos para niños. En mi infancia no tan tierna leí un libro traducido del inglés. Se titulaba Las rimas de mamá gansa. Estos versos se han grabado en mi memoria:

“Una vieja muy vieja vivía en una bota.
Tenía muchos hijos, no podían vivir.
Por las noches les daba unos platos de sopa.
Y con unos azotes los mandaba a dormir”.

Mi propuesta es una versión actualizada, que elimina las ofensas a la tercera edad, así como el regodeo en la pobreza y en el maltrato infantil.  

Una mujer madura vivía muy agobiada.
Tenía un solo hijo, no se quería ir.
Cada viernes le daba la paga acostumbrada.
Sabiendo que el domingo volvería… a dormir.

 

………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Colaboradores

-

José García
Abad

.
Miguel Ángel
Aguilar
-
Inmaculada
Sánchez
-
Cristina
Narbona

-

Belén
Hoyo

-

Idoia
Villanueva

-
Sergio
del Campo

-

Carles
Campuzano

-
Cristina
Antoñanzas
-
Elena
Blasco
-
Miguel Ángel
Paniagua

.

Bruno
Estrada

.
José Antonio
Pérez Tapias

-

José Luis
Centella

-
Joan
Navarro
-
José M. Benítez
de Lugo
,
Carlos
Berzosa

.

Graciano
Palomo

,

Julio Rodríguez
López

-
Mauro
Armiño

.

Pere
Navarro

.

Julius
G. Castle

-
Carmen
Calvo
-
Joan
Tardà

-

Ignacio
Aguado

-
Julio Rodríguez
Fernández
-
Pablo
Bustinduy

.

Jesús
Lizcano

   

 

 

Firma:

Escritor y periodista incorrecto. A pesar de lo que indica mi foto, soy muy joven. Nací con la primera crónica marxiana el 9 de septiembre de 2013, como alter ego de otro tipo bastante más serio que yo.  Considero que el humor te ayuda a sobrellevar la vida y, sobre todo, la política y la economía que nos venden quienes deciden por nosotros.

Como JG Castle he publicado un eBook en Amazon con título  expresivo: Elogio de la corrupción (la corrupción es buena, pero está mal repartida). Por un módico precio contiene otro ensayo de regalo: Guía para arruinarse. Creo que no hace falta decir más.

-

-