Política Barcelona y Madrid El Siglo Tiempos de hoy

-

 
   

 Nº 1299. 21 de junio de 2019

- - --

Política / Manuel Capilla

Barcelona se queda sola a la cabeza de los ayuntamientos del cambio y en Madrid arranca la carrera por la sucesión

Menos Carmena y más Colau

Madrid y Barcelona están ahora más lejos de lo que lo estaban antes del 26 de mayo. Manuela Carmena hace mutis por el foro tras haber dejado a Más Madrid como la fuerza más votada en la capital. Su mano derecha, Marta Higueras, y su portavoz, Rita Maestre, ya han arrancado la carrera por la sucesión. De momento, hay tregua con un reparto de responsabilidad que satisface a ‘carmenistas’ y ‘errejonistas’. Mientras, contradiciendo las encuestas y la mayoría de los pronósticos, Ada Colau ha dejado con un palmo de narices a Ernest Maragall y consigue mantenerse al frente de la Alcaldía de Barcelona gracias a la ‘carambola Valls’ y a la fractura que ha provocado en Ciudadanos.

CARMEN Y ADA COLAUManuela Carmena deja abierta su sucesión, mientras Ada Colau ha planteado la posibilidad de que ésta sea su última legislatura. / EP

Errejón y los suyos preveían que los colaboradores más cercanos de Carmena en esta legislatura, con Marta Higueras y Luis Cueto al frente, renunciaran junto a la alcaldesa

“Yo ya no soy nadie”. Así se despedía Manuela Carmena de los periodistas que la esperaban el pasado lunes en la Plaza de la Villa de Madrid, adonde había acudido a presentar su renuncia a su asiento como concejala. “No es despedida despedida. Nos vamos a seguir encontrando en muchas ocasiones en la vida”, decía a los periodistas la ya exalcaldesa, que se retira de la escena política dejando a abierta su sucesión al frente de Más Madrid. Una sucesión con dos aspirantes: Marta Higueras y Rita Maestre.

Las personas más cercanas a Maestre y a la otra pata de la candidatura de Más Madrid, Iñigo Errejón, preveían que los colaboradores más estrechos de Carmena en esta legislatura, con Marta Higueras y Luis Cueto al frente, renunciaran junto a la alcaldesa. Pero no ha sido así, mantienen su acta de concejal y la propia Higueras ya ha dejado claro que tiene intención de recoger la herencia de Carmena y ponerse al frente del proyecto. Horas antes de que se produjera la primera reunión oficial del grupo municipal de Más Madrid, Higueras escribía en Twitter que: “Quienes piensen que voy a renunciar a liderar el legado de Manuela Carmena es que no me conocen. Creo en un proyecto y creo en la defensa de los derechos de los ciudadanos. Por eso estoy en política”.

De momento, se ha llegado a una entente en el seno del grupo municipal de Más Madrid que reparte las tareas entre Higueras y Maestre. Habrá una portavocía “orgánica”, que ocupará Higueras y que se encargará de la representación en los plenos municipales y de la interlocución con el resto de grupos. La portavocía “mediática” queda en manos de Maestre, como ha venido sucediendo durante toda la legislatura. Ellas dos formarán parte de una dirección colectiva de cinco personas en la que también estará la exconcejala de Medio Ambiente Inés Sabanés como secretaria general, junto a dos vocalías rotatorias por las que irán pasando los concejales cada seis meses.

Así las cosas, el conflicto ha quedado desactivado, pero no resuelto. No hay que perder de vista que en la lista de Más Madrid, diseñada por la propia Carmena, Higueras iba como número dos y Maestre como número tres. Y no falta quien, en el seno de Más Madrid ve a Higueras con un perfil demasiado técnico como para asumir una hipotética candidatura en las elecciones. Pero Higueras lleva tiempo trabajando mantenerse la primera en la línea de sucesión. No hay que perder de vista que la principal razón de la ruptura con Podemos fue el intento de Pablo Iglesias de colocar al exJemad Julio Rodríguez como sucesor de Carmena, una posibilidad que la alcaldesa nunca vio con buenos ojos. Carmena siempre quiso a Higueras como su número dos en la lista, como así terminó siendo.

De Plaza de Castilla a Cibeles
Higueras ha sido la primera teniente de alcalde durante esta legislatura y, en la práctica, ha ejercido como vicealcaldesa. De hecho, ella fue la única persona a la que Carmena introdujo en las listas de Ahora Madrid en 2015. Ambas se conocieron en los juzgados de Plaza de Castilla e Higueras ya acompañó a Carmena durante su etapa como asesora del gobierno vasco encabezado por Patxi López. Pero Higueras ha ido evolucionando desde ese papel de asistente para empezar a labrarse un perfil propio. En esa línea iba la larga entrevista-reportaje que le publicó 'El País Semanal' el pasado mes de noviembre, un texto que pilló a más de uno desprevenido en el Ayuntamiento y en el que repasaba su trabajo en el consistorio como si de la misma alcaldesa se tratase. Fue ahí donde afirmaba por primera vez que “si la pregunta es si me presentaría si no está Manuela: sí, me presentaría”.

Marta Higueras y Rita MaestreMarta Higueras y Rita Maestre se han repartido las portavocías en el grupo municipal de Más Madrid. / EP

“Quienes piensen que voy a renunciar a liderar el legado de Manuela Carmena es que no me conocen”, ha dicho Higueras en Twitter.

En los últimos meses, coincidiendo con el nacimiento de Más Madrid, Higueras ha reforzado su cuota de poder en algunas cuestiones. Por ejemplo, cuando se consumó la ruptura con Podemos a finales del año pasado, desde la formación morada hubo quien apuntaba a Higueras como la persona que provocó que descarrilaran las negociaciones para una lista común –por supuesto, contradiciendo la versión de Más Madrid, que ponía el acento en la teórica rigidez de la formación morada y de imponer una serie de nombres ajenos al equipo municipal-. En el fin de semana de diciembre en el que se consumó la ruptura, desde el Consejo Ciudadano de Podemos en la ciudad de Madrid explicaban que “algo pasó entre el sábado y el domingo”, después de haber cerrado un supuesto preacuerdo. Y la responsable de ese “algo”, según estas fuentes habría sido Higueras, responsable de los contactos con la formación morada.

Durante la campaña, Higueras ha perdido protagonismo en el día a día a favor del núcleo más ‘político’ de Más Madrid, con Maestre a la cabeza y el núcleo de asistentes y asesores que desembarcó con Errejón cuando él y Carmena sellaron su alianza. Buena parte de esos colaboradores eran el núcleo que había construido Errejón en Podemos y que terminó fuera de la organización tras Vistalegre II.

El errejonismo toma el mando en la Asamblea
Y mientras en Cibeles, por el momento, hay un empate entre Higueras y Maestre, en la Asamblea no hay discusión: Errejón y los suyos han asumido el mando desde el primer día.  La ex de IU Tania Sánchez es la secretaria general del grupo parlamentario, que tiene a Pablo Gómez Perpinyà como presidente. Antonio Sánchez –uno de los ‘fontaneros’ de Más Madrid, muy cercano al líder de la formación- se encargará de la coordinación política, mientras que Mónica García será la portavoz adjunta, por debajo del propio Errejón. La que fue su número dos en la candidatura, Clara Serra, se ha quedado por el momento fuera de la dirección del grupo. La idea era que ocupara un puesto en la Mesa de la Asamblea, pero el acuerdo de PP, Ciudadanos y Vox ha dado pie que hayan acaparado cinco de los siete puestos de este órgano, dejando fuera a Más Madrid, con más votos y escaños que Vox. Los otros dos asientos están en manos del PSOE, que esta misma semana pedía un informe jurídico para certificar la legalidad de este reparto, que Errejón y los suyos ya han recurrido al Constitucional.

Salvo lo sucedido con Serra, no ha habido sorpresas en la articulación de la dirección del grupo. Gómez Perpinyà -de Pozuelo de Alarcón, como Errejón, y que compartió militancia con él en algunos colectivos políticos estudiantiles- ha sido el coordinador de la campaña de Más Madrid, una responsabilidad que asumió después de ser concejal en ese localidad madrileña desde 2015, ejerciendo como portavoz del grupo Somos Pozuelo. Estaba cantado que ocuparía un puesto de responsabilidad, al igual que Tania Sánchez. No hay que olvidar que en los tiempos de Vistalegre II a la candidatura de Errejón se la conocía como “la candidatura de Iñigo y Tania”, no sin maldad, en el entorno de Pablo Iglesias. Mucho ha llovido desde que en 2015 fuera la candidata de IU a la presidencia de la Comunidad y renunciara pocas semanas antes de la campaña ante la imposibilidad de articular una candidatura común con Podemos. Desde Vistalegre II, Sánchez ocupó un perfil bajo, como diputada rasa en el Congreso. Pero en la articulación de Más Madrid ha jugado un papel clave a la hora de articular las listas en muchos municipios de la región. Por ejemplo, no es casualidad que en Rivas, el municipio del que fue concejala y que IU gobierna desde 1991, el alcalde, Pedro del Cura, decidiera concurrir a las elecciones bajo las siglas de Más Madrid junto a las de IU.

Por su parte, Mónica García, estuvo en las quinielas para ocupar el número dos de la candidatura, aunque ese puesto terminó recayendo en Clara Serra. Esta médico, trabajadora del 12 de Octubre, asumió ya la presidencia del grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea en la remodelación que se afrontó a principios de año pasado para dar más espacio al errejonismo. 

Así las cosas, ya están dispuestas las piezas en el tablero de Más Madrid. Habrá que ver hacia donde evoluciona la partida de la que debe salir la sucesora de Manuela Carmena.

Colau, ¿ante su última legislatura?
Los ‘comuns’ han conseguido evitar el peligro de disgregación al que se enfrenta Más Madrid tras la derrota electoral y el adiós de Manuela Carmena. Ada Colau, la figura aglutinadora de una coalición más que heterogénea, ha conseguido mantenerse en la alcaldía y todos los posibles conflictos quedan aplazados. Porque ya se sabe, “el poder desgasta, sobre todo a quien no lo tiene”, como dijo Giulio Andreotti, que si de algo sabía era de poder.
Aunque quizá los ‘comuns’ tengan que ir preparando lo que pueda venir en 2023 si Colau decide abandonar la primera fila de la política. Lo planteaba la alcaldesa esta misma semana en una entrevista concedida a RAC 1: “Prácticamente seguro este será mi último mandato”. Y es que, según explicaba emocionada y con la voz rota, admitía que se ha planteado dejar la política por los “costes personales” que supone y por sus hijos. Y es que la investidura de Colau se produjo en una sesión tensísima, con duros reproches entre los grupos y con mucha gente en la Plaza de Sant Jaume, que le recriminó no haber llegado a un acuerdo con ERC. “Hemos tenido que oír de todo. Nos llamaron putas, zorras, de todo”, explicó Colau en la entrevista sobre lo que sucedió cuando los concejales bajaron a la Plaza de Sant Jaume tras la investidura.

Mucho ha cambiado el escenario político en Cataluña en los últimos cuatro años y mucho ha cambiado la propia Colau. Ahora es ella el objeto de las protestas. Pero a pesar de la agitada inauguración del mandato, lo cierto es que a priori se presenta más estable que el que acabamos de terminar. Encarrilado el acuerdo con el PSC, Barcelona en Comú y los socialistas sumarían 18 de los 21 concejales necesarios para la mayoría absoluta –los tres que han aportado Manuel Valls y otros dos concejales de la lista de Ciudadanos-. Aunque al no haber mayorías alternativas, Colau no necesitaría contar con esos 21 concejales para sacar adelante proyectos clave, como los Presupuestos. Así es como ha sacado adelante las cuentas en los últimos años con sólo 11 concejales, con una moción de confianza que sale adelante porque no hay candidatos alternativos que sumen. Es decir, que la alcaldesa no va a estar lastrada por los votos de Valls. "Yo he venido a gobernar, aunque tenga que asumir contradicciones. El apoyo de Valls no era el escenario que queríamos y no me gusta", ha admitido Colau.